Tras el freno de Alberto a Portezuelo, se desata la pelea por los fondos de la obra

El radicalismo de Mendoza pretende usar los 1023 millones de dólares para otras obras. La advertencia de la camporista Fernández Sagasti.

Tras el freno de Alberto a Portezuelo, se desata la pelea por los fondos de la obra

 

La decisión de Alberto Fernández de laudar en contra de Mendoza en el litigio con La Pampa y, por ende, frenar la construcción de la represa Portezuelo del Viento generó un rechazó unánime de la dirigencia política de la provincia cuyana, pero al mismo tiempo desató una feroz pelea por el uso de los fondos de la obra.

“Las cuatro provincias por donde pasa el río Colorado me pidieron que hagamos un estudio de impacto ambiental sobre los efectos que generará Portezuelo del Viento y yo voy a hacer lugar a eso”, adelantó el Presidente durante un acto en La Pampa.

En Mendoza saben que ese estudio demandará no menos de dos años, no terminará de resolver la disputa y tendrá como único efecto la paralización definitiva de la obra. El anuncio de Alberto no sorprendió a nadie, ya que desde hace meses se daba por hecho que Nación se inclinaría por respaldar el reclamo de La Pampa.

Es por eso que la pelea ya no pasa por cómo avanzar con Portezuelo si no por la utilización de los fondos de la obra. Como explicó el medio La Política Online, Alberto acaba de mandar otros 50 millones de dólares a Mendoza, que de esta forma ya acumula 450 millones para la represa. El contrato firmado por Macri y Cornejo prevé el envío de 1023 millones de dólares hasta octubre de 2024.

Ese acuerdo prevé que los fondos sean enviados por Nación a Mendoza como “compensación” por los perjuicios que le ocasionó la promoción industrial de provincias vecinas. El contrato especifica que ese dinero debe ser utilizado para Portezuelo o para otras obras hídricas y generación de energía, un atajo que consiguió Cornejo ante la posibilidad de trabas a la represa que se preveía emplazar en Malargüe.

El gobierno del radical Rodolfo Suárez se agarra de ese punto para pedirle a Nación que le libere los fondos para otras obras. “Ahora se nos puede abrir otra oportunidad. No vamos a abandonar Portezuelo. Pero durante este tiempo pensemos cómo hacemos para crecer en los próximos 40 años. Básicamente con obras de agua y energía. Hemos solicitado al Presidente que si hace esto que adelantó en el laudo, nos abra otras posibilidades”, afirmó este miércoles el gobernador.

Ahora podemos mirar para adelante y tener un plan de inversión sobre esos 1.023 millones de dólares que beneficie a la optimización del agua, a la generación de energía y por qué no a obras de otro tipo

El mes pasado Suárez ya le había pedido a Alberto que le autorice el uso de fondos en caso de laudar a favor de La Pampa. El radical tiene en sus planes dos obras que cumplirían con lo estimado en el contrato: las represas El Baqueano (sobre el Río Diamante en San Rafael) y Uspallata (sobre el Río Mendoza en Las Heras). La otra opción es un plan de obras hídricas para mejorar la eficiencia del riego, un tema clave para la capacidad productiva de la provincia.

Menos diplomático que Suárez, el senador Alfredo Cornejo ya dio por hecho que podrán usar esos fondos. El ex mandatario provincial pidió “olvidarse del gobierno nacional” y destacó que “ahora tenemos 1.023 millones de dólares para hacer obras de infraestructura”. “Ahora podemos mirar para adelante y tener un plan de inversión sobre esos 1.023 millones de dólares que beneficie a la optimización del agua, a la generación de energía y por qué no a obras de otro tipo”, se entusiasmó.

Pero en el peronismo están más que en alerta ante la posibilidad de que Alberto le pueda liberar los fondos a un gobierno de Juntos por el Cambio, justo de cara a un año electoral. Es que contar con 450 millones de dólares (que se incrementan trimestralmente) sería un botín más que jugoso para cualquier gobernador en un momento de restricción muy fuerte de fondos.

Así hay que interpretar la fuerte reacción de la senadora Anabel Fernández Sagasti ante el anuncio de Alberto. Además de criticar al Presidente por frenar la obra, la camporista dijo que la medida era lo que pretendían los radicales mendocinos. 

“Suarez y Cornejo no movieron un dedo por más de dos años para avanzar en la concreción de esta obra, deben estar festejando en silencio”, escribió. “Están desesperados por usar ese dinero sin visión estratégica porque no tienen proyectos hidroeléctricos concretos de similar envergadura. Atentos mendocinos con lo que van a querer hacer con estos fondos”, se quejó.

Left Menu Icon
Política & Economía