Andrés Larroque expreso: “Tenemos que discutir si hay que hacer política con chaleco antibalas en Argentina”

El ministro bonaerense y dirigente de La Cámpora llamó a pensar si la violencia armada se volvió a instalar en Argentina. Asimismo, hizo una autocrítica sobre el nivel de confrontación y admitió que no colaboró con sus declaraciones.

Andrés Larroque expreso: “Tenemos que discutir si hay que hacer política con chaleco antibalas en Argentina”

 

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés “Cuervo” Larroque, consideró que Fernando Sabag Montiel, imputado por el intento de asesinato a la vicepresidenta Cristina Kirchner, “no es un loquito suelto” y expresó su preocupación por la “nueva fase” en la que se haya la política argentina luego del ataque a la Vicepresidenta, en la que “tenemos que empezar a discutir si hay que hacer política con chaleco antibalas en Argentina”.

En un comentario reflexivo, el dirigente de La Cámpora que aún con “la falla de la ejecución” del atentado se ingresó “en una situación muy compleja”, donde “no podemos relativizar ni minimizar que lo que se está discutiendo es si regresó el crimen y la violencia política en términos armados”.

“Pasamos a una nueva fase. Tenemos que empezar a discutir si hay que hacer política con chaleco antibalas en Argentina. Pensarlo es estremecedor, pero lamentablemente es lo que nos toca transitar en este presente”, sostuvo el funcionario de Axel Kicillof.

En declaraciones al programa “Crónica Anunciada”, por FM Futurock, Larroque se expresó en términos autocríticos sobre “la situación muy compleja que viene desde hace años” en el país, en relación con la confrontación política entre el oficialismo y oposición.

“Yo mismo reflexiono en que me equivoqué o no colaboré, pero me parece que es muy desproporcionado las herramientas con las que cuentan los distintos sectores”, comentó.

Consultado sobre el estado de la Vicepresidenta, Larroque contó: “Cristina está preocupada por el rumbo del país y la democracia. Ella es muy fuerte, no es como cualquiera de nosotros, pero esto no deja de afectarla naturalmente”.

A tono con el llamado al diálogo del ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro, a los partidos de la oposición, el ministro bonaerense consideró que “hay que parar la locura” y sostuvo que “tenemos que ser contundentes en la investigación judicial y en la reflexión política de los factores de poder”.

A raíz de esa convocatoria, pidió a la oposición de que “no es un momento para especular en términos políticos”, ya que “jugar a eso es muy peligroso”. “Creo que han trastabillado diversos sectores más allá del repudio inicial (al atentado), que fue abarcativo, pero creo que sí hubo un intento de relativizarlo. Tengamos cuidado. No me parece que el transcurrir de la democracia argentina sea viajar a una situación en que se habilitan niveles de violencia que nos retrotraen a los momentos más oscuros de este país”, exhortó.

Puntualmente, Larroque se refirió a la ausencia de condena de la presidenta del PRO, Patricia Bullrich, al ataque contra Cristina Kirchner. “Es muy llamativo y preocupante”, dijo sobre el silencio de la dirigente partidaria a repudiar el hecho. “Estamos en un período que aboga al llamado a la reflexión, es preferible que se modifiquen esos posicionamientos y actitudes. Si esto se sostiene, tenemos que estar atentos a que quizás haya sectores que entienden que la cultura del odio pueden ser redituables en materia política”, agregó.

“No tiene destino una democracia si esos van a ser los criterios. Todavía estamos en un tiempo de reflexión y ojalá se pueden modificar”, insistió. “Tenemos una oportunidad, espero que no la desperdiciemos”, remarcó.

En un raid mediático, con declaraciones a Radio 10 y AM Madres, Larroque consideró que Fernando Sabag Montiel, el principal imputado en el atentado, “no era un loquito suelto” sino era parte de algo más profundo y desarrollado. Por lo tanto, pidió “indagar sobre la autoría intelectual, los objetivos, qué se hubiera desatado si se concretara el hecho”.

“Es muy duro pensarlo, porque uno tiene amor por Cristina, pero hay que hacer el análisis político de qué hubiera pasado si ese disparo salía. Se buscó generar una situación de caos. Hay que analizar a quién beneficiaría eso”, observó el ministro bonaerense.

“Es un momento para refundar la democracia. Por eso, hay que parar la locura. Esto tiene que ser un punto de inflexión. Es evidente que hay un contexto, de muchos años, donde ocurre este hecho”, advirtió. “Por supuesto que hay tensiones en el país porque hay diferencias sobre qué modelo de país se quiere. Pero no se pueden resolver como ocurrió la otra noche”, agregó.

Larroque se mostró de acuerdo con la “Misa por la paz” que se realizará el próximo sábado en la Basílica de Luján y que fue convocada por el intendente de esa localidad bonaerense, Leonardo Boto. Acerca de esa cita “espiritual”, según definió, expresó su deseo de que “los dirigentes opositores” asistan a la ceremonia junto al resto de arco económico y espiritual.

“No se trata de un acto, sino de una ceremonia que tiene el objetivo de llamar a la reflexión a todos los sectores políticos y sociales con influencia en los mecanismos de decisión. Tenemos que reflexionar y repensar la vida política argentina”, indicó. “Argentina tiene una historia trágica de no poder resolver de forma democrática las tensiones naturales que puede tener cualquier sociedad. Por eso hay que ser prudentes en esta situación, y hay que crear canales institucionales, puentes, para encaminar esas tensiones”, concluyó Larroque.

Left Menu Icon
Política & Economía