Con información georreferenciada, Ambiente detecto y denunció focos de incendios en el Delta de Entre Ríos de manera temprana

La cartera puso a disposición del Poder Judicial los datos arrojados por los Faros de Conservación, que permiten identificar la ubicación exacta de donde se inician los fuegos.

Con información georreferenciada, Ambiente detecto y denunció focos de incendios en el Delta de Entre Ríos de manera temprana

 

El Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible presentó una denuncia en la Justicia federal de Entre Ríos con información georreferenciada sobre los incendios en el área del Delta, que incluyó datos de detección de focos ígneos de manera temprana, informó este viernes la cartera nacional. 

De esta forma, el Ministerio puso a disposición del Poder Judicial los datos arrojados por los Faros de Conservación, que permiten identificar con precisión la ubicación de los terrenos donde se inician los incendios de manera temprana.

El ministro de Ambiente, Juan Cabandié, explicó que los Faros de Conservación “arrojan la localización de focos ígneos”, y agregó que si esos datos “se cruzan con información catastral de las provincias, la Justicia puede determinar claramente quiénes son los que prenden permanentemente fuego en el territorio”.

“Nosotros tenemos herramientas, instrumentos e información para reforzar a la Justicia y que se sepa quiénes son los que prenden los focos”, agregó.

En tanto, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, sostuvo que desde la cartera ambiental “se realizan los máximos esfuerzos para la prevención y el manejo de los incendios”.

A pesar de esto, añadió, si “el Poder Judicial no se encarga de detectar y sancionar rigurosamente a los responsables de los mismos, esa impunidad genera una situación propicia para que no se verifiquen los cambios en la conciencia social y en las prácticas culturales que se requieren”.

Asimismo, la denuncia brinda especificaciones sobre la tecnología que utiliza el Servicio Nacional de Manejo del Fuego (SNMF) a partir de la cual se pueden localizar los campos donde se generan los focos ígneos “para luego conocer mediante los oficios judiciales la titularidad de dichos predios”, señaló Federovisky.

El funcionario también incluyó la posibilidad de solicitar a las compañías telefónicas que informen los rebotes de las antenas en dichas zonas para “establecer quiénes se hallaban en el lugar del evento dañoso en el horario indicado”.

De esta forma, “la Justicia puede tomar las acciones necesarias y garantizar el cese de incendios intencionales”, agregó.

El Sistema de Monitoreo y Alerta Temprana de Incendios de Ambiente opera todos los días, las 24 horas, y se compone de torres de entre 30 y 40 metros de altura con cámaras multiespectrales -que detectan humo y calor- y de video, conectadas a Internet.

A través de un software, se localizan los focos de incendio y dos centros de monitoreo reciben y analizan las alertas para luego emitir los avisos correspondientes a las jurisdicciones.

De esta forma, las alertas emitidas por Nación aumentaron de 181 en el mes de mayo a 269 en junio, para escalar a 237 en la primera quincena de julio, lo que evidenció cómo se multiplicaron las incidencias de focos ígneos y las alertas emitidas.

Left Menu Icon
Política & Economía