Telemedicina, el nuevo servicio por videollamada del SAME de la Ciudad que salva vidas

Es la primera ciudad del país que lo implementa. A través de una videollamada con un médico se brinda atención en forma inmediata, puede realizar un diagnóstico más exhaustivo y acompañar al paciente hasta la llegada de la ambulancia.

 

El Sistema de Atención Médica de Emergencias del Gobierno porteño (SAME) incorporó Telemedicina, un servicio que permite proporcionar asistencia médica, transmitir información clínica y brindar acompañamiento hasta la llegada de la ambulancia, mediante una videollamada entre el paciente o el acompañante y un profesional de la salud.

Se trata de una herramienta muy eficaz para la salud de los vecinos ya que a tan sólo un minuto de ingresar la llamada de auxilio a la línea 107, un profesional lo asiste y puede proporcionar información e indicaciones casi como si estuviera en el lugar. De esta forma se gana un tiempo sumamente valioso que, sobre todo en los casos de alto riesgo, como por ejemplo un paro cardíaco, que puede salvarle la vida al paciente.

“La Telemedicina es fundamental para un sistema de emergencia pre-hospitalaria, como tenemos en la Ciudad de Buenos Aires, porque nos aporta mucha información. Y la emergencia es información. Cuánta más tenga uno, mejor es la respuesta y el equipo que se manda al lugar”, explicó el director del SAME, Alberto Crescenti.

¿Cómo funciona?

El sistema es muy simple. La persona que necesita asistencia llama al 107; lo recibe un operador, pregunta por los síntomas y categoriza el auxilio según el grado de urgencia. Inmediatamente se transfiere el llamado al sector de Telemedicina, donde es atendido por médicos y psicólogos, quienes envían un mensaje de texto al solicitante, con un enlace seguro, brindado por el SAME, para comenzar una videollamada.

La imagen permite transformar el contenido subjetivo de un llamado de urgencia a la línea 107, en una situación objetiva que facilita el acompañamiento a la persona y a su entorno. Por ejemplo, en el caso de que se vea a alguien que no respira, se le indica a quien esté con él cómo hacer maniobras de Reanimación Cardiopulmonar (RCP), asistiendo a la víctima hasta la llegada de la ambulancia. 

 “El objetivo que perseguimos es disminuir a prácticamente nada el tiempo de espera de la asistencia al paciente”, afirma la coordinadora de Telemedicina, Patricia Delnero.

“Con la ayuda de la videollamada y el criterio médico terminamos de definir qué auxilios requieren realmente una movilización inmediata de un móvil. En algunos casos se puede resolver automáticamente por la videoconferencia; en otros, se hace lo que nosotros denominamos pre-arribo, que es dar pautas o indicaciones a las personas que se encuentran en el lugar para ganar tiempo hasta la llegada del móvil”, expresó el director Operativo del SAME, Federico Villagrán.

Además, agregó que la herramienta posibilita que en cuestión de minutos el SAME ponga un médico en escena, y que potencia la respuesta de los recursos del sistema, algo fundamental para brindar una atención de calidad a los ciudadanos. 

La línea 107 recibe recibe más de 2.000 llamados diarios, con una velocidad de respuesta que se encuentra por debajo de los 15 minutos máximos establecidos internacionalmente para la atención de emergencias.

Las primeras pruebas de Telemedicina, que depende del Ministerio de Salud porteño, comenzaron en enero y llegaron para quedarse.