Por el cepo al dólar, Kicillof tuvo que cancelar la compra de un avión de USD 7 millones

El Beechcraft King Air iba a servir para trasladar al Gobernador. La operación no se pudo realizar.

Por el cepo al dólar, Kicillof tuvo que cancelar la compra de un avión de USD 7 millones

 

El gobierno de Axel Kicillof tuvo que dar marcha atrás con la compra de un costoso avión bimotor que el Gobernador planeaba utilizar para trasladarse hacia distintos puntos de la provincia.

“En Argentina se encuentra restringido el acceso a divisas internacionales que imposibilitan acceder a la moneda estadounidense para afrontar los pagos en los plazos establecidos en el contrato”, dice la resolución que rescinde el contrato entre el ministerio de Seguridad y la compañía Rslink LLC, con sede en Estados Unidos.

Según agrega el texto publicado en el Boletín Oficial “no corresponde ningún tipo de obligación de pago ni de resarcimiento” por parte de la provincia a la empresa y que el acuerdo de rescisión obliga a la empresa a “renunciar cualquier tipo de acción o reclamo administrativo o judicial, de carácter económico o de cualquier índole”.

Por la nave, Kicillof iba a pagar poco más de 7 millones de dólares. El trámite se llevó a cabo a través de una licitación pública en la que participó como oferente sólo la compañía Rslink LLC.

La compra generó revuelo, al punto que algunos voceros del gobierno salieron a aclarar que todos los organismos de control habían aprobado la compra y que la operación se ejecutó de acuerdo a las necesidades del Ejecutivo y el consentimiento de los organismos de control. Sin embargo, lo que no se tuvo en cuenta fueron las restricciones para la compra de dólares.

La Dirección General Técnica y Legal da cuenta de las razones de público conocimiento mediante las cuales en la República Argentina se encuentra restringido el acceso a divisas internacionales que imposibilitan acceder a la moneda estadounidense para afrontar los pagos en los plazos establecidos en el contrato.

La provincia cuenta con una alicaída flota aérea. Las aeronaves tienen ya varios años encima y el esfuerzo de la Dirección de Aeronáutica por mantener los aviones y helicópteros operativos no se condice con inversiones.

Con más de 300.000 kilómetros cuadrados, Buenos Aires es la segunda provincia con mayor superficie después de Tierra del Fuego. La necesidad de una flota aérea es clave.

“Íbamos a venir en el avión de la provincia, al que yo le llamo ‘el Clio con alas’. Es un avión, que no sé si cualquiera se subiría. Acá tengo algunos que me dicen que no. Caen dos gotas y ya no sale”, dijo el Gobernador el año pasado en Olavarría, luego postergar esa actividad varias veces por mal clima.

Las imposibilidades de trasladarse por vía aérea persisten. Este martes, Kicillof tenía agendada una mateada en Coronel Suárez (sudoeste bonaerense) que tuvo que ser suspendida por inclemencias climáticas.

Quién había realizado la operación de compra había sido el ministro de Seguridad, Sergio Berni. Eso generó revuelo toda vez que se especuló con que la aeronave iba a ser utilizada para combatir el delito.

Lo cierto es que la dirección provincial de Aeronáutica pertenece al ministerio que conduce Berni, por tanto, toda compra para ese organismo debe hacerla el ministro de Seguridad.

Durante la gestión de Scioli, Aeronáutica pertenecía a la Jefatura de Gabinete, sin embargo María Eugenia Vidal trasladó esa dirección al ministerio de Seguridad.

La ex gobernadora quiso desprenderse de la flota aeronáutica de la provincia y los pilotos la dejaron a pie cuando se plegaron a un paro de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA). Vidal cortó por lo sano y trasladó la dirección provincial de Aeronáutica a la órbita del ministerio que conducía Cristian Ritondo, que al ser una fuerza de seguridad no podía hacer paros.

Left Menu Icon
Política & Economía