Estela Díaz, expreso: “Hay que construir autonomía económica y distribuir cuidados”

La ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires destacó que la puesta en marcha de 15 programas para erradicar la violencia de género redujeron la cantidad de femicidios registrados en territorio en el 2021.

Estela Díaz, expreso: “Hay que construir autonomía económica y distribuir cuidados”

 

La ministra de Mujeres, Políticas de Género y Diversidad Sexual de la provincia de Buenos Aires, Estela Díaz, destacó que la puesta en marcha de 15 programas para erradicar la violencia de género ocasionaron una baja en la cantidad de femicidios registrados en territorio bonaerense en el 2021 y consideró que “hay que seguir trabajando para optimizar medidas contra la desigualdad económica de género” para lo cual “hay que construir autonomía económica y distribuir cuidados”.

“Hace 7 años, en el primer Ni Una Menos había una cantidad de reclamos que tenían que ver con la violencia de género. De los 5 puntos que tenía ese reclamo original, en la provincia de Buenos Aires se avanzó en todos. Por ejemplo, se pedía un registro oficial de femicidios algo que ya está en la Corte Suprema de Justicia de la Nación y que en el ámbito de la provincia de Buenos Aires lo maneja la Procuración General de la Corte bonaerense”, dijo a Télam la ministra.

Afirmó que en ese momento “se pedía que exista un plan nacional, con presupuestos y recursos acordes, y en ese sentido, la creación de ministerios de la mujer, tanto a nivel nacional como provincial, han promovido cambios significativos en la cantidad de programas, personal especializado y recursos presupuestarios”.

Detalló que en su gestión se ha “rediseñado” el Sistema Integral de Políticas Públicas (SIPP) en contra de la violencia de género que “hoy tiene más de 15 programas en torno a las violencias extremas, que era el punto neurálgico de la demanda original del Ni Una Menos. Y el presupuesto en violencia se ha incrementado más de un 400 por ciento”.

“Hemos fortalecido una línea de trabajo con (el área de) Casos Críticos y Alto Riesgo que atendió más de 5.300 situaciones en el 2021 en provincia de Buenos Aires. Son más de 80 profesionales que trabajan descentralizadamente, coordinando con fiscalía, policía, familiares, con todos los que deben intervenir donde hay situaciones de riesgo”, precisó.

Díaz contó que “se ha mejorado” la línea 144que “antes atendía solo un 20 por ciento de llamadas por violencia de género y hoy son más del 70 por ciento”.

Y resaltó que se fortalecieron equipos del programa Comunidades sin Violencia.

La ministra sostuvo que durante mucho tiempo el foco estuvo puesto fundamentalmente en la víctima, pero nos quedábamos a medio camino sino avanzábamos en qué se hace con los agresores. Es por esto que creció mucho lo que se hace con los agresores. Había 52 tobilleras y hoy hay 10 veces más”.

“Y estamos trabajando con grupos socioeducativos terapéuticos para varones. Además el Ministerio de Justicia tiene, tanto en el Patronato de Liberados como en el Servicio Penitenciario, grupos de varones donde las personas detenidas por delitos de violencia de género pueden ir y en los que se están generando transformaciones. Nunca se había abordado un tratamiento diferencial para los varones que cometieron el delito de la violencia de género y hoy eso se está trabajando”, valoró Díaz.

Apostamos a que los varones pongan en cuestionamiento los mandatos patriarcales hegemónicos de la masculinidad, que no sólo son una amenaza para las mujeres, sino para ellos mismos, con un ejercicio dominante de la masculinidad que ocasiona, por ejemplo, las violencias en sectores del deporte como el rugby”, agregó.

La ministra explicó que el informe de Femicidios de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que se presentó esta semana, mostró que “hubo una reducción del 8 por ciento en los casos de femicidio registrados en el 2021, con respecto al 2020. Y lo atribuye al descenso de casos en la provincia de Buenos Aires, reconociendo que esa caída se debe al trabajo realizado en provincia con el monitoreo de tobilleras y con al área de Casos Críticos”.

Precisó que “hay una fuerte articulación interministerial y entre jurisdicciones. Hay mesas locales intersectoriales en más de 120 municipios, que son ámbitos que articulan para ver qué hacen”.

Díaz habló también que “una ´matriz única de riesgo´ que es una herramienta central que permite definir en qué riesgo está la persona, para tomar decisiones y se construyó el formulario único que es un gran cambio”.

“A eso debemos sumar que han crecido y se han fortalecido las políticas de atención y prevención de las violencias pero también para construir autonomía económica de las mujeres, en líneas de acceso al trabajo, fortaleciendo las líneas preventivas en trabajo articulado con Educación para la implementación de la Educación Sexual Integral y la otra gran herramienta es la Ley Micaela bonaerense, con la formación en género de todos los trabajadores públicos”, apuntó.

En el marco de esas políticas para prevenir las violencias, el Ministerio de las Mujeres puso en marcha el programa Yendo, en articulación con el programa Envión y el Ministerio de Desarrollo donde a través de talleres se promueven acciones que ponen foco en la prevención de noviazgos, de vínculos entre jóvenes que naturalizan los celos, el control y el dominio, con ideas de amor romántico que ven a la pareja como posesión y no como forma de crecimiento”.

“Vamos a seguir haciendo crecer estos programas para llegar a todos los territorios y seguiremos avanzando fuertemente para que el proceso de recuperación económica, de empleo y productividad que se está dando incorpore a las mujeres. Hay sectores del trabajo muy masculinizados, como la industria y la construcción, y en ese sentido estamos abordando líneas de trabajo que incorporen a las mujeres”, sostuvo la ministra.

Díaz remarcó que “hay que mover el amperímetro de las condiciones laborales de las mujeres para mejorarlas, para construir autonomía económica y distribuir cuidados”.

La ministra recordó en ese sentido la puesta en marcha de una ampliación de las licencias parentales con el objetivo que no recaiga todo el tiempo la tarea de cuidado y crianza en la mujer, lo cual, aseguró “es un factor que sigue reproduciendo desigualdad de género y modificarlo es construir mas igualdad”.

Afirmó que “la autonomía económica posibilita una vejez con dignidad” y en ese sentido reclamó que “se avance con una nueva moratoria previsional ya que en julio próximo vence (la actual) y producto de la reforma previsional de Macri, se verán afectadas unas 500 mil mujeres que no podrán jubilarse”, afirmó y recordó que hay un proyecto en el Senado nacional que prorroga esa moratoria y confía pueda aprobarse antes de julio próximo.

Left Menu Icon
Política & Economía