Con el 2023 como horizonte, Kicillof le pidió un plan de trabajo a su gabinete para relanzar la gestión

Luego de las elecciones, el mandatario reunió a todos los ministros y ministras. Pidió celeridad en la ejecución para la etapa que viene.

 

El gobernador bonaerense, Axel KiIcillof, juntó a su gabinete el lunes siguiente a la elección donde el Frente de Todos logró descontar la diferencia con Juntos, quedando a dos puntos, aunque detrás de la boleta que encabezaron Diego Santilli y Facundo Manes. Con la mesa ministerial reunida, el mandatario le pidió a los integrantes de su gabinete un plan de trabajo con políticas y objetivos para los próximos dos años. Si bien los resultados frenaron movimientos urgentes, tal como sucedió en las PASO, tampoco se descarta que haya cambios en el organigrama y que incluyan la creación de nuevos ministerios, informó Infobae.

“Necesitamos seis años de recuperación”, repite Kicillof. Lo hace en las últimas entrevistas que dio luego del resultado electoral y lo hizo ante su gabinete. La primera lectura poselectoral que hicieron en La Plata fue de renacimiento. En ese marco, el gobernador reunió a su gabinete y le pidió un plan de trabajo a cada funcionario que luego evaluará con el ministro o ministra en cuestión. Es acelerar la gestión, resultados rápidos, aunque también habrá políticas a largo plazo.

Con el nuevo escenario legislativo con el que se enfrentará -algo más amable en el Senado-, en el Ejecutivo no abandonan la idea de que haya nuevos cambios, aunque el resultado no tan desfavorable de la elección del último domingo no precipitan modificaciones ministeriales urgentes. Sin embargo, en el marco del relanzamiento de gestión, todavía da vuelta la creación del ministerio de Medio Ambiente bonaerense y darle autonomía a Cultura, hoy como subsecretaria bajo la órbita del ministerio de Producción Ciencia e Innovación Tecnológica, que conduce Augusto Costa.

También corrió el rumor de una eventual fusión de los ministerios de Seguridad con el de Justicia, pero por el momento no es más que eso. Además, Sergio Berni se sostiene en su cargo.

Tras la evaluación de los resultados, el gobernador volvió a la rueda de la gestión. Este jueves firmó la ampliación de licencias parentales para trabajadores del Estado que están contratados bajo la ley 10.430 (Administración Pública) y 10.471 (Carrera Profesional Hospitalaria). A partir de ahora las licencias a personas gestantes pasarán de 60 a 135 días, mientras que para corresponsable parental también se le extienden de 3 a 15 los días de licencia. El acto contó con la presencia de casi toda la plana sindical bonaerense, con quien para este segundo tramo de gobierno, Kicillof mantiene aceitada la relación, a excepción del gremio de salud CICOP, que este jueves llevó adelante otra jornada de paro por el cierre de la paritaria por decreto que el gobierno provincial dictaminó al no llegar a un acuerdo con el sector. La suba otorgada alcanzó un 56% interanual.

Luego estuvo en Quilmes en la primera gira de gestión. Fue recibido por la intendenta Mayra Mendoza -que logró dar vuelta la elección en su distrito- y firmaron un convenio para la construcción de un nuevo edificio que será la sede del Instituto Superior de Formación Docente y Técnica N° 83 en San Francisco Solano.

Sobre el plan de gestión que pidió a su gabinete, algunos ministros ya dieron la orden a las subsecretarías y direcciones que aporten ideas. Todos esos proyectos serán agrupados por los ministros y luego presentados al gobernador, con una curaduría previa.

En el marco del relanzamiento, también asoma el presupuesto y la ley fiscal 2023, un proyecto vector que el gobernador enviará a la Legislatura en los próximos días, sin fecha definida de tratamiento. Es que, sobre todo para la ley fiscal, necesitará llegar a un amplio acuerdo con la oposición ya sea con la actual composición de bancas o bien con la nueva legislatura que habrá a partir del 10 de diciembre.

Pero en el marco del relanzamiento de la gestión hacia 2023, el mandatario también deberá equilibrar las tensiones políticas adentro de la alianza gobernante. Anoche, en la cena que mantuvo con intendentes, el presidente Alberto Fernández y ministros nacionales con anclaje bonaerense en la Quinta de Olivos acusó el primer aviso. Los jefes comunales pidieron modificar la ley que limita las reelecciones indefinidas de intendentes en la provincia de Buenos Aires. El Presidente, según contó la portavoz presidencial Gabriela Cerruti, no cerró la puerta y el gobernador también le dijo a los mandatarios locales que lo consideraría.

Pero un socio central del FdT ya avisó que en la Legislatura no votará modificar esa ley. Se trata de Sergio Massa, que tiene presencia propia tanto en la Cámara de Diputados como de Senadores provinciales. Resulta que su espacio fue uno de los que motorizó la ley en acuerdo con Cambiemos en agosto del 2016, cuando la provincia era gobernada por María Eugenia Vidal. Massa dijo en esa mesa en Olivos que no acompañaba el pedido de intendentes. Así, el relanzamiento de la gestión que pidió Kicillof también se cruza de factores internos del FdT.

Left Menu Icon
Política & Economía