Cómo es el Operativo Frío para personas en situación de calle que se realiza en la Ciudad

Cuando la temperatura es menor o igual a 5 grados, los equipos móviles especializados del BAP y otras áreas de gobierno de la Ciudad recorren las calles porteñas para asistir a personas en situación de calle.

 

Durante los días más fríos del año, el Gobierno porteño desarrolla operativos especiales para reforzar la capacidad de respuesta habitual, con el objetivo de ir al encuentro y proteger a las personas que se encuentran en situación de calle, asegurándose de que tengan comida caliente, ropa de abrigo, insumos de prevención covid-19 y la posibilidad de alojarse en los Centros de Inclusión de la Ciudad.

Los días de operativo frío extraordinario, con temperaturas iguales o menores a 5°, 50 móviles del gobierno porteño (30 del BAP y 20 de otras áreas del gobierno) recorren la Ciudad para ofrecerles un lugar en la red de Centros de Inclusión Social y que no pasen la noche en la calle. Para todas aquellas personas que deciden no ingresar a un Centro de Inclusión Social, los equipos del BAP entregan viandas calientes y agua, kits de viandas secas, una frazada y un kit de ropa de abrigo para mitigar el frío, además de insumos de higiene para prevenir el covid-19. De los operativos especiales, participan 700 personas, incluyendo voluntarios de otras áreas gubernamentales.

El programa Buenos Aires Presente es la primera línea de atención para personas en situación de vulnerabilidad socioeconómica y habitacional. Es un servicio que se brinda las 24hs, los 365 días del año, a través de unidades móviles y operadores a pie, que conforman equipos interdisciplinarios destinados a dar una respuesta inmediata, para la asistencia y contención de personas en situación de calle. En total son más de 570 trabajadores y trabajadoras especializados que diariamente llevan adelante esta política pública, desde la recepción del llamado hasta la atención en los Centros de Inclusión y Hogares.

La Ciudad dispone actualmente de 32 centros de alojamiento permanentes, y 3 centros de emergencia abiertos desde el inicio de la pandemia (Parque Roca I, II, III), sumando un total de 2492 plazas, de las cuales se encuentran ocupadas unas 1.400. Todos los dispositivos cuentan con servicio de ducha, elementos de aseo personal, 4 comidas, talleres para contención psicológica, así como también para la inserción social, laboral y oportunidades de revinculación familiar.

“Desde el año pasado, por la pandemia tomamos varias decisiones con respecto a nuestra política que nos permitió diferentes abordajes. En el caso de las personas que acceden a ir a los Centros de Inclusión, pudimos ampliar la dedicación, acompañar la reconstrucción de su proyecto de vida y ayudarlos en su reinserción social o revinculación familiar” aseguró Maximiliano Corach, Subsecretario de Asistencia y Cuidado Inmediato. “Para aquellas personas que no acceden a esta solución, los días más fríos reforzamos el operativo para asegurar que cuentan con alimentos y ropa de abrigo que de alguna manera puedan mitigar el efecto de las bajas temperaturas”, finalizó Corach. Para lograr llegar a todos, el funcionario destaca el acercamiento de los operadores sociales durante todo el año, el valor de conocerlos y saber cómo son sus recorridos por las noches.