Gómez Alcorta visitó el espacio del colectivo Ni Una Menos en Chacarita

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, visitó el espacio del colectivo Ni Una Menos en el que acompañan a mujeres y LGBTI+ en situaciones de violencia por motivos de género, funciona una huerta agroecológica, promueven la construcción de vínculos no violentos y redes de apoyo y contención.

Gómez Alcorta visitó el espacio del colectivo Ni Una Menos en ChacaritaElizabeth Gómez Alcorta: “estos encuentros permiten construir la articulación real del ministerio con las organizaciones”

La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, visitó el espacio del colectivo Ni Una Menos (NUM) en Chacarita, en el que acompañan a mujeres y LGBTI+ en situaciones de violencia por motivos de género, funciona una huerta agroecológica, promueven la construcción de vínculos no violentos y redes de apoyo y contención. En el encuentro dialogó con las integrantes del colectivo y con mujeres y LGBTI+ que asisten al lugar e integrantes de otras organizaciones feministas.

Luego de recorrer la huerta y los vagones de tren que adaptaron para llevar adelante distintas actividades, Gómez Alcorta escuchó sobre el trabajo que realizan en el lugar, las problemáticas que enfrentan y las experiencias de integrantes de Vecinas Organizadas del Playón de Fraga y de Fútbol Militante que articulan junto al NUM las distintas iniciativas y talleres, entre ellos de huerta, de prevención, autodefensa y de formación.

En el encuentro, las vecinas del lugar se refirieron a la lucha que llevaron adelante para incorporar en la Ley 5.799, de Reurbanización e Integración socio-urbana del barrio denominado “Playón Chacarita”, que se aprobó en la Legislatura porteña en 2017, un incisio que establece que se debe considerar las violencias de género como uno de los criterios de prioridad en la adjudicación de viviendas y soluciones habitacionales definitivas. Luego, relataron las experiencias que atraviesan actualmente muchas de las mujeres en situación de violencia y los obstáculos con los que se encuentran en el momento del otorgamiento de viviendas.

Marta Dillon, integrante del movimiento Ni Una Menos, detalló: “Nuestro abordaje tiene que ver con la idea de reparar y fortalecer, de pensar en la reelaboración de vínculos. Acompañamos para que las mujeres puedan pararse de otra manera dentro del barrio y de sus relaciones, y también en relación con el alimento. Reparamos la tierra y al mismo tiempo trabajamos en la reparación de lo que hace la violencia machista en la vida de las compañeras”.

Además, destacó la tarea del Ministerio y detalló que ante casos críticos articularon acciones con la Secretaría de Violencias para asistir a las personas en situación de violencia por motivos de género. “Durante el ASPO trabajamos un montón para poder concretar traslados para personas que lo necesitaban desde distintos lugares del país. Esta presencia de hoy es fundamental para reconocer que este no es solo un espacio recreativo, sino que un lugar en común para mujeres, lesbianas, travestis y trans, que ponemos el cuerpo ante cada situación”, señaló.

Jessica, del playón de Chacarita definió como importante “que el ministerio esté presente en todas las instancias para las que estamos saliendo de la violencia”. Y agregó: “No tenemos tantas redes que nos acompañen. Este espacio estamos tranquilas, podemos hablar, nos aconsejamos entre nosotras y cosechamos cosas para nosotras mismas somos muchas que pasamos lo mismo y nos ayudamos entre todas”.

Cecilia Campos, de Fútbol Militante, compartió la historia de la agrupación que se formó hace cinco años, a partir del encuentro de mujeres que juegan al fútbol y articulan diferentes acciones en lo referido a la desigualdad social y de géneros, en articulación con otros colectivos y que se fue ampliando hasta conformarse como un espacio transfeminista. Este oasis de vegetación permite a mujeres venir con sus niñas, niñes y niños. Es un espacio verde para gente que vive hacinada, donde no es que solo plantamos en la huerta. Generamos diálogos, abordamos la conciencia de derechos y se comparten experiencias para impulsar la construcción de un camino nuevo”.

Natalia Fontana, del colectivo Ni una Menos destacó la escucha atenta y empática de las autoridades que participaron de la visita y expresó: “Nos debíamos este encuentro para que conozcan la huerta y lo que significa para las mujeres que vienen, quienes huyen un poco de sus casas y encuentran acá un espacio de potencia. Somos testigos de las transformaciones que se viven. Se arma una especie de república independiente, de refugio y acompañamiento. Es muy importante articular con los organismos del Estado para tener una protección de lugar”.

“Vemos a este ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad como parte de esta lucha de mujeres y diversidades que viene desde hace tiempo”, agregó Fontana. “La construcción del movimiento feminista viene exigiéndole al Estado sus responsabilidades, este ministerio tiene una perspectiva que surge desde este movimiento, entonces estas articulaciones que se generan tendrán, seguramente, consecuencias concretas y reales”, concluyó.

Al finalizar la actividad Gómez Alcorta destacó la importancia de las organizaciones que “sostienen y acompañan a miles de mujeres que luchan por sus derechos tanto contra la violencia por motivos de género como en el acceso a la vivienda”y aseguró que “estos encuentros permiten construir la articulación real del ministerio con las organizaciones que asisten y protegen a personas en situación de violencia de género en los distintos territorios”.

También estuvieron presentes la jefa de Gabinete, Lara González Carvajal, la subsecretaria de Abordaje Integral de las Violencias por Razones de Género, Laurana Malacalza y la directora nacional de Protección de Víctimas de Violencia por Razones de Género, Romina Chiesa.