En medio de la interna con Martín Guzmán, Máximo Kirchner presentó un proyecto de ley que subsidia tarifas de gas

Ocurre cuando el ministro de Economía promueve subas en las boletas eléctricas. Y tras no poder echar a un subsecretario.

 

En medio de las internas en el Gobierno nacional en torno a Martín Guzmán y la cuestión de las tarifas, Máximo Kirchner presentó este jueves el proyecto de ley que disminuye el 30% y 50% sobre las facturas de gas correspondiente para usuarios residenciales, “dependiendo su situación de mayor o menor vulnerabilidad”.

La medida está dirigida a las “zonas frías” del país, específicamente a usuarios de Mendoza, San Juan, San Luis, Salta y más de cincuenta municipios de la provincia de Buenos Aires “que se suman al beneficio que ya tiene la región patagónica”.

Se trata de una iniciativa presentada conjuntamente por legisladores de los bloques del Frente de Todos, Consenso Federal y Unidad y Equidad Federal. Según se informó oficialmente, “beneficia a más de 3 millones de argentinos y argentinas”.

La presentación fue encabezada por Sergio Massa junto a Máximo Kirchner, jefe del bloque kirchnerista, quien aseguró: “Se trata de un cambio de paradigma en relación a lo que se hizo en cuatro años del gobierno de Juntos por el Cambio con las tarifas”.

El hijo de Néstor y Cristina Kirchner agregó: “Quienes desconocen la realidad de la Argentina y hablaban de veredas calefaccionadas o de que los argentinos y argentinas malgastaban el gas le hicieron un gran daño al poder adquisitivo de nuestro pueblo”.

En rigor, este proyecto venía siendo diseñado por Kirchner desde diciembre de 2020 -cuando todavía estaban congeladas las tarifas- enfocado en aquellas zonas donde por ejemplo “hay muchos más días fríos de los que habitualmente se tiene en la región metropolitana de Buenos Aires”.

Lo cierto es que este proyecto suma un nuevo capítulo en la interna política dentro de la Casa Rosada en torno a las figuras de Federico Basualdo, subsecretario de Energía Eléctrica, y Martín Guzmán, ministro de Economía de la Nación.

El intento del ala Guzmán -proclive a subir tarifas eléctricas en medio de su negociación con el FMI- de desplazar de su puesto a Basualdo exhibió las diferencias de enfoque en la Rosada respecto a los aumentos de servicios en el marco de la pandemia y de cómo actuar ante el Fondo Monetario Internacional en el año electoral.

De hecho, este mismo jueves el bloque oficialista del Senado aprobó el proyecto de declaración de Oscar Parrilli que exhorta al Ejecutivo a que el desembolso del FMI por los derechos especiales de giro -estimado en 4350 millones de dólares- sea usado para “paliar la pandemia” y no para pagar “deuda o intereses”.

Esta aprobación ocurre en día antes de que el presidente Alberto Fernández y Martín Guzmán se crucen con la titular del FMI, Kristalina Georgieva, en Roma.

“El destinatario de este proyecto es el Fondo Monetario Internacional, al que con humildad le decimos que tiene que cambiar las exigencias para los países deudores”, aseguró Parrilli.