Alberto Fernández se reunió con Kristalina Georgieva: “La vocación es encontrar un acuerdo lo más rápido posible”

El Presidente y la directora del FMI se reunieron en Roma durante poco más de una hora y media. “Fue una reunión muy constructiva”, declaró la funcionaria en la puerta del hotel.

Alberto Fernández se reunió con Kristalina Georgieva: “La vocación es encontrar un acuerdo lo más rápido posible”

 

Alberto Fernández y Kristalina Georgieva se reunieron durante más de una hora y media en el hotel Sofitel de esta capital italiana, el primer cara a cara entre ambos en medio del plan de facilidades de pago que la Argentina busca con el Fondo Monetario, un encuentro que ambos calificaron como “constructivo”, y tras el que el Presidente aseguró que existe “la vocación de encontrar un acuerdo lo más rápido posible”.

“Tras la reunión, ¿cuán optimista es de alcanzar un acuerdo en el corto plazo?”, le preguntaron en el lobby del hotel romano. “Soy optimista , el optimismo nunca lo pierdo, y además tengo la voluntad de hacerlo, y la firmeza de hacerlo en las condiciones en qué vivimos”, respondió el jefe de Estado.

Un par de minutos antes, y mientras enfilaba hacia la combi, la directora del Fondo había calificado la reunión como “constructiva”: “Nuestros equipos continuarán trabajando para ver cómo podemos seguir avanzando de manera constructiva hacia un programa”. “Fue gratificante conocer finalmente al presidente en persona”, agregó la mujer, que no suele hablar con los medios. 

Con al menos dos rondas de café, y traductores mediante, Fernández y la directora del Fondo Monetario Internacional conversaron en un salón reservado del hotel, en la planta baja, en el último día de la gira europea que llevó a la comitiva oficial por Lisboa, Madrid, París y Roma.

La cita comenzó puntualmente a las 9 de la mañana de Roma -las 4 de la Argentina- en el Sofitel de la Villa Borguese, en el que se hospeda el jefe de Estado y la delegación oficial. La búlgara arribó al lugar dos minutos antes de la hora pactada y se dirigió directamente al salón en el que la esperaba el mandatario. “Por fin nos vemos“, dijo la directora del organismo apenas se vieron. 

Acompañada por Julie Kozack, directora adjunta y encargada de la negociación técnica por la deuda argentina, que se sumó luego al cónclave junto a Martín Guzmán y Gustavo Béliz, Georgieva será esta tarde una de las principales oradoras, junto a Janet Yellen, la poderosa secretaria del Tesoro norteamericano, del seminario vaticano organizado para disertar sobre justicia financiera y cambio climático, con epicentro en las negociaciones por la deuda argentina con el organismo de crédito. 

Guzmán y Kozack ya habían mantenido dos reuniones presenciales en Roma, el miércoles y el jueves, para avanzar en las negociaciones. Volvieron a hacerlo esta mañana. Una vez finalizadas las reuniones, el ministro y Fernández se encerraron en la habitación presidencial para evaluar la cumbre con Georgieva. 

“Le conté mi charla con los líderes europeos, y bueno, vamos a ver como seguimos. Le planteé nuestra mirada sobre los cargos extras y sobre los plazos. El Club de París está atado al tema del Fondo, es un tema subsidiario”, amplió el Presidente antes de subir a su habitación del sexto piso.

El encuentro, anticipado el lunes por este diario, tenía especial relevancia para el gobierno: con el apoyo público de Lisboa, Madrid, París e Italia en la renegociación de la deuda con el organismo, Fernández pretendía volverse de Italia en la noche de este viernes con un gesto público de la directora del Fondo como coronación de las conversaciones técnicas que se sucedieron en los últimos meses.

La estrategia del Gobierno consistió en elevar las discusiones que Guzmán mantuvo en el último mes, y que también lo llevaron hace algunas semanas de gira por Europa, a un rango presidencial. Y exhibirle, a la dama fuerte del Fondo, el respaldo público de Europa a las negociaciones.

Se había especulado incluso en la previa en esta ciudad con la posibilidad de una declaración conjunta, que quedó descartada. Pero el jefe de Estado sí exploraba la chance de obtener un gesto contundente para estirar el plazo de pago del Club de París.

El martes, por lo pronto, tiene pactada una videoconferencia con la canciller Ángela Merkel. Alemania no solo tiene injerencia en el Fondo, si no que pisa fuerte en el club parisino junto a Francia y Japón.

El Gobierno busca extender los plazos y alcanzar un plan de facilidades por la deuda de U$S44.000 millones contraída por la administración de Cambiemos, en paralelo a la postergación del vencimiento de U$S2.400 millones del Club de París, que vencen a fin de mes y que se busca una ventana de negociación de 60 días. Fueron los dos temas centrales que sobrevolaron todos los encuentros presidenciales con los líderes de Portugal, España, Francia e Italia. Y este último con Georgieva.

Fernández, según resaltó, insistió en plantear la redistribución equitativa de los derechos de giro, y la reducción de las sobretasas que se cobran, por estatuto, a los países que toman acuerdos “de acceso excepcional”. Es decir, cuando el préstamo solicitado supera la cuota en más de 185%, como el caso argentino. Para este año, el sobrecargo de la Argentina, 2 puntos porcentuales por encima de la tasa, equivale a unos U$S950 millones.

“Insistí en mis planteos que tienen que ver con la reducción de las sobretasas, extender los plazos, Hay que entender que no podemos pensar en un acuerdo que exija mayores esfuerzos al pueblo argentino”, abundó el mandatario.

Al mediodía romano, no había previsto aún ningún anuncio formal por parte de la delegación oficial, cómo había circulado durante toda la semana. A las 11 de la noche hola local, Fernández despegará de Fiumiccino rumbo a la Argentina.