Alberto Fernández se basará en el modelo alemán para preparar la ley que frene la judicialización de las medidas contra el COVID-19

El Presidente cerró su discurso anunciando que mandará un proyecto al Congreso para que se faculte al Ejecutivo y a las provincias a tomar restricciones y medidas en la lucha contra la pandemia. Fuerte crítica de la oposición.

Alberto Fernández se basará en el modelo alemán para preparar la ley que frene la judicialización de las medidas contra el COVID-19

 

Discurría el final del mensaje del presidente Alberto Fernández sin demasiados sobresaltos. Las medidas eran similares a las que vencen hoy a la noche. Sin embargo, el primer mandatario se guardó para el final uno de los anuncios más importantes de la jornada y sorprendió a todos.

“En los próximos días enviaré un proyecto de ley para que en función de criterios científicos claros y precisos se faculte al Presidente de la Nación y a los gobernadores a tomar restricciones y medidas de cuidado durante esta situación excepcional”, dijo Fernández. 

El proyecto de ley al que hizo referencia está siendo trabajado en estos momentos por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Legal y Técnica, Vilma Ibarra, y será enviado en los próximos días al Congreso de la Nación para que sea debatido.

“La intención es que participen todas las fuerzas políticas del debate y poder avanzar en una herramienta que frene la judicialización de las medidas en la lucha contra la pandemia”, explicaron fuentes que participaron de la decisión. “Es similar a lo que sucede en Alemania”, detallaron.

El presidente Fernández habría elegido seguir el ejemplo de lo que hizo la canciller alemana Angela Merkel, quien envió al Parlamento de ese país (Bundesrat) un proyecto de ley que se denominó “freno de emergencia” y que le otorga más poderes para combatir una tercera ola del coronavirus.

Según publicaron diversas agencias internacionales, Merkel tomó la decisión de enviar esta ley después de que algunos de los 16 estados federados que conforman Alemania se negaran a imponer medidas duras a pesar del aumento de casos.

La nueva ley alemana permite al gobierno nacional imponer toques de queda entre las 22 y las 5, así como límites en reuniones privadas, actividades deportivas y aperturas de tiendas.

Asimismo, y según publicó la agencia Deutsche Welle, permite que el gobierno central pueda cerrar las escuelas y establecer la vuelta a la educación online si la incidencia del virus “supera los 165 casos por cada 100.000 habitantes”.

La reforma a la Ley de Protección contra Infecciones había recibido el respaldo en el Bundestag (Cámara baja) con los votos de la gran coalición entre conservadores y socialdemócratas. El instrumento legal aún necesita la firma del presidente Frank-Walter Steinmeier antes de que pueda entrar en vigor. Los cambios se aplicarán inicialmente hasta el 30 de junio.

En la oposición ya comenzaron las respuestas a través de las redes sociales. La presidenta del PRO, Patricia Bullrich, expresó: “El 15 de abril el Presidente cerró las escuelas por 15 días. Todos sabíamos que no iba a cumplir y no cumplió. Ahora pide 21 días más. ¿Empieza el show de 21 en 21?”.

La ex ministra de Seguridad hizo un hilo en la red social Twitter en donde señala que las medidas tomadas durante el 2020 fueron un “fracaso” y que al repetirlas el resultado será el mismo. Y se preguntó: “¿Hasta cuando?”.

Por último, en una nueva alegoría del ellos y nosotros, sentenció: “Queremos claridad entre tanta oscuridad: nosotros estaremos al lado de cada argentino que se siente abandonado”.

En una línea similar se expresó el vicepresidente del PRO, Federico Angelini, quien también eligió las redes sociales: “Lo único que salva vidas son las vacunas, el distanciamiento, el barbijo y la higiene permanente de manos. La acumulación de poder y las restricciones sin un plan solo muestran el fracaso absoluto de la gestión de este gobierno. Sr Presidente, ya vimos cómo fracasaron en materia sanitaria, económica y educativa las medidas que impulsó en 2020, no nos haga transitar ese camino nuevamente”.

Por su parte, el titular del interbloque de diputados nacionales de Juntos por el Cambio, Mario Negri, planteó: “Fernández ha tenido, desde que comenzó la pandemia hace más de un año, todos los instrumentos legales a su disposición. El Congreso le brindó todas las leyes solicitadas y, además, el Ejecutivo dictó 83 decretos de necesidad y urgencia (DNU) y 35 decretos de facultades legislativas delegadas vinculados a la crisis sanitaria, económica y social que desató el coronavirus”.

“Debatiremos el proyecto que enviará el Presidente. Pero bajo ningún punto de vista vamos a conceder facultades extraordinarias para disponer de la libertad de los argentinos o avasallar las autonomías de las provincias o la Ciudad Autónoma de Buenos Aires”, advirtió el diputado radical.

“Esperamos no encontrarnos con ninguna sorpresa. Vamos a analizar con mucho detenimiento el texto cuando ingrese al Congreso”, agregó.

Fuente