Tras la renuncia de la ministra de Interior, Lasso nombra a un asambleísta

Francisco Jiménez será el nuevo ministro de Gobierno. Antes de anunciar su dimisión, la ministra saliente presentó una demanda ante la Corte Constitucional para revocar la amnistía otorgada por la Asamblea Legislativa a 268 indígenas, ambientalistas y políticos procesados por las protestas de 2019.

Tras la renuncia de la ministra de Interior, Lasso nombra a un asambleísta

 

El hasta este miércoles asambleísta Francisco Jiménez será el nuevo ministro de Gobierno de Ecuador, tras la renuncia el martes por la noche de Alexandra Vela, quien se alejó del cargo por un desacuerdo con el presidente Guillermo Lasso, a quien planteó la disolución del Congreso, de mayoría opositora, en medio de una pugna de poderes.

Jiménez, integrante de la bancada del gobernante CREO en el legislativo, se convierte en el cuarto asambleísta que deja su banca para sumarse al Ejecutivo.

Horas antes de anunciar su dimisión, Vela había presentado el martes una demanda ante la Corte Constitucional para revocar la amnistía otorgada por la unicameral Asamblea Legislativa a 268 indígenas, ambientalistas y políticos procesados por participar en protestas de 2019.

“Al no coincidir con la línea política establecida por el Pdte. @LassoGuillermo para enfrentar la crisis agudizada por la @AsambleaEcuador, presenté mi renuncia”, expresó el martes por la noche la funcionaria a través de su cuenta en Twitter.

“Preservar la democracia para transformar al país, requiere aplicar el mecanismo de la `muerte cruzada´”, concluye el mensaje de Vela en la red social, que subió acompañado de imágenes de una misiva enviada al mandatario.

La “muerte cruzada” es un término jurídico-político de Ecuador que alude a una prerrogativa constitucional del mandatario para disolver el Congreso dentro de los tres primeros años de administración por causales como obstruir la ejecución del Plan Nacional de Desarrollo.

Esa medida, no obstante, está atada a la obligación de convocar inmediatamente a elecciones legislativas y presidenciales para completar el período de cuatro años.

El Congreso también puede destituir al presidente por arrogarse funciones o por una grave crisis política y conmoción interna.

Lasso, quien asumió hace diez meses, aceptó la dimisión.

“Agradezco su gestión @AlexandraVelaP como ministra de @MinGobiernoEc. El Gobierno Nacional continuará trabajando de forma permanente por el bienestar de la ciudadanía, la protección de la democracia y la creación de un país de oportunidades y seguro para todos”, señaló Lasso, también en Twitter.

El Legislativo y el Ejecutivo sostienen una pugna, porque las fuerzas de oposición en el Parlamento, dispersas pero mayoritarias, rechazaron casi todas las propuestas de ley de Lasso, que denuncia un “boicot”.

En la carta dirigida a Lasso, Vela -que juró hace ocho meses-, dijo además que “pocas semanas fueron suficientes para constatar que una institución fundamental como es la Asamblea Nacional, sede del primer poder de un estado democrático, era paradójicamente, la principal amenaza para la democracia, el régimen republicano y su Gobierno”.

Agregó que “en múltiples reuniones con tozudez he sostenido que, para el bien de su gobierno, las reformas que necesita la economía y la permanencia de la democracia es mejor la ‘muerte cruzada’. Camino sin lugar a dudas riesgoso, pero al mismo tiempo ineludible si se quiere realizar las transformaciones profundas que el Ecuador requiere”.

Abogado y de Guayaquil, Jiménez llega ahora al cargo de Vela en busca de acercar posiciones entre el Palacio de Carondelet y el Congreso. De hecho, habló de la necesidad de “tender puentes” en sus primeras declaraciones, citadas por el sitio Primicias.

Jiménez fue subsecretario de Gobierno en 2008, durante el correismo, y gobernador del Guayas entre 2008 y 2009.

Cuatro años después, se postuló a la Asamblea Nacional en representación del extinto movimiento Ruptura de los 25, liderado por la exministra de Gobierno, María Paula Romo, pero en 2014 se afilió al Movimiento CREO, del que fue candidato a la Alcaldía de Guayaquil en 2019 y por el que logró una banca en 2021.

Es el cuarto asambleísta que se va al Ejecutivo, después de César Monge -el primer ministro de Gobierno que dejó el cargo por problemas de salud-, Marcelo Cabrera y Diego Ordóñez, que asumieron como ministro de Transporte y Obras Públicas, y consejero presidencial, respectivamente.

Left Menu Icon
Política & Economía