Putin y Xi Jinping tuvieron un encuentro en Uzbequistán en la previa de la cumbre de la OCS

En su primer encuentro desde el inicio de la guerra en Ucrania, ambos mandatarios resaltaron la buena relación entre ambas naciones y llamaron a “tomar el papel de guía para inyectar estabilidad y energía positiva en un mundo caótico”.

Putin y Xi Jinping tuvieron un encuentro en Uzbequistán en la previa

 

Los presidentes Vladimir Putin y Xi Jinping destacaron este jueves la relación entre Rusia y China como “grandes potencias” frente al “mundo unipolar” que buscan los países occidentales, en la primera reunión entre ambos mandatarios desde la guerra en Ucrania.

China está dispuesta a hacer esfuerzos con Rusia para asumir su responsabilidad de grandes potencias, y tomar el papel de guía para inyectar estabilidad y energía positiva en un mundo caótico”, dijo Xi a Putin durante la conversación en la ciudad uzbeka de Samarkand, al margen de una cumbre de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS).

Putin, a su vez, elogió la “posición equilibrada” de Beijing respecto de la guerra en Ucrania frente a Xi, quien realizó su primer viaje al extranjero desde el inicio de la pandemia, en diciembre de 2019.

“Los intentos de crear un mundo unipolar han cobrado recientemente una forma absolutamente fea y son completamente inaceptables”, le dijo Putin a su interlocutor, y añadió: “Apreciamos mucho la posición equilibrada de nuestros amigos chinos en lo que concierne a la crisis ucraniana”.

El rol clave de la guerra en Ucrania

Esta fue la primera reunión entre ambos presidentes desde el lanzamiento de la ofensiva rusa contra Ucrania el 24 de febrero, por la cual Moscú ha recibido severas sanciones económicas de parte de Occidente.

China no ha apoyado ni criticado la invasión rusa, mientras que expresa repetidamente su apoyo a Moscú frente a esas sanciones.

Putin reiteró el apoyo de Rusia a China respecto de Taiwán, donde las visitas de funcionarios estadounidenses en las últimas semanas provocaron la ira de las autoridades de Beijing, reflejaron las agencias de noticias AFP y Sputnik.

“Condenamos la provocación de Estados Unidos”, dijo Putin, y subrayó que Rusia adhiere al principio de “una sola China”, según el cual Taiwán es parte integrante del territorio chino.

Como señal de su acercamiento frente a las tensiones occidentales, navíos rusos y chinos realizaron el jueves una patrulla conjunta en el océano Pacífico para “reforzar su cooperación marítima”.

El líder chino también señaló la disposición de Beijing a apoyar Rusia en las cuestiones de interés mutuo, en particular, a profundizar la cooperación en las esferas de comercio, agricultura, comunicaciones.

Además, recalcó que Rusia y China deben fortalecer su coordinación en el marco de organizaciones internacionales, como la OCS, el grupo BRICS y otras.

El último encuentro que Putin y Xi habían tenido fue en febrero en Beijing para los Juegos Olímpicos de Invierno, poco antes de que Rusia lanzara su ofensiva sobre Ucrania. Entonces ambos celebraron una amistad “sin límites”.

“Recientemente hemos superado el impacto de la pandemia de Covid-19, hablado muchas veces por teléfono y mantenido una comunicación de estrategia efectiva”, dijo el mandatario chino a su par ruso.

“Estamos deseando utilizar este encuentro de la Organización de Cooperación de Shanghai para intercambiar puntos de vista sobre temas internacionales y regionales que nos conciernen”, abundó.

El presidente chino se reunirá además en Uzbekistán con su homólogo bielorruso, Alexandr Lukashenko, aliado cercano de Rusia, que es miembro de la OCS como observador.

El viaje de Xi

Xi realizó el miércoles una visita a Kazajistán en la que dio su apoyo a este aliado tradicional de Moscú, que se distanció de Rusia desde la invasión de Ucrania.

“La relación bilateral ha crecido a grandes pasos y ha alcanzado el alto nivel de una asociación estratégica integral permanente”, señaló Xi en Nur-Sultán, la capital kazaja, donde fue recibido en el aeropuerto por el presidente Kasym-Yomart Tokayev, según informó la agencia de noticias Xinhua.

“Nuestros dos países han consolidado la confianza mutua política, han llevado a cabo una cooperación fructífera en la Franja y la Ruta, y han desarrollado una coordinación estrecha y eficiente en asuntos internacionales, para el beneficio de nuestros dos pueblos”, añadió el mandatario chino.

Durante su reunión, Xi aseguró que quería ayudar a Kazajistán a “salvaguardar su independencia nacional, su soberanía y su integridad territorial”, según la cadena de televisión estatal china CCTV.

La invasión rusa de Ucrania, otra exrepública soviética, generó preocupación en Kazajistán por las ambiciones rusas, especialmente porque el país cuenta con una gran minoría étnica rusa. Desde entonces, este aliado tradicional de Moscú se ha distanciado un poco del Kremlin.

El rol de la OCS

La cumbre principal de la OCS tendrá lugar el viernes en Samarkand, pero el evento que generaba más interés era la reunión entre los líderes de Rusia y China.

La OCS, conformada por China, Rusia, India, Pakistán, Kazajistán, Uzbekistán, Kirguistán y Tayikistán, se fundó en 2001 como una organización política, económica y de seguridad para rivalizar con las instituciones occidentales.

“La OCS ofrece una alternativa real a las organizaciones Occidente-céntricas”, había dicho esta semana el asesor de política exterior del Kremlin, Yuri Ushakov.

No es una alianza militar formal como la OTAN ni un bloque integrado como la Unión Europea, pero sus miembros trabajan juntos en cuestiones de seguridad, cooperación militar y promoción del comercio.

Además de Xi, Putin se reunió el jueves con el presidente iraní Ebrahim Raisi. El viernes tiene previsto encontrarse con el primer ministro indio Narendra Modi y el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

Left Menu Icon
Política & Economía