Los talibanes prohibieron el uso de moneda extranjera en Afganistán

“Todos los ciudadanos, comerciantes y hombres de negocios deben abstenerse estrictamente de utilizar divisas extranjeras”, informó el vocero del del grupo yihadista del Estado Islámico.

Los talibanes prohibieron el uso de moneda extranjera en Afganistán

 

Los talibanes anunciaron este martes la prohibición “estricta” de utilizar monedas extranjeras en Afganistán, ya que “la situación económica y los intereses nacionales” así lo “requieren”, y advirtieron que emprenderán “acciones legales” contra quienes contravengan esa orden.

El vocero del grupo yihadista Estado Islámico (EI), Zabihullah Mujahid, argumentó la decisión en la situación económica que arrastra el país, con sus activos en el extranjero bloqueados a la espera de que el grupo islamista dé verdaderas muestras a favor de un gobierno inclusivo y con respeto a las libertades fundamentales, sobre todo las de mujeres y niñas.

“La situación económica y los intereses nacionales del país requieren que todos los afganos utilicen la moneda local en todas las transacciones”, anunció el vocero del grupo yihadista del Estado Islámico (EI), Zabihullah Mujahid.

“Todos los ciudadanos, comerciantes y hombres de negocios deben abstenerse estrictamente de utilizar divisas extranjeras”, remarcó, según la agencia de noticias Europa Press.

De acuerdo a Mujahid, quien viole esta nueva norma se enfrentará a “acciones legales”, porque “el uso de moneda extranjera tiene un impacto negativo en la economía del país y perjudica a todos”.

El Banco Central de Afganistán respaldó la medida y anunció la prohibición de entregar remesas en divisas que no sea la moneda afgana. Esa acción marca un intento por parte de las autoridades de hacer acopio de dólares, ya que su escasez daña la economía de Afganistán, que dejó de percibir financiación de las instituciones internacionales desde la toma del poder de los talibanes en agosto pasado.

La salida definitiva de las tropas de Estados Unidos de Afganistán también provocó la congelación de cerca de los 9.000 millones de activos con los que el Banco Central afgano cuenta en el exterior.

Asimismo, supuso la suspensión de la financiación del Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional (FMI), que suponía casi el 75% del gasto público del anterior gobierno afgano.

Left Menu Icon
Política & Economía