Destituyeron a la presidenta del Parlamento de Ecuador por “incumplimiento de funciones”

Con 81 votos de la oposición, el pleno del Legislativo resolvió remover a Llori, cercana al presidente Guillermo Lasso, de la titularidad del Congreso, integrado por 137 asambleístas.

Destituyeron a la presidenta del Parlamento de Ecuador por “incumplimiento de funciones”

 

La mayoría de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento) de Ecuador resolvió en las últimas horas remover a su presidenta Guadalupe Llori, primera mujer indígena en llegar al cargo, por “incumplimiento de funciones” al no haber habilitado en sesiones anteriores a mociones en las que debían tratarse los pedidos de destitución en su contra.

Con 81 votos de la oposición, el pleno del Legislativo resolvió remover a Llori, cercana al presidente Guillermo Lasso, de la titularidad del Congreso, integrado por 137 asambleístas.

Pese a la destitución, Llori, del fraccionado partido indígena Pachakutik, continuará desempeñándose como asambleísta, mientras que la presidencia del Parlamento quedó a cargo del diputado independiente y hasta ahora segundo vicepresidente de la Cámara, Virgilio Saquicela.

“En democracia se toman decisiones con votos y el día de hoy han existido votos suficientes” para la destitución, dijo a la prensa Saquicela, al adelantar que buscará dialogar con el Ejecutivo para “coincidir en una agenda legislativa”.

Tras su posesión pidió respetar “la división de poderes, porque ese contrapeso es necesario”, de acuerdo a declaraciones reproducidas por la agencia de noticias AFP.

Llori, una indígena amazónica, no se presentó a la sesión en la que fue removida del cargo para ejercer su derecho a la defensa y tampoco estuvieron presentes los asambleístas del oficialismo y sus aliados.

La expresidenta del Congreso, que hasta el momento no se pronunció sobre la destitución, recibió los votos en contra de los diputados de Unión por la Esperanza (del expresidente Rafael Correa), el conservador Partido Social Cristiano (exaliado de Lasso) y de fracciones de la Izquierda Democrática y Pachakutik.

Llori, que es representante de la provincia amazónica de Orellana, fue designada como presidenta de la Asamblea el 15 de mayo del año pasado y desde entonces respaldó la gestión de Lasso, lo que le generó problemas en su propio grupo parlamentario de Pachakutik, ahora dividido en dos facciones antagónicas.

La relación entre el Ejecutivo y el Legislativo -donde las fuerzas de oposición están dispersas pero tienen la mayoría- no es sencilla.

La Asamblea Nacional rechazó casi todas las propuestas de ley de Lasso, quien denunció un “boicot” en contra de su plan de gobierno.

La situación empeoró cuando en marzo el Congreso amnistió a 268 personas, entre ellas indígenas y manifestantes que participaron en las violentas protestas de octubre de 2019, que dejaron 11 muertos.

“Salvo honrosas excepciones, a la Asamblea Nacional no le importa el Ecuador. Lo único que les interesa son negocios personales, intereses partidistas, egoísmos, vanidades o celos”, apuntó en ese momento Lasso.

Left Menu Icon
Política & Economía