Biden, Macron y Borrell buscan darle otro tono a los cruces por el pacto en el Indo-Pacífico

Los presidentes de Francia y Estados Unidos, coincidieron en que “las consultas abiertas habrían permitido evitar” la tensión que generó el pacto, que para París implicó la pérdida de un contrato multimillonario de venta de submarinos.

Biden, Macron y Borrell buscan darle otro tono a los cruces por el pacto en el Indo-Pacífico

 

Los presidentes de Francia, Emmanuel Macron, y Estados Unidos, Joe Biden, coincidieron este miércoles en que “las consultas abiertas habrían permitido evitar” la tensión que generó el pacto militar tripartito Aukus, que para París implicó la pérdida de un contrato multimillonario de venta de submarinos, y como gesto de acercamiento el embajador galo volverá la semana próxima a Washington.

Los mandatarios mantuvieron este miércoles una conversación telefónica tras la disputa diplomática provocada por la nueva alianza entre Estados Unidos, Reino Unido y Australia, que busca neutralizar la creciente influencia china en esa región biogeográfica y que desató un fuerte rechazo del Eliseo.

“Los dos líderes coincidieron en que la situación se habría beneficiado de consultas abiertas entre aliados sobre asuntos de interés estratégico para Francia y nuestros socios europeos. El presidente Biden transmitió su compromiso continuo en ese sentido”, indicó un comunicado conjunto emitido tras el llamado.

“Los dos mandatarios han decidido abrir un proceso de consultas en profundidad, encaminadas a crear las condiciones para asegurar la confianza y proponer medidas concretas hacia objetivos comunes”, añadió el texto, que detalló que Macron y Biden se reunirán en Europa a finales de octubre “para llegar a acuerdos compartidos y mantener el impulso de este proceso”.

Como señal de buena fe, el embajador de Francia en Estados Unidos, Philippe Etienne, volverá a Washington “la semana que viene” para “comenzar un trabajo intensivo con altos funcionarios estadounidenses”.

Biden reafirmó “la importancia estratégica del compromiso francés y europeo en la región del Indo-Pacífico, incluso en el marco de la estrategia de la Unión Europea (UE) para la zona recientemente publicada”, manifestó el comunicado.

De hecho, el jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, de paso por Nueva York, también abogó por la construcción de “mayor confianza” con EEUU.

La Casa Blanca “también reconoce la importancia de una defensa europea más fuerte y capaz, que contribuya positivamente a la seguridad transatlántica y global y sea complementaria de la OTAN”, concluyó la declaración.

Estados Unidos, Australia y Reino Unido anunciaron hace días una alianza estratégica para contrarrestar a China, incluyendo la venta de los submarinos nucleares norteamericanos a Canberra, que sacó a los franceses del juego y les hizo perder un contrato millonario además de influencia.

Biden y el premier británico, Boris Johnson, celebraron su cuestionado acuerdo militar en la Casa Blanca y destacaron el papel que tendrá la nueva alianza militar.

Los dos mandatarios se reunieron en la noche de este martes en la Casa Blanca tras participar de la inauguración de la 76° Asamblea General de las Naciones Unidas en Nueva York.

En medio de las crecientes críticas de rivales como China y aliados como Francia y Alemania, Biden y Johnson defendieron la nueva alianza que garantizará submarinos a propulsión nuclear en la zona del Indo-Pacífico como “una clara articulación de los valores y el enfoque compartidos” entre ambos países.

Biden se reunió este martes con el primer ministro australiano, Scott Morrison, para celebrar el 70 aniversario de la alianza entre ambas naciones y reiterar su compromiso con una región Indo-Pacífico “libre y abierta”.

Remarcaron en la charla que su vínculo está basado en “valores compartidos e intereses mutuos”, y coincidieron en la importancia de trabajar con los aliados y socios internacionales, incluso a través de asociaciones históricas para defender la región contra las amenazas al orden, destacó la Casa Blanca en un comunicado.

Biden y Morrison subrayaron el rol fundamental que desempeñan los aliados europeos, incluidos la OTAN y la Unión Europea, en la zona entre Asia y Oceanía, y la importancia de hacer más profunda esta cooperación y trabajo.

Borrell, en tanto, instó a lograr una mayor confianza con Estados Unidos, en una reunión que tuvo con el secretario de Estado, Antony Blinken, al margen de la asamblea de la ONU.

“Podemos construir una confianza más fuerte entre nosotros”, dijo Borrell. “Estoy seguro de que trabajaremos juntos”, insistió, aun cuando expresó su solidaridad con Francia.

De ninguna de las conversaciones se desprende que se haya hablado del compromiso de Macron con el primer ministro de India, Narendra Modi, para “actuar conjuntamente” en la promoción de la estabilidad de la región indo-pacífica y para rechazar “cualquier forma de hegemonía”.

Los dos líderes reafirmaron en una charla telefónica su voluntad de “actuar conjuntamente en un espacio Indo-Pacifico abierto e inclusivo”.