La Rioja apuesta por una relajación de las restricciones a partir del domingo

Algunas de las prohibiciones se transforman en recomendaciones. Alfaro, Calahorra, Arnedo y Nájera seguirán en nivel 5 hasta el domingo. Con el fin del estado de alarma no se podrá limitar la movilidad o fijar toque de queda si no lo ratifiquen los tribunales

La Rioja apuesta por una relajación de las restricciones a partir del domingo

 

La desaparición del estado de alarma el próximo día 9 de mayo tras 14 meses de duración ha obligado al Gobierno de La Rioja a replantear tanto las medidas que hasta ahora se aplicaban en La Rioja como los parámetros que las ponían en marcha. Lo principal es que ya no se podrá limitar la movilidad de los ciudadanos ni establecer un toque de queda, a no ser que un juzgado así lo establezca a petición del ejecutivo riojano. Pero los cambios han llegado más allá. Atendiendo a la evolución de la pandemia y las vacunaciones, La Rioja apuesta por una relajación de las restricciones a partir del domingo, que se traduce por ejemplo en que habrá 4 niveles (tres más uno ‘intensificado’) en lugar de 6 y que algunas de las prohibiciones que existían hasta ahora se transforman en recomendaciones, como por ejemplo el número de comensales por mesa o el número de personas que pueden reunirse. En cambio otras, como la prohibición de consumir en barra o el cierre del ocio nocturno siguen vigentes.

Todas estas medidas se han aprobado hoy en el consejo de Gobierno La Rioja pero hasta que entren en vigor el domingo, La Rioja seguirá en el ‘viejo’ nivel 4 y Alfaro, Arnedo, Calahorra y Nájera continuarán en nivel 5, es decir con cierre perimetral y hostelería cerrada a las 17.00 horas. Rincón de Soto, por su parte, pasa a nivel 4.

A partir del domingo, si no hay sorpresas de última hora, la comunidad autónoma estrenaría el periodo post-estado de alarma en el nivel 3 de este nuevo semáforo, que conlleva menos y más moderadas restricciones que la actual fase 4. Además, el viernes habrá un consejo de Gobierno extraordinario en el que se aclarará que ocurrirá con las localidades que ahora mismo están en nivel 5. La consejera Sara Alba ha explicado en la rueda de prensa posterior al consejo de Gobierno que aquellas localidades que se encuentren en el nivel 3 intensificado a partir del domingo «se adoptarán las medidas que sean necesarias», en relación al toque de queda o la limitación de movilidad.

Alba ha explicado que «estamos ante un nuevo marco jurídico y queremos equilibrar lo sanitario con lo social. Este nuevo semáforo no afectarán a los derechos fundamentales y si fuera necesario hacerlo por la situación, lo haremos con las garantías legales y podremos apoyarnos en el real decreto aprobado ayer».

Las principales novedades que recoge el plan que entra en vigor el domingo destacan que cada nivel se compone a su vez de 8 indicadores que miden diferentes parámetros epidemiológicos y de presión asistencial, las medidas que supongan restricción de derechos fundamentales serán sometidas a la correspondiente ratificación judicial, son acumulativas, es decir, las aplicables en los niveles inferiores lo serán en los superiores si no existe regulación específica en dicho nivel.

Además, las posibles unidades territoriales en la aplicación de dichas medidas son municipios de más de 3.000 habitantes y la comunidad autónoma. Excepcionalmente podrán evaluarse unidades territoriales menores y también mayores, tales como las conurbaciones o las Zonas Básicas de Salud, e incluso en ámbitos circunscritos a algún tipo de actividad sectorial o sociodemográfica.

Por otro lado, como hasta ahora, ningún territorio podrá estar en un nivel de riesgo inferior al conjunto de la comunidad autónoma y la activación de los niveles y, por consiguiente, de las medidas asociadas, se hará de forma expresa mediante Acuerdo de Consejo de Gobierno.

La consejera ha explicado que lo que ocurre a partir del domingo es que el semáforo que conocíamos hasta ahora «se readapta para establecer medidas que ayuden a controlar la pandemia». En el caso de las reuniones, como se puede ver en el cuadro, en el nivel 1 se recomienda una reunión de máximo de 10 personas o en el 2, de 6 personas. En cuanto al comercio, el nivel uno permite un 100% de aforo o en el 2 y 3, el 75% y en el 3 intensificado, el 50%.

Además, a partir de este momento, la vacunación entra en juego a la hora de medir los niveles de riesgo en los que está La Rioja y sus municipios.

Fuente