Junto a Mesa de Enlace, Schiaretti reclamó el fin del “cepo a la carne”

El gobernador de Córdoba mantuvo una reunión de trabajo en la capital provincial con la entidad del campo. Freno gradual a retenciones y biocombustibles, los otros pedidos, cruzados por puja del 14-N.

Junto a Mesa de Enlace, Schiaretti reclamó el fin del “cepo a la carne”

 

A una semana de la crisis post PASO del Gabinete nacional, el peronista cordobés Juan Schiaretti rompió ayer el silencio e irrumpió en el tablero político con una foto potente: junto a la Mesa de Enlace nacional, reclamó con firmeza al Gobierno de Alberto Fernández “la derogación de inmediato” del “cepo a la exportación de carne” y una eliminación gradual de las retenciones, y que mientras tanto marchen a cuenta del Impuesto a las Ganancias.

“Creemos que debe ser levantado de inmediato porque, además, siempre que se utilizó esta medida terminó siendo la carne más cara para los argentinos”, disparó desde la capital provincial, en una conferencia de prensa que compartió con las autoridades de la entidad tras mantener una “reunión de trabajo”, programada antes del sismo en Balcarce 50.

El mandatario de Hacemos por Córdoba (HxC) agitó historial a la hora de reiterar ese planteo, que lo vuelve a diferenciar de la política de la Casa Rosada y que forma parte de la plataforma electoral de sus candidatos a las parlamentarias del 14-N. “En los anteriores gobiernos kirchneristas hubo cepo en la exportación a la carne y, mientras que la inflación aumentó 800 % en ese período, la carne le aumentó a los argentinos 1800 % aproximadamente”, espetó.

La foto de ayer tiene marco doble. Por un lado, el de la propia pulseada que enfrentará HxC el 14 de noviembre en el segundo distrito electoral del país, con 3 bancas de senadores y 9 de diputados en juego y tras una PASO en la que se impuso Juntos por el Cambio por el 47,8% (al Senado) y 47,55% (a Diputados). En una plaza claramente adversa al kichnerismo, el oficialismo local quedó segundo -en buena elección- con el 24,44%, y el Frente de Todos cayó a un lejano tercer escalón (10,90%).

Meta

Resuelto el duelo por el voto peronista (Schiaretti emergió como el único gobernador PJ que desafió y venció al kirchnerismo en su provincia), la meta a escalar ahora es bucear en el estanque del electorado crítico del Gobierno nacional para disputar sufragios aún no definidos y que podrían terminar inclinándose hacia JxC.

Pero además la instantánea de Schiaretti con la Mesa de Enlace refuerza un perfil nacional de respaldo al campo desde el modelo de “Gestión Córdoba”, en medio del tembladeral del Gobierno nacional tras el revés en las PASO y la tensión en el FdT que derivó en el recambio de gabinete. A la Mesa de Enlace la espera el lunes el primer encuentro con el flamante ministro de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Domínguez.

Ayer la agenda cordobesa de la entidad incluyó una “reunión de trabajo” con Schiaretti en el Centro Cívico del Bicentenario -junto con el ministro de Agricultura y Ganadería, Sergio Busso-, y luego compartieron una conferencia de prensa. Fueron de la partida Carlos Achetoni (FAA), Nicolás Pino (SRA), Jorge Chames (CRA), Elbio Laucirica (CIA) y Gabriel De Raedemaeker (de la Mesa de Enlace Córdoba). Desde la entidad dijeron que por ahora no harán medidas de fuerza sino “campañas de concientización”.

Además del planteo contra el “cepo a la carne”, Schiaretti reiteró su reclamo en pos de la eliminación gradual de las retenciones a las exportaciones, incluidas las de las economías regionales. “Hay que hacer una eliminación gradual de las retenciones y ponerlas, mientras tanto, a cuenta del Impuesto a las Ganancias”, dijo. Por la campaña 2021, Córdoba aportará al Fisco $ 270 mil millones en retenciones. “Si permaneciera en Córdoba, nos permitiría más progreso”, argumentó.

Además reclamó cambios en la flamante Ley de Biocombustibles, que “pone en riesgo miles de puestos de trabajo”. “Hay que cambiar la ley nacional, y que los biocombustibles del maíz y de la soja tengan el mismo tratamiento que el de la caña de azúcar”, enfatizó.