Críticas de acreedores externos a La Rioja: sostienen que no muestra voluntad de solucionar su default

Afirman además que la situación de la provincia es favorable, ya que tiene superávit y un creciente nivel de ingresos.

Críticas de acreedores externos a La Rioja: sostienen que no muestra voluntad de solucionar su default

 

Los acreedores externos de La Rioja volvieron a apuntar contra el gobierno provincial al afirmar que no muestra voluntad para solucionar su default pese a contar con suficiente capacidad de pago.

Mientras están abiertos los frentes de batalla con Buenos Aires y Tierra del Fuego, los bonistas con deuda de la provincia que lidera Ricardo Quintela expresaron su malestar por no poder avanzar en el cierre de un acuerdo, luego de varias propuestas cruzadas, según detalló Infobae.

En este sentido, ratificaron que mantienen abierta su demanda judicial en Nueva York, un instrumento que, de todos modos, no resulta muy efectivo dado que las provincias no tienen activos en el exterior que puedan ser embargables. Un caso similar se presenta contra Buenos Aires, también a cargo del estudio jurídico White & Case de Manhattan; los acreedores de La Plata volvieron a desenfundar su ironía para referirse a la vigésima prórroga del canje dispuesto la semana pasada.

En este sentido, el analista financiero Sebastián Maril recordó que, luego una audiencia entre las partes hace 10 días en la que el fiduciario anunció una demanda colectiva, “la provincia de Buenos Aires está negociando desde la semana pasada con los bonistas que comenzaron la demanda en Nueva York, mientras que otro acreedor con sede en las islas Caimán con bonos ley europea pidió cobrar y necesita el permiso de las cortes de Manhattan, algo que ayer consiguió”.

En cuanto a La Rioja, el Grupo Ad Hoc de Tenedores de Bonos indicó que también “entabló conversaciones confidenciales con la Provincia con el fin de llegar a una base consensuada para una reestructuración del Bono Verde 9,75% de la Provincia con vencimiento en 2025 (el “Bono Verde”)”.

Pese a que “las conversaciones incluyeron el intercambio de dos propuestas por parte de la Provincia y dos contrapropuestas por parte del Grupo Ad Hoc, no se llegó a ningún consenso y la Provincia no respondió sustancialmente a la segunda contrapropuesta del Grupo y puso fin unilateralmente a las conversaciones”.

Al respecto, indicaron que “el fracaso de las conversaciones recae enteramente en la Provincia”.

“A diferencia de las otras nueve provincias que han llegado a acuerdos consensuados de reestructuración de la deuda con sus tenedores de bonos (con la participación, en todos los casos, de miembros del Grupo Ad Hoc), la Provincia ha buscado condiciones de reestructuración que no se basan en sus necesidades financieras y que suponen una carga desproporcionada para sus tenedores de bonos”, dispararon.

“Este enfoque de la Provincia es aún más lamentable a la luz del hecho de que el Bono Verde se emitió en gran medida para financiar la construcción del parque eólico Arauco, del que la Provincia es accionista en un 92,3 por ciento”.

“Las turbinas que se construyeron con los fondos de los tenedores de bonos ahora generan ingresos para la Provincia todos los días, mientras que la Provincia ha estado en incumplimiento del Bono Verde durante casi un año y no ha hecho ningún intento de buena fe para resolver su incumplimiento”, indicaron.

Y más allá “de sus activos de parques eólicos, las finanzas de la provincia están en muy buena forma y superan ampliamente las previsiones que la provincia proporcionó a los tenedores de bonos poco después de su incumplimiento en agosto de 2020”.

“Los ingresos de la Provincia han sido saludables durante todo el periodo de la pandemia y se han acelerado aún más en 2021. Con unos resultados económicos tan sólidos, el impago oportunista de la Provincia de sus Bonos Verdes resulta totalmente indefendible”, opinaron.

En este sentido, señalaron que “en 2020, los ingresos corrientes de la provincia crecieron un 5%, mientras que los gastos corrientes se redujeron al mismo tiempo un 9%, todo ello en términos reales”.

“Esto condujo a un superávit económico sin precedentes del 14,2% de los ingresos, o 117 millones de dólares”.

A su vez, “la Provincia utilizó este excedente fiscal para aumentar los gastos de capital en un 59% en términos reales; inclusive después de esta gran expansión de las obras públicas, la Provincia todavía obtuvo un superávit fiscal global del 3,4% de los ingresos, o 29 millones de dólares”.

En particular, “en el primer trimestre de 2021, los ingresos corrientes aumentaron un 18% con respecto al año anterior, mientras que los gastos corrientes disminuyeron un 2%, también en términos reales; esto condujo a un superávit económico del 25,2% de los ingresos, es decir, 52 millones de dólares”.

“Los gastos de capital del primer trimestre de 2021 se dispararon aún más, con un aumento del 168% en términos reales con respecto al año anterior. Una vez más, incluso después de esta gran expansión de las obras públicas, la provincia registró un superávit global del 13,8% de los ingresos, o 30 millones de dólares en el primer trimestre de 2021”, precisaron.

Así, “la Provincia ha generado más de 169 millones de dólares de superávit económico y ha financiado una expansión masiva de las obras públicas, al tiempo que ha dejado de pagar 29,2 millones de dólares (hasta ahora) de intereses contractuales a los tenedores de bonos que financiaron sus proyectos de sostenibilidad, incluida la construcción de sus activos de parques eólicos”.

Por esta razón, “el Grupo Ad Hoc sostiene que el incumplimiento de la Provincia ha sido innecesario y oportunista”.

Para dejar en claro que no dejarán la mesa de diálogo, indicaron que el “Grupo Ad Hoc ha estado dispuesto a negociar una reestructuración de la deuda con la Provincia, pero ha esperado razonablemente que la Provincia haga esfuerzos similares a los de otras provincias argentinas que se han reestructurado recientemente”.

“Para situar la propuesta de la Provincia en su contexto, el Grupo Ad Hoc llama la atención sobre los términos alcanzados en los últimos meses con las provincias de Córdoba, Entre Ríos, Salta, Jujuy y Chaco. las reestructuraciones exitosas en 2021 fueron en todos los casos el producto de negociaciones de buena fe consistentes con los Principios Básicos publicados por la Coalición de Tenedores de Bonos Provinciales de Argentina e implicaron compromisos significativos por parte de los tenedores de bonos”.

“La conclusión ineludible es que la Provincia sigue en situación de impago con su Bono Verde sin reestructurar debido únicamente a su impago oportunista y su posterior falta de voluntad para negociar de buena fe con los acreedores cuya inversión financió, entre otros usos, los activos del parque eólico comercial que la Provincia explota actualmente”.

“Esta situación no sólo ha dado lugar a un litigio en curso por parte de los miembros del Grupo Ad Hoc contra la Provincia en el Tribunal estadounidense del Distrito Sur de Nueva York (Caso Nº 1:21-cv-03574-VSB), sino que también contribuye al elevado riesgo país que los inversores asocian actualmente a todas las inversiones en Argentina”.

“El hecho de que la Provincia no cumpla o incluso reestructure de buena fe sus pagos contractuales a pesar de tener plena capacidad financiera para cumplirlos, envía un mensaje a todos los inversores en Argentina de que el pago de la deuda por parte de sus entidades gubernamentales se considera opcional y que los contratos no deben respetarse”, concluyeron, enojados y algo resignados.