Con la firma de dos radicales, los gobernadores del Norte repudiaron el ataque a CFK y pidieron “redoblar el compromiso con el diálogo”

Gustavo Valdés y Gerardo Morales son los dos integrantes de Juntos por el Cambio que apoyaron la declaración. Fue en Chaco, con el kirchnerista Capitanich como anfitrión. También estuvo Eduardo de Pedro, el ministro que se puso al frente de la “convocatoria amplia” que provocó revuelo en la oposición

Con la firma de dos radicales, los gobernadores del Norte repudiaron el ataque a CFK y pidieron “redoblar el compromiso con el diálogo”

 

Mientras la reciente e incierta “amplia convocatoria” del kirchnerismo -en parte- a Juntos por el Cambio para iniciar un “diálogo” por el ataque a Cristina Kirchner genera ruidos no sólo en la oposición sino también en el propio Frente de Todos, los diez gobernadores del Norte Grande firmaron una declaración conjunta para repudiar el intento de magnicidio, donde hablaron, no casualmente, de “redoblar el compromiso con el diálogo”. Uno de los datos más importantes, mientras el espacio opositor lidia con un debate entre -y al interior- del Pro, la UCR y la CC para decidir cómo avanzar, es que entre los nombres que figuran al final del documento aparecen dos jefes provinciales de la UCR: Gustavo Valdés, de Corrientes, y Gerardo Morales, de Jujuy.

El otro dato de relevancia es que el documento fue firmado en Chaco, en el marco de una visita del ministro kirchnerista Eduardo “Wado” de Pedro, justamente el funcionario que se puso al frente del llamado al diálogo por el intento de magnicidio, con el aval de la Vicepresidenta.

El documento se firmó en el Consejo Regional del Norte Grande, realizado en Resistencia, donde el anfitrión fue el gobernador ultra K Jorge Capitanich. Y lleva las firmas, además de los radicales, de los peronistas Gildo Insfrán (Formosa); Gerardo Zamora (Santiago del Estero); Osvaldo Jaldo (Tucumán); Ricardo Quintela (La Rioja); Raúl Jalil (Catamarca); Oscar Herrera Ahuad (Misiones); y, en representación de Gustavo Sáenz, Antonio Marocco (Salta).

“Los abajo firmantes, gobernadores del Norte Grande Argentino, expresan su enérgico repudio al intento de magnicidio contra la vicepresidenta y dos veces Presidenta de la Nación, Doctora Cristina Fernández de Kirchner. A su vez, exigimos el pronto esclarecimiento y condena a los responsables de este hecho lamentable, que empaña la vida en democracia”, dice el primer párrafo de la breve declaración de los jefes provinciales, que tiene fecha de hoy.

El texto que firmaron los gobernadoresEl texto que firmaron los gobernadores

En el texto, retoman palabras que habían utilizado el entorno de De Pedro, ministro político de diálogo fluido con los gobernadores, ayer, cuando habló de su trabajo para dialogar hacia “la convivencia democrática”. El comunicado de los gobernadores dice: “Próximos a cumplir 40 años de democracia creemos necesario redoblar nuestro compromiso con los valores que promueven la convivencia, el diálogo, la paz social y el bien común”.

Y termina, entre frases amplias, con una alusión clave al acuerdo: “Un modelo de país más plural, integrado, federal y próspero, capaz de desplegar todo su potencial productivo, económico y cultural, de garantizar el bienestar de nuestro pueblo y de renovar las esperanzas de un futuro promisorio, requiere de acuerdos fundamentales que tengan como protagonistas a los múltiples sectores que componen la sociedad argentina”. Los gobernadores radicales confirmaron a este medio que habían decidido formar parte.

En el despacho de “Wado” De Pedro, alto funcionario de mucha cercanía con Cristina Kirchner, recibieron con buenos ojos el comunicado y, en particular, el apoyo de los referentes de Juntos por el Cambio. Sobre todo porque el ministro se puso ayer, luego de varios días de meditarlo en diálogo con la Vicepresidenta y otros referentes K, al frente de una convocatoria a la oposición. Las reacciones fueron disímiles. Varios dirigentes dijeron que no habían recibido ni un solo contacto. Otros lo admitieron -como los radicales Morales, Facundo Manes, y el diputado Emiliano Yacobitti. Y otros, como el también referente de la UCR Mario Negri, le reprocharon al Gobierno sus contradicciones a la hora de dirigirse al resto del arco político.

Además, hubo ruidos al interior del propio oficialismo. El Presidente había decidido que los acercamientos con la oposición se hicieran en el Parlamento, y venía manteniendo charlas con los principales líderes del Frente de Todos en el Congreso. Así que entre ayer y hoy, en su entorno salieron a aclarar que el propio De Pedro no había hecho una convocatoria al diálogo. De todas formas, el ministro y el Presidente se encontraron a conversar para acercar posiciones y evitar una escalada, y quedaron en seguir hablando sobre lo que el kirchnerismo llama una “convocatoria” y la Presidencia “un clima de diálogo”.

En el encuentro con los gobernadores también estuvo el jefe de Gabinete, Juan Manzur, y con De Pedro valoraron el documento. “Hay un rechazo unánime de los sectores democráticos de nuestra sociedad respecto del magnicidio y el diálogo va a seguir porque es un diálogo permanente y que hoy estamos teniendo con el gobernador de Jujuy, como presidente de la Unión Cívica Radical, para ver de qué forma podemos abordar desde la política este hecho y algunas situaciones que hacen que la convivencia política, si no se resuelven algunas cosas, puedan terminar con hechos que no son felices”, dijo De Pedro

Left Menu Icon
Política & Economía