Se asignarán más de un millón de turnos de vacunación en la Provincia de Buenos Aires

Se anunciará formalmente el sábado por redes sociales. En principio sería para grupos de riesgo y podrían entrar los menores de 40 con comorbilidades.

Se asignarán más de un millón de turnos de vacunación en la Provincia de Buenos Aires

 

Con los contagios de coronavirus en un punto récord y a dos días de terminar con el confinamiento estricto que dictó Alberto Fernández, la provincia de Buenos Aires se prepara para hacer un importante anuncio con respecto al plan de vacunación. Según pudo saber Infobae, la administración de Axel Kicillof comunicará el sábado, a través de las redes sociales, una masiva asignación de turnos que superará el millón de personas.

Si bien aún no trascendió quiénes podrán inscribirse, fuentes de la gobernación le explicaron a este medio que principalmente estará apuntado a los grupos de riesgo -un rango que buscan tener totalmente inoculado para el invierno- y que podrían entrar los menos de 40 con comorbilidades.

Si bien será de manera virtual -no habrá conferencia-, el anuncio estará a cargo de las tres principales figuras bonaerenses con respecto a la comunicación en pandemia: Axel Kicillof, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y el ministro de Salud, Daniel Gollan.

La provincia de Buenos Aires está en condiciones de hacer un anuncio de esta magnitud gracias a la cantidad de vacunas que llegaron los últimos días ya que, por su cantidad de población, siempre recibe entre el 30% y el 35% de los cargamentos que recibe la Argentina.

Según los datos distribuidos por el gobierno nacional, esta semana llegaron 2.684.600 vacunas, de las cuales 1.604.000 son de AstraZeneca, 1.000.500 son del componente 1 de la Sputnik V y 80.100 del componente 2 de la inyección rusa. De todo ese cargamento, el territorio bonaerense recibirá 1.046.950: 626.200 AstraZeneca, 389.850 del componente 1 de la Sputnik y 30.900 del componente 2.

Además, la ministra de Salud, Carla Vizzotti, anticipó que el lunes que viene llegarán 2.148.600 dosis de vacunas de Astrazeneca, en lo que será la mayor partida que llegue en un solo vuelo. Se trata de inyecciones cuyo principio activo se produjo en la Argentina. Cuando arriben, el país contará con 17.5 millones de inoculaciones.

Hasta esta mañana, de acuerdo a los datos del Monitor Público de Vacunación, fueron distribuidas 14.264.154 vacunas, de las cuales 11.676.733 ya fueron aplicadas: 9.084.600 personas recibieron la primera dosis y 2.592.133 ambas.

Con todo esto, Axel Kicillof y sus funcionarios están en un clima de optimismo y entusiasmo por el anuncio que harán mañana y porque sienten que de ahora en adelante se regularizará el arribo de dosis, lo que les permitirá agilizar el plan de vacunación. Además, hay expectativa por los números que llegarán la semana que viene, en donde se podrá ver el impacto de las nuevas restricciones y de los 9 días de confinamiento estricto.

En la conferencia de esta mañana, Gollan pidió a la ciudadanía que se “siga anotando en el plan de vacunación” porque “es la única manera de terminar con esta pesadilla”. Asimismo, indicó que en esta etapa el foco también está puesto en las embarazadas entre los grupos priorizados: “Las nuevas cepas las convirtieron en un grupo de riesgo, por eso les pedimos que se registren como tales para poder ser vacunadas y evitar formas graves de la enfermedad”.

Además, otras de las medidas que estudia el gobierno bonaerense es adelantar las vacaciones de invierno: “Hace tiempo que lo venimos trabajando. Es una posibilidad”, expresó este viernes el jefe de Gabinete, Carlos Bianco.

Según supo Infobae, la idea se viene hablando con los gremios docentes con los que el gobierno provincial mantiene un buen vínculo, con preponderancia del gremio de Suteba que comanda Roberto Baradel. Los gremios ven con buenos ojos el plan de adelantar las vacaciones.

La directora de Cultura y Educación, Agustina Vila, advirtió que el adelantamiento del receso invernal es apenas un punto dentro del esquema que estudia el gobierno bonaerense. Otras opciones podrían ser la extensión del calendario escolar o la estructuración de clases presenciales en contraturno, que involucra los sábados.