Protesta y acampe de trabajadores de la salud en Mar del Plata

Además de la retención de tareas en el hospital que atiende los casos más graves de coronavirus de la región, los profesionales solicitaron una cautelar en la Justicia

Trabajadores de salud reclaman por sus condiciones laborales frente al Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA)

 

En coincidencia con un nuevo repunte de contagios y frente a las advertencias sobre una segunda ola de coronavirus en el país se da en esta ciudad una fuerte protesta de trabajadores de la salud pública para reclamar por mejoras salariales y condiciones laborales.

La demanda también tuvo eco en los tribunales locales, donde presentaron una medida cautelar “a fin de proteger la salud y la vida de los trabajadores del Hospital Interzonal General de Agudos (HIGA) y personas (pacientes) que requieren atención” en ese establecimiento.

La expresión pública más contundente del malestar fue este acampe y retención de tareas que cumplieron durante esta mañana, con amplia participación del personal y adhesión desde otros gremios con o sin vinculación con la cuestión sanitaria.

Los trabajadores de este hospital público insisten en una mejora salarial, una recategorización del personal que también repercutiría de manera favorable en sus ingresos y además el cobro de un bono especial por la exigencia que representa esta demanda de servicios en alza que afrontan desde el inicio de la pandemia.

El abogado Julio Hikkilo formalizó este lunes el pedido de una “medida cautelar urgente”. “Nos encontramos con trabajadores de la salud extenuados a los que se les han suspendido las vacaciones y los francos desde el inicio de la pandemia y a algunos se les adeuda la licencia de 2019”, detalla al fundamentar el planteo.

“El desgaste y el agotamiento es generalizado”, dice en el escrito que además acompaña algunas publicaciones y comunicados que reflejan los reclamos de los trabajadores de la salud pública ante la enorme exigencia de servicio que deben asumir en tiempos de coronavirus.

Como agravantes para este escenario laboral destaca la escasez de recursos, ya sea nivel de insumos como de personal en distintas áreas vinculadas a enfermería, camilleros, mantenimiento y limpieza. “Hay una sobre exigencia que impacta sobre la calidad de atención”, dijeron.

La protesta se concentró esta mañana frente al HIGA, donde al edificio tradicional (que recibe los casos más graves de toda la región) se anexó un hospital modular que tuvo por finalidad concentrar la internación y esfuerzos para pacientes con Covid 19 en estado crítico.

Hubo bombos y redoblantes, pancartas y muchas quejas. “Con estos salarios que tenemos ahora ya no podemos seguir”, señaló Rocío Talma, enfermera y esta vez vocera de los planteos de los trabajadores de la distintas áreas.

Mediante un comunicado habían anticipado esta medida de fuerza ante pedidos que realizaron durante todo el año pasado. Apuntan a recomposición salarial que compense la inflación reconocida por el lndec; un bono de 10.000 pesos mientras dure la pandemia, recategorización, pase a planta permanente de trabajadores “precarizados” y compensación de las vacaciones y licencias no gozadas o postergadas por la demanda de trabajo.