Duhalde fue a la misa en Luján y volvió a pedir unidad: “Nos estamos peleando como perros y gatos”

El ex presidente estuvo en primera fila junto a Alberto Fernández en la misa del oficialismo en la basílica de Luján y se sumó a la polémica de la oposición que reclamó la “partidización” de un tradicional encuentro religioso.

Duhalde fue a la misa en Luján y volvió a pedir unidad: “Nos estamos peleando como perros y gatos”

 

El ex presidente Eduardo Duhalde estuvo en primera fila junto al presidente Alberto Fernández en la misa del oficialismo en la basílica de Luján. Y se sumó a la polémica que se generó desde la oposición, que reclamó la “partidización” de un tradicional encuentro religioso, y aseguró este lunes que la dirigencia política tiene que unirse en un diálogo.

“Me invitaron y yo no falto cuando se trata de unir, del diálogo a cualquier convocatoria, ahora más todavía porque necesitamos tratarnos como hermanos y nos estamos peleando como perros y gatos”, afirmó en diálogo con radio Diez.

En ese marco, el ex mandatario de la Nación volvió a referirse a la necesidad de unir a los argentinos y dejar las diferencias de lado, algo que viene pidiendo en sus últimas declaraciones.

El ataque a la vicepresidenta Cristina Kirchner fue motivo por el que se rezó en esta misa y lo que volvió a mostrar las diferencias con la oposición. En el acto sólo hubo dirigentes del oficialismo. Duhalde estuvo sentado en primera fila junto a Alberto Fernández en la celebración por la paz y en repudio al atentado la presidenta del Senado.

“El 80% de los argentinos quisieran que no haya más pelea, pero ese mismo 80% no cree que pueda suceder. Estamos acostumbrados a las peleas, qué diferencia hay cuando hace 20 años logramos generar un gobierno de unidad nacional único en Argentina, ¿qué diferencias hay? La pandemia ha hecho que tengamos la salud psíquica averiada, la gente esta nerviosa, se enoja por cualquier cosa, tenemos que superar esto”, reflexionó.

Asimismo, Duhalde pidió levantar el pie del acelerador y resolver los problemas generando un diálogo y terminando con las peleas que dividen a la sociedad.

Críticas de la oposición a la misa en Luján

Sin embargo, las declaraciones de Duhalde no surtieron efecto y desde Juntos por el Cambio ya salieron a cuestionar el acto religioso.

El jefe de Gobierno de la ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, cuestionó este lunes el “tono partidario” que tomó la celebración en Luján y señaló que haber “politizado una misa es un extremo”.

“Nos perdimos una oportunidad, la desperdició el propio Presidente, luego de que todos repudiamos de forma espontánea, era una oportunidad para el llamado a los argentinos, pero ya desde la primera declaración a la noche del echando culpa a la prensa, a la Justicia, la oposición, buscando culpables, se desaprovechó una oportunidad”, sostuvo en diálogo con Cadena 3.

El gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, sostuvo que los partidarios del oficialismo deben “admitir que los primeros cultores de odio fueron ellos”, a quienes les adjudicó la responsabilidad de crear “una de las grietas más complejas” en la historia argentina.

“Deben admitir que los primeros cultores de los discursos de odio fueron ellos. Realmente han creado unas de las grietas más complejas en la Argentina a partir del odio. La vicepresidenta no quiso entregarle los atributos de mando al presidente que la sucedía”, ejemplificó el titular del Comité Nacional de la UCR, haciendo referencia al pase de mando de Cristina Kirchner a Mauricio Macri en 2015. 

Por su parte, Andrés Larroque, una de las voces más cercanas a la vicepresidenta, adelantó que habrá más convocatorias como las del sábado y y acusó a la oposición de tener “segundas interpretaciones” para no asistir a la cita.

Left Menu Icon
Política & Economía