Diego Santilli reforzará la estrategia de campaña implementada en las PASO

Buscarán contrarrestar la ofensiva electoral del Gobierno en el territorio bonaerense. Todo será consensuado con Facundo Manes.

Diego Santilli reforzará la estrategia de campaña implementada en las PASO

 

¿Cómo hará Juntos para contrarrestar la fuerte ofensiva del gobierno nacional para intentar revertir la derrota en el territorio bonaerense? 

En el equipo de Diego Santilli hay confianza en repetir los resultados de las PASO y aún en mejorarlos, pero ninguno se relaja. Todo lo contrario. El postulante siguió con sus recorridas al día siguiente de haber ganado en la provincia de Buenos Aires: la semana pasada estuvo en Moron, Ituzaingó, San Fernando y Tigre. Desde el lunes visitó Quilmes, Avellaneda, La Matanza, Vicente López, Malvinas Argentinas y San Fernando. Hoy estará en Hurlingham y Escobar.

Nadie piensa en grandes cambios en la estrategia electoral porque resultó exitosa. Habrá más caminatas, contactos con los vecinos y presencia de referentes nacionales. Y la principal diferencia es que se sumará el radical Facundo Manes en el conurbano y, sobre todo, en el interior provincial en donde el neurocientífico se hizo fuerte gracias al aparato de la UCR.

Aun así, este fin de semana estarán terminadas las encuestas y los focus group que encargó Juntos tras las primarias y que servirán para hacer una sintonía fina a la campaña en función de lo que sienta el electorado. Luego, las decisiones serán consensuadas con el equipo de Manes.

Para un miembro del equipo de campaña santillista que habló con Infobae, “tenemos chances de crecer si logramos ir a buscar a la gente que históricamente acompañó a Juntos y que no votó en las PASO, consolidamos el interior de la Provincia, reforzamos el voto en las Primera y la Tercera Sección Electoral y captamos los 800 mil votos de otros candidatos que no superaron el piso del 1,5%, como Cynthia Hotton, Cinthia Fernández y Juan José Gómez Centurión”.

Por eso Santilli siguió en contacto con los vecinos y también con sus dirigentes afines. “No tenemos que relajarnos. La elección verdadera es la de noviembre. No bajemos los brazos”, arengó ayer a referentes de la agrupación La Territorial, alineada con María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta, durante un almuerzo que compartieron en San Fernando.

Entre quienes participaron y se deleitaron con el menú preparado por el ex chef Martiniano Molina, candidato a concejal de Quilmes que ganó las primarias, estaban el diputado provincial del PRO Alex Campbell y postulantes como Lucas Delfino, de Hurlingham; Alejandro Finocchiaro, de La Matanza; Segundo Cernadas, de Tigre; Agustina Ciarletta, de San Fernando, y Gastón Di Castelnuovo, de Ituzaingó. Todos hablaron como si no hubieran ganado las PASO.

No fue la única reunión que mantuvo Santilli en las últimas horas para analizar lo que pasó y, sobre todo, para evaluar cómo encararán la campaña electoral que comenzará formalmente el 1° de octubre. Un día antes había estado con Rodríguez Larreta y los intendentes Néstor Grindetti (Lanús), Julio Garro (La Plata), Manuel Passaglia (San Nicolás), Jorge Macri (Vicente López), Gustavo Posse (San Isidro), Guillermo Montenegro (General Pueyrredón), Ezequiel Galli (Olavarría), Héctor Gay (Bahía Blanca), Javier Martínez (Pergamino) y Pablo Petrecca (Junín).

Allí se habló del plan del gobierno nacional de enfocar sus esfuerzos políticos y económicos en la Primera y en la Tercera Sección Electoral, donde hay casi 9 millones de electores que pueden aportarle los votos que necesita el Frente de Todos para dejar atrás la debacle de las PASO.

Es lo mismo que comenzó a hacer Santilli desde el día siguiente a las primarias. “Sabíamos que el Gobierno iba a tomar esa decisión y por eso nos anticipamos para tratar de sostener la presencia y la agenda territorial de Diego en la Provincia”, aseguró uno de sus asesores.

El candidato de Juntos ganó por 37,7% a 33,1% en la Primera Sección Electoral (Campana, Escobar, General Las Heras, General Rodríguez, General San Martín, Hurlingham, Ituzaingó, José C. Paz, Luján, Malvinas Argentinas, Marcos Paz, Mercedes, Merlo, Moreno, Morón, Navarro, Pilar, San Fernando, San Isidro, San Miguel, Suipacha, Tigre, Tres de Febrero y Vicente López). Y perdió por 39,5% a 31% en la Tercera Sección Electoral (Almirante Brown, Avellaneda, Berazategui, Berisso, Brandsen, Cañuelas, Ensenada, Esteban Echeverría, Ezeiza, Florencio Varela, La Matanza, Lanús, Lobos, Lomas de Zamora, Magdalena, Presidente Perón, Punta Indio, Quilmes y San Vicente).

Esos se convertirán en los principales campos de batalla para las próximas elecciones. El Frente de Todos apuesta a mejorar el resultado en la Primera Sección y aumentar la ventaja en la Segunda. Luego de que el oficialismo atravesó cinco días de shock poselectoral, con la pelea de Alberto Fernández y Cristina Kirchner como un reality político en tiempo real, no fue casual lo que hizo el flamante jefe de Gabinete, Juan Manzur: hace 48 horas estuvo por la mañana con Alberto Fernández en un acto en José C. Paz y por la tarde en La Matanza con el ministro del Interior, Eduardo “Wado” de Pedro y el intendente del distrito, Fernando Espinoza.

Tampoco pareció azarosa la presencia del ministro de Desarrollo Territorial y Hábitat, Jorge Ferraresi, para otorgar créditos en tres municipios de la Primera Sección Electoral como Mercedes, Luján y General Rodríguez. Y en esta última comuna se repartieron 65 kits de electrodomésticos que la oposición calificó de “compra de votos” y denunció ante la Justicia.

En el santillismo creen que el reparto de “platita” puede ser contraproducente. “Poner tanto dinero en la calle es una bomba de tiempo. Cuanto más pongan y más brutales sean, la bomba va a estallar antes con una mayor inflación”, advirtió un estratega de Juntos.

Cerca de Santilli están en alerta porque la campaña que viene “será corta y también saldrá beneficiado el que se equivoque menos”. Según ese enfoque, la desafortunada frase de Gollán o la amenaza del intendente Mario Ishii a la prensa (“un día el pueblo se va a levantar contra los medios”) pueden asimilarse a la quema del ataúd por parte de Herminio Iglesias en 1983.

Sin embargo, en Juntos aseguran que no deben menospreciar la embestida oficial para ganar las elecciones. Será a todo o nada. Así como en el fútbol rige el principio de que “equipo que gana no se toca”, Santilli se mantendrá aferrado a la misma estrategia de campaña que lo convirtió en una de las revelaciones de las PASO y que tiene un eje: “Caminar, caminar y caminar”.