Tras los reclamos de la oposición, el Senado volverá a las sesiones presenciales

Los legisladores deberán estar vacunados con dos dosis y se realizará un test rápido de COVID-19 para ingresar al recinto. En Diputados rige el protocolo de “Funcionamiento Parlamentario con Recinto Protegido”.

 

La vicepresidenta Cristina Kirchner resolvió este jueves el regreso de las sesiones presenciales al Senado, modalidad que se espera que se implemente a partir de la semana próxima. La decisión llega luego de los avances en la Cámara de Diputados, donde los principales referentes de los distintos bloques mantuvieron reuniones desde hace algunos días para tratar de acordar un temario de consenso con los asuntos que se van a debatir cuando regrese la actividad parlamentaria.

Según informaron desde el bloque oficialista a Infobae, los senadores deberán estar vacunados con dos dosis y se realizará un test rápido de COVID-19 para ingresar al recinto. Hasta el momento, en la Cámara alta regía el decreto que establecía una nueva prórroga del sistema remoto por 60 días.

El presidente del bloque de Senadores del Frente de Todos, José Mayans, había adelantado un principio de acuerdo para realizar una sesión presencial pero con la modalidad mixta en el trabajo de comisiones.

Desde Juntos por el Cambio, Humberto Schiavoni había advertido que estaban “dadas las condiciones para volver a la presencialidad plena” y había adelantado que su espacio no estaba de acuerdo “con seguir haciendo sesiones remotas”. “Si la gente ya vuelve a las canchas y los trabajadores a sus lugares de trabajo, los senadores no pueden ser unos privilegiados y seguir sesionando de manera remota”, expresó.

Este miércoles, los senadores de la oposición se ausentaron a la comisión de Comunicaciones a modo de protesta y amenazaron con no participar de ningún debate más hasta que la Cámara alta no sesione con asistencia plena en el recinto. Se debió al Decreto Parlamentario 09/21 que había emitido la semana pasada Cristina Kirchner con el que renovaba la vigencia del protocolo de funcionamiento remoto de sesiones “por el plazo de 60 días, plazo que podrá ser prorrogado en tanto persista la situación sanitaria”.

En el decreto se establecía que a las sesiones podían asistir de modo presencial al recinto seis senadores por el bloque de mayoría, seis por la primera minoría, dos por la segunda minoría y uno por los demás bloques, algo que fue rechazado por los legisladores de la oposición, quienes reclamaban un nuevo protocolo.

En Diputados, el 24 de septiembre pasado se aprobó el protocolo de “Funcionamiento Parlamentario con Recinto Protegido”. Entre los considerandos de la Resolución firmada por Sergio Massa, se señaló que esta medida se tomaba “en virtud del actual descenso sostenido en el número de casos y en el número de camas ocupadas y la situación de coberturas de vacunación”.

A partir de ese momento, se estableció que el recinto podía volver a la actividad con el total de los miembros que componen presentes. Es decir, con los 257 diputados sentados en sus respectivas bancas.

De esta manera, los legisladores nacionales podrán estar presentes en todas las sesiones que sean convocadas respetando las medidas de prevención establecidas por las autoridades sanitarias y siempre que posean resultado negativo de Covid-19.

Para esto, el nuevo reglamento marca que la constatación se realizará con un test de PCR por hisopado nasofaríngeo o por saliva en las 72 horas previas al inicio de la sesión; con un test rápido antigénico en las 48 horas previas al inicio del encuentro. En ambos casos los legisladores se pueden hacer el test en donde decidan y lo tienen que enviar a la Presidencia de la Cámara.

En el caso de las sesiones especiales en las que deba participar alguna persona externa al cuerpo de legisladores, las autoridades de la Cámara dispondrán un dispositivo para el testeo y se deberá realizar el mismo en el ámbito del Congreso.