Senadora clave: cómo hizo el Frente de Todos para conseguir el quórum para tratar Bienes Personales

Un senador de Catamarca dio positivo en el testeo por COVID antes de la sesión. El oficialismo consiguió que una senadora que entró por una boleta de Cambiemos se siente.

Senadora clave: cómo hizo el Frente de Todos para conseguir el quórum para tratar Bienes Personales

 

El resultado de Covid positivo del senador del Frente de Todos, Guillermo Andrada – minutos antes del inicio de la sesión- puso en alerta al oficialismo en su primera sesión sin quórum propio. Pero cuando el reloj marcó las 15.37 la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner ingresó al recinto. “Con 37 señores senadores y senadoras se da inicio a la sesión del día de la fecha”, afirmó. Sobre el filo había entrado la legisladora que le dio la llave al oficialismo: la riojana María Clara del Valle Vega, quien entró al Congreso por una boleta de Cambiemos pero se mantiene en un monobloque.

Los dirigentes de Juntos por el Cambio, que ya habían dado por caída la sesión, conversaban en el pasillo cuando escucharon el himno con el que se inician las sesiones y corrieron a la tele más cercana para cerciorarse. Rápido, reglamento en mano, resolvieron pedir la nulidad de la sesión. Aseguran que ya se había cumplido la media hora de tolerancia que fija la norma. La sesión estaba convocada para las 15.

“El oficialismo no consiguió quórum en el tiempo reglamentario. La ley que se va a tratar tiene vicios de nulidad”, planteó el presidente del Interbloque, Alfredo Cornejo. “Es trucha y no vamos a convalidarla. Si se sanciona la ley seguramente nos vamos a presentar a la Justicia”, agregó el radical Luis Naidenoff.

El jefe del bloque del Frente de Todos lo negó y señaló que la demora para identificarse en las bancas. “Nosotros iniciamos antes pero sabemos cómo es el tema del registro, obviamente a veces están las dificultades que se crean por el tema de las huellas”, aseguró y pidió votar una moción para ratificar la voluntad de sesionar. 

Como había contado Clarín, el oficialismo llegó a la sesión con los números justos. Tras la última elección, Juntos por el Cambio escaló a 33 senadores propios y el bloque del Frente de Todos pasó de tener 41 legisladores a 35, dos menos de los 37 necesarios para habilitar la sesión y aprobar cualquier proyecto con mayoría simple. 

Por eso, si bien tenía garantizados los dos apoyos restantes -el  del rionegrino Alberto Weretilneck y de la misionera Magdalena Solari Quintana- necesitaba asistencia perfecta de los suyos.

Ese último punto falló cuando al catamarqueño Guillermo Andrada, del FdT -que justo cumple años este miércoles- dio positivo de Covid.

Rápidamente, el oficialismo encendió la maquinaria para buscar el apoyo que les faltaba. La cordobesa Alejandra Vigo, que responde al gobernador Juan Schiaretti -el único mandatario peronista no alineado al kirchnerismo- había adelantado que votaba en contra del proyecto modificado en Diputados, pero no se había referido al quórum.

Ante la catarata de consultas que recibió en cuestión de minutos, debió hacer la aclaración, minutos antes de la sesión: “El oficialismo es quien debe garantizar el quórum. En el caso de que el oficialismo logre el quórum, recién allí bajaré para debatir y anticipo que mi voto será negativo”, aseguró.

Al oficialismo solo le quedaba una carta: la riojana Vega, que terminó bajando al recinto a último momento. “No sabemos qué pasó, pero hasta 3 minutos antes nos decía que no iba a bajar”, aseguran en Juntos por el Cambio.

“Limitar nuestra labor a dar o no quórum es un acto de cobardía y no resuelve la cuestión de fondo. No olvidemos que Juntos por el Cambio fue el espacio que instaló el tema en agenda y ahora busca diluirlo”, declaró Vega para explicar su postura.

La riojana llegó a la Cámara Alta en 2019, en reemplazo de la radical Inés Brizuela y Doria que asumió como intendenta de la Ciudad de La Rioja.

Si bien ingresó por la boleta de Cambiemos de ese año, por su origen peronista, no se integró al interbloque de Juntos por el Cambio, sino que mantuvo un monobloque bajo la órbita del Interbloque Federal del que también formaban parte otros aliados: el salteño Juan Carlos Romero y la neuquina Lucila Crexell.

Pero este año, ambos se terminaron sumando al interbloque de JxC y Clara Vega, aunque conversó hasta último momento, no se integró y mantuvo su monobloque.

La decisión tiene que ver con la interna riojana. En esa provincia, donde JxC no se conformó hubo una lista radical y otra del PRO con Julio Sahad, que era la que ella apoyaba. Pero Sahad se terminó bajando, aunque en la categoría de diputado provincial la de Felipe Alvarez siguió en pie con apoyo de Horacio Rodríguez Larreta. “Está enojada con Horacio y con Patricia Bullrich por igual”, reconocen en el PRO.

Left Menu Icon
Política & Economía