Se retomó el debate del presupuesto y el oficialismo se juega a todo o nada

Hubo una reunión entre Massa y los jefes de la oposición. No se informó un acuerdo pero la sesión se reanudó y habría votación en la madrugada.

Se retomó el debate del presupuesto y el oficialismo se juega a todo o nada

 

La Cámara de Diputados retomó a las 18 horas el debate del presupuesto 2022, luego de un cuatro intermedio para que Sergio Massa y Máximo Kirchner recibieran a los jefes de la oposición en busca de un acuerdo para llegar a una mayoría que hasta ahora no aparece.

Como explicó LPO, si no se llega a los 129 necesarios para aprobar una ley el Frente de Todos está dispuesto a dejar caer la ley y obligar a Alberto Fernández a prorrogar el presupuesto actual y engrosar partidas a gusto. Ya ocurrió en 2010 y en 2020.

Fuentes de los distintos bloques opositores confirmaron a LPO que en la reunión no hubo acuerdo y por lo tanto el Frente de Todos no tendría los votos. En el oficialismo son más cautos y hablan de una negociación abierta hasta al amanecer con final abierto. 

Confían en ausencias o abstenciones oportunas aunque los artículos impositivos requieren 129 votos sin importar cuántos diputados estén sentados. Y por ahora ese número no está. 

“Hicimos modificaciones que pidieron ellos y no lo quieren votar. No tiene ningún sentido estirar el debate una semana más”, señalan. Apuntan a fondos de universidades y obras públicas en provincias y municipios gobernados por Juntos. 

En la reunión, Massa ofreció que si la inflación es más al 33% prevista y la recaudación sube, se reparta por leyes y no por decretos. Para la oposición fue poco y nada.

Reclaman eliminar los artículos que sostienen facultades especiales para sostener las retenciones a las exportaciones o gravar bienes personales por fondos al exterior. 

Los radicales de Evolución quieren más precisiones sobre los 180 mil millones incorporados en las modificaciones de ayer y eliminar el artículo 102, que le permite al Gobierno prorrogar facultades para subir impuestos. 

Los cambios son tan sustanciales que no pueden resolverse en el día y obligarían a posponer el debate una semana, una opción descartada en el Frente de Todos. “No hay estabilización posible si no hay una recuperación de la actividad económica. Si fuera posible, sería a costa de un elevadísimo costo social”, sostuvo Carlos Heller, presidente de la Comisión de Presupuesto y encargado de defenderlo al reinicio del debate.

Left Menu Icon
Política & Economía