Se define la sucesión de Losardo en el Ministerio de Justicia: más nombres y una decisión inminente

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, dijo que Alberto Fernández lo anunciará “en las próximas horas”. Reconoció a la jurista feminista Marisa Herrera como una de las candidatas. Y aclaró que el que define “es el Presidente”

Se define la sucesión de Losardo en el Ministerio de Justicia: más nombres y una decisión inminente

El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, afirmó que el presidente Alberto Fernández decidirá en las próximas horas el o la reemplazante de Marcela Losardo al frente del Ministerio de Justicia y aseveró que el primer mandatario “es el que define quiénes son sus colaboradores y con quiénes quiere llevar adelante las reformas”.

Tras una semana de rumores y la confirmación, el lunes, de boca de Alberto Fernández de la renuncia de Losardo, Cafiero aseguró que el primer mandatario “va a terminar de definir en las próximas horas” quién será la persona que la sucederá, aunque aclaró que el organismo “no está acéfalo”.

”Esto no es demorar; Marcela toma una decisión porque ella sentía que viene otra etapa que amerita otras discusiones. Por ejemplo la reforma judicial la dejó planteada y, por ejemplo, la reforma del fuero federal tiene media sanción”, destacó el jefe de Gabinete.

Para Cafiero, Losardo ”deja esas bases de un trabajo y entiende que se exige ahora otro perfil y definiciones que exceden a ella. Libera al Presidente y deja ese cargo” y, con respecto al nombre de la persona que la reemplazará, rehusó dar precisiones, aunque consultado específicamente por la abogada Marisa Herrera, mencionada en los corrillos políticos, la calificó como “una gran jurista que colaboró” en el Consejo Consultivo para la reforma judicial.

 

Danza de nombre

Así, un nuevo nombre se suma a la lista de posibles reemplazos, que integraban los diputados Martín Soria y Ramiro Gutiérrez, el viceministro Juan Martín Menna, entre otros. Fuentes oficiales de Casa Rosada habían reconocido por la tarde que Herrera -una investigadora del Conicet, abogada feminista y jurista cercana al kirchnerismo- era una de las candidatas, pero evitaron dar definiciones.

Especialista en derecho de familia, Marisa Herrera es una de las personalidades convocadas por Alberto Fernández, el año pasado, para formar parte del reducido grupo de juristas que integraron el “Consejo Consultivo para el fortalecimiento del Poder Judicial y el Ministerio Público”. Creada por el primer mandatario, la comisión fue creada para emitir recomendaciones e informes que sirvieran como insumos para reformar la Justicia.

De hecho, la abogada -hermana de la destacada bailarina Paloma Herrera- es una de las autoras, junto al constitucionalista Andrés Gil Domínguez, del artículo en el que se inspiró Alberto Fernández para anunciar la creación de un “Tribunal Federal de Garantías” para revisar sentencias arbitrarias de los tribunales superiores.

El Presidente reveló que impulsaría la nueva instancia judicial durante su polémico discurso de la Asamblea Legislativa, hace dos semanas, cuando se mostró alineado con el kirchnerismo y provocó escozor en los sectores moderados de la coalición oficialista. El Tribunal de Garantías es resistido por un sector de la Justicia que considera que le restaría poder de decisión a la Corte Suprema.

Además, Herrera participó de la redacción del proyecto de aborto legal que impulsó el Gobierno el año pasado y participó de los debates en el Congreso.

 

La última palabra

Cafiero insistió con que es el Presidente el que “define quiénes son sus colaboradores y con quiénes quiere llevar adelante las reformas”, al rechazar posibles influencias de otros sectores internos del peronismo para elegir a los colaboradores, principalmente los encolumnados detrás de Cristina Kirchner.

De todos modos, el jefe de Gabinete rescató la cohesión del oficialismo al decir que “es un Gobierno complementario”, pero alertó que “hay una mirada muy formateada como parte de la campaña de Juntos por el Cambio de que ‘uno manejaba y el otro era un títere’”, al descartar divisiones entre Fernández y la vicepresidenta Cristina Kirchner.