Plaza de Mayo fue el epicentro de las protestas de organizaciones sociales y piqueteros

Unidad Piquetera y la Unión de Trabajadores de la Economía Popular hicieron oír sus demandas como “la defensa del salario y el trabajo genuino”, el “salario básico universal” y el rechazo a la “criminalización de la protesta social”.

Plaza de Mayo fue el epicentro de las protestas de organizaciones sociales y piqueteros

 

Organizaciones sociales y agrupaciones piqueteras de izquierda realizaron este jueves una jornada de protestas, que tuvo su epicentro en el Obelisco porteño y en Plaza de Mayo, donde reivindicaron sus banderas “en defensa del salario y el trabajo genuino” y en rechazo a la “criminalización de la protesta social”, entre otras demandas.

La actividad se inició por la mañana en la zona de Tribunales, donde referentes de Unidad Piquetera (UP) junto con dirigentes de la Unión de Trabajadores de la Economía Popular (UTEP) ofrecieron una conferencia de prensa para denunciar “la criminalización de la protesta social” y una serie de “persecuciones” contra organizaciones sociales.

“Estamos denunciando más de 50 allanamientos que se realizaron contra sedes de las organizaciones sociales en distintos barrios populares del país. Quieren criminalizar la protesta y nuestras posturas en contra del ajuste”, señaló en diálogo con Télam el referente del Polo Obrero Eduardo Belliboni.

Además de esta actividad, militantes de la UP se concentraron en simultáneo en diversos puntos de la ciudad: frente al Ministerio de Trabajo y al de Desarrollo Social y desde allí marcharon luego hacia Plaza de Mayo.

En las últimas semanas, los piqueteros vienen reclamando una reunión con la ministra de Economía, Silvina Batakis, y el pago de un bono “de $20 mil a jubilados y jubiladas que cobran la mínima, a los monotributistas A y B y a los que cobran un Potenciar Trabajo”.

Por su parte, luego de la actividad en Tribunales, la UTEP, conformada por Barrios de Pie, la CCC y el Frente Popular Darío Santillán, entre otros, se movilizó y concentró en el Obelisco. “La de hoy es una nueva jornada de lucha”, escribió en su cuenta de Twitter Silvia Saravia, coordinadora nacional del Movimiento Barrios de Pie.

El Frente Popular Darío Santillán, la CTA-A y otras organizaciones sociales concretaron asambleas en el Obelisco y en otros 300 puntos del país “como continuidad de la jornada de lucha en reclamo de la implementación de un salario básico universal”.

También aprobaron “un pliego reivindicativo de siete leyes, que incluye el Salario Universal” y advirtieron que, en caso de no obtener respuesta de las autoridades, “continuarán las asambleas y las concentraciones la semana siguiente”.

“La clase trabajadora no puede garantizar la comida en sus casas. Necesitamos un salario básico universal para quienes están desprotegidos”, expresó Dina Sánchez, secretaria adjunta de UTEP. Recordó que los trabajadores de la economía popular “se pusieron al hombro la batalla contra el coronavirus y eso hizo que muchas compañeras perdieran la vida”, sin embargo, advirtió, “no hay respuestas para nuestro sector”.

A las movilizaciones de este jueves se sumó también la que hicieron los trabajadores nucleados en Vendedores Ambulantes Independientes de Once (VAIO, integrante del MTE en la UTEP), quienes se desplazaron desde Plaza Miserere hasta el Obelisco y realizaron un corte parcial sobre la avenida Rivadavia.

“Con la lucha ganamos el aguinaldo para el plan Potenciar Trabajo, 11.000 pesos para todos y todas las y los beneficiarios pero debemos seguir en las calles para lograr el Salario Básico Universal”, dijo a esta agencia Luzmery Villanueva, titular de VAIO.

Las columnas de las organizaciones confluyeron en varios tramos de la Avenida 9 de Julio con sus consignas de “trabajo genuino, aumento de los montos y cupos de los planes sociales, bolsones de alimentos, asistencia económica para familias de desocupados y jubilados y herramientas para beneficiarios del Potenciar Trabajo”. Las protestas también se replicaron en varias provincias, con movilizaciones y asambleas en puntos neurálgicos.

Por otra parte, con demandas similares a las de UP, el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), encabezado por Raúl Castells, realizó cortes parciales al tránsito en la rotonda del Puente La Noria que comunica con el sur del Gran Buenos Aires.

“Estamos reclamando la reapertura para los cupos del Plan Potenciar Trabajo y un bono de 11 mil pesos para todos los jubilados y jubiladas porque con la situación económica no pueden vivir así”, dijo Castells a Télam.

De igual manera, otro de los movimientos que marchó este jueves a Plaza de Mayo fue el Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) que, previamente, se concentró en Avenida de Mayo y 9 de Julio con consignas a favor de que “la crisis la paguen los ricos, antes que ajustar a los más pobres para pagar una deuda ilegítima con el FMI”.

En Córdoba y Río Negro

En Córdoba, Barrios de Pie, Libres del Sur, sectores de izquierda y la FOL se movilizaron por las principales arterias de la capital provincial en “rechazo al ajuste del FMI, por el salario universal y por la no criminalización de la lucha piquetera”.

También se pidió “aumento del salario mínimo vital y móvil por encima de la inflación” y se rechazaron desalojos en lugares como el barrio Chingolo.

De igual manera en Río Negro, el Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE) y el Frente Popular Darío Santillán marcharon por el Alto Valle de Río Negro, en reclamo del salario básico universal, mientras que la Unión Argentina de Trabajadores Rurales (UATRE) realizó un corte en la ruta provincial 22.

Left Menu Icon
Política & Economía