Los diputados y senadores claves para lograr las mayorias en las definiciones del congreso 2022

Responden a gobernadores de partidos provinciales, son liberales, de izquierda, o “terceras vías” con peso propio para fijar su postura.

Los diputados y senadores claves en las definiciones del congreso para este 2022

 

Mientras la convocatoria a sesiones extraordinarias sigue en veremos, al igual que el tratamiento de un posible acuerdo con el FMI, el Frente de Todos y Juntos por el Cambio protagonizan las disputas mediáticas. Sin embargo, desde el recambio legislativo, la llave del Congreso no la tienen ellos, sino un puñado minoritario de legisladores: son 23 diputados y 4 senadores quienes inclinan la balanza hacia un lado u otro de la grieta. Responden a gobernadores de partidos provinciales, son liberales, de izquierda, o “terceras vías” con peso propio para fijar su postura.

La situación quedó a la vista en las únicas dos sesiones que celebró la Cámara de Diputados con la nueva composición: en la primera, la oposición unida hizo caer el Presupuesto 2022 enviado por el Ejecutivo. En la segunda, el oficialismo consiguió aliados suficientes para aguarle la fiesta a JxC y aprobar –por un voto– el proyecto de Bienes Personales con las modificaciones que el Gobierno quería.

En el medio, es cierto, hubo una diputada con Covid y dos legisladores de vacaciones. Pero también fue determinante la postura de los cinco diputados del bloque de Provincias Unidas -que habían acompañado primero a la oposición pero después se inclinaron por el proyecto del FdT- y la decisión de la Izquierda, que pasó de abstenerse sobre el tema a acompañar la propuesta oficialista.

“El torneo está para cualquiera. Algunos partidos los ganarán ellos, otros nosotros. Lo cierto es que se terminó la escribanía”, analiza un opositor. “Será ley por ley”, coincide un oficialista.

En Diputados, el Frente de Todos tiene 118 legisladores y Juntos por el Cambio 116. En la pecera “del medio” las identidades son de lo más diversas.

El interbloque más grande es el Federal, conducido por el lavagnista Alejandro “Topo” Rodríguez, que tiene 8 legisladores: los dos socialistas santafesinos, Enrique Estévez y Mónica Fein; los tres cordobeses que responde al gobernador del PJ no kirchnerista, Juan Schiaretti; y los dirigentes bonaerenses con peso propio y raíz peronista, Graciela Camaño y Florencio Randazzo. Hasta ahora, mostraron una postura muy crítica con el Gobierno.

Le sigue el interbloque Provincias Unidas, compuesto por 5 legisladores de tres provincias diferentes -dos misioneros, dos rionegrinos y un neuquino- pero unidos por la particularidad de pertenecer a partidos provinciales gobernantes. 

Si bien sus gobernadores necesitan del gobierno nacional, y en función de eso, tejen alianzas en varios temas, también marcan diferencias en ocasiones. Algunos ya lo hicieron, por ejemplo, con la Ley Pandemia o la Reforma del Ministerio Público Fiscal. Un dato no menor es que en esas tres provincias, el Frente de Todos quedó tercero en la última elección.

La novedad son los cuatro liberales: José Luis Espert, Javier Milei, Carolina Píparo y Victoria Villarruel; y el crecimiento de la Izquierda, también con cuatro: Miryam Bregman, Nicolás del Caño, Romina del Plá y Alejandro Vilca.

Por último, el bloque SER tiene 2 integrantes: el sindicalista petrolero, Claudio Vidal, que enfrentó al kirchnerismo en Santa Cruz y el riojano Felipe Alvarez, de vínculos aceitados con Horacio Rodríguez Larreta. Pero en la elección de Bienes Personales, por ejemplo, mostraron diferencias: Vidal acompañó al FdT y Alvarez no.

En el Senado, el sector del medio es mucho más acotado. De los 72 senadores, el Frente de Todos quedó con 35 -antes de la elección tenía mayoría propia con 41- y Juntos por el Cambio se extendió a 33, después de sumar al salteño Juan Carlos Romero y la neuquina Lucila Crexell.

Por fuera solo quedaron 4. Por un lado, el rionegrino Alberto Weretilneck, la misionera Magdalena Solari Quintana y la cordobesa Alejandra Vigo. Los tres en monobloques propios replican la lógica de los bloques federales de Diputados, de actuar alineados a sus gobernadores.

Sin embargo, Weretilneck y Solari Quintana muestran un perfil más conciliador con el oficialismo, mientras que Vigo, esposa de Schiaretti, mantiene una postura más dura.

Por último, la riojana Clara del Valle Vega, quien fue la noticia en la última sesión tras haberle posibilitado el quórum al Frente de Todos, al borde de caída la sesión.

Vega fue candidata dentro de una boleta de JxC en 2017. Pero asumió en 2019 en reemplazo de la radical Inés Brizuela de Doria, después de una disputa judicial con la UCR por esa banca, que la dejó enemistada con el partido centenario. Por eso, siempre se mantuvo en un monobloque. En 2021 respaldó la candidatura de un candidato PRO, que después, con apoyo de Patricia Bullrich, se bajó para favorecer la boleta del radicalismo.

El “destrato” que asegura que sufrió por parte de esa coalición opositora la llevó a abrirse camino por su cuenta con consecuencias, por ahora, desconocidas.

Left Menu Icon
Política & Economía