Lo que dejó el importante encuentro de Juntos por el Cambio

El encuentro virtual duró casi dos horas y hubo 15 participantes. Larreta y Macri buscaron conciliar.

Lo que dejó el importante encuentro de Juntos por el Cambio

 

Un Zoom virtual de casi dos horas sirvió para apaciguar los estados de ánimo dentro de Juntos por el Cambio en medio de una semana de alta exposición en lo que tiene que ver con la interna de la oposición, recalentada especialmente a partir de las declaraciones de Gerardo Morales, que adjudicó al gobierno de Mauricio Macri haber contraído la deuda con el FMI.

Pero, aun en un marco de cordialidad y buen diálogo, hubo espacio para las chicanas y cuestionamientos de los diferentes actores opositores, casi todos con un blanco en común: Morales, el gobernador de Jujuy.

Según pudo reconstruir Clarín y coincidieron distintas fuentes, la reunión, que se extendió por una hora y 50 minutos, dejó dos puntos centrales a comunicar. Por un lado, el aval de la coalición a la convocatoria del ministro de Economía Martín Guzmán, que buscarán sea para el próximo lunes y, en lo posible, en el Congreso y no en Casa Rosada. Pero también, el pedido al Gobierno de que presente una carta de intención en la que brinde “detalles concretos” de cómo será el plan que se presentará ante el Fondo para el pago de la deuda.

En el comienzo, Morales explicó cuál era el estado de situación en torno a la convocatoria que habían recibido de parte de Guzmán para asistir a una reunión privada, con Rodríguez Larreta, el mendocino Rodolfo Suarez y el correntino Gustavo Valdés, en la que iba a informar los avances en la negociación con el FMI.

El también presidente de la UCR expuso los motivos por los que, creía, había que ir al encuentro con el Gobierno. Rodríguez Larreta, único de los líderes opositores que no mandó representantes a la reunión del miércoles en Casa Rosada, también habló y luego lo hizo el resto de los miembros de la mesa nacional, que fueron 15 en total, ya que a las autoridades de cada partido y a los gobernadores se sumaron Macri, como ex presidente, y los representantes parlamentarios de cada espacio.

El cruce Bullrich vs. Morales

Hubo coincidencia general en cuestionar los dichos de Morales. Patricia Bullrich, desde el PRO, fue de las más enérgicas en las críticas por darle a entender que declarando así “le hacés el juego a los medios“, pero el jujeño no se quedó atrás y le reprochó haber mandado a los “halcones” Waldo Wolff y Fernando Iglesias a criticarlo. “Mandás gente a que me putee por Twitter“, fue, detalle más, detalle menos, lo que le respondió Morales a Bullrich según fuentes allegadas a los dirigentes presentes en la reunión.

Pero las palabras de Morales tampoco cayeron bien en otros actores de peso del propio radicalismo. Su antecesor como titular de la UCR, Alfredo Cornejo, le había tirado por elevación el día previo por redes sociales al escribir que Guzmán “no puede pretender que todos formemos parte de su mentira”.

En la reunión de este jueves, Cornejo ratificó su pensamiento al plantear que, de alguna manera, con los dichos de Morales, se había caído nuevamente dentro de lo que él definió en Twitter como “el mismo relato K, que la deuda se originó en el gobierno de Cambiemos y que todos los males del país fueron producto de los únicos cuatro años de los últimos 18 años que no gobernaron”.

Morales, no obstante, hizo una especie de autocrítica. Dijo: “Me sacaron de contexto” y “en ningún momento quise ofender a nadie”. Eso sí: no se retractó puntualmente por haber dicho en una entrevista radial que “la deuda la contrajimos nosotros”, al punto que este jueves temprano, en otra entrevista radial recordó que “Macri nos avisó a los gobernadores cinco minutos antes” que iba a pedir un préstamo al FMI.

El enojo de Morales tuvo que ver con los cuestionamientos que recibió del ala más dura del PRO, los diputados Wolff e Iglesias. Por segundo día consecutivo, cerca suyo, dijeron, “ellos no están a la altura de Gerardo, que es un gobernador”. 

Como la cantidad de los presentes fue numerosa, se decidió que cada uno expusiera dos veces. Incluso el propio Macri lo hizo, aunque con mensajes que buscaron conciliar, al igual que Rodríguez Larreta. Poco antes de la cumbre de JxC, el PRO había organizado su propio Zoom, que duró de las 10 a las 11.

Quien, lejos de los tiempos de peleas con Morales, buscó darle otra mirada al encuentro fue Martín Lousteau. El senador nacional fue uno de los que propuso sacar la charla con Guzmán de la Casa Rosada y llevar la discusión al Congreso, tal como se terminó definiendo. La misma iniciativa promovieron desde la Coalición Cívica, representada por Maximiliano Ferraro, Maricel Etchecoin y Juan Manuel López, con el plus de que pidieron que se convoque también a una eventual exposición al resto de los bloques para que todos sean informados de cuál es el plan oficial respecto a las negociaciones con el FMI.

Para Lousteau, básicamente, el plan de Guzmán no es tal. El ex ministro de Economía cree que la situación del país es “grave” y que el planteo central que la oposición tiene que trasladarle a Guzmán es “cuál es el acuerdo al que se busca llegar con el Fondo, cuándo y, especialmente, si hay un Plan B en caso de que no se logre“.

El líder de Evolución cree que el Gobierno va camino a “estrellar” la economía y que el acuerdo con el FMI difícilmente se vaya a cerrar. Sus palabras, coincidieron muchos de los presentes en off, fueron de las más valoradas.

Left Menu Icon
Política & Economía