La jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo indagan al hombre que intento matar a Cristina Kirchner

Los funcionarios judiciales a cargo de la investigación se trasladaron a la dependencia policial donde está detenido Fernando Sabag Montiel para tomarle declaración indagatoria.

La jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo indagan al hombre que intento matar a Cristina Kirchner

 

Finalmente, Fernando Sabag Montiel, el hombre de nacionalidad brasileña que intentó asesinar a Cristina Kirchner en la puerta del departamento de la Vicepresidenta, declarará hoy ante la Justicia por lo ocurrido en Recoleta. Por cuestiones de seguridad, el acusado no fue trasladado a Comodoro Py y, por eso, la jueza María Eugenia Capuchetti y el fiscal Carlos Rívolo, a cargo de la investigación, fueron hasta la dependencia policial sobre la calle Cavia en donde está alojado Montiel.

Según pudo saber Infobae, los funcionarios judiciales que le toman declaración decidieron hacerlo hoy luego de que los tests psicológicos concluyeran que Montiel estaba en condiciones de hablar frente a la Justicia ya que, según estas pericias, el joven “está ubicado en tiempo y espacio”, por lo que su defensa no podría alegar que es inimputable.

En Villa del Parque, el barrio donde vivía sobre la calle Terrada, lo conocían como “Tedi”. Su madre, Viviana, que se dedicaba a vender ropa, falleció en 2017, a causa de problemas respiratorios.

Fernando Andrés Sabag Montiel, el hombre que intentó matar a Cristina KirchnerFernando Andrés Sabag Montiel, el hombre que intentó matar a Cristina Kirchner

 

Diez años atrás -cuentan quienes lo conocieron- el hombre que este jueves 1 de septiembre intentó matar a Cristina Kirchner frecuentaba el circuito de bandas death metal. Una de sus costumbres, era proponer negocios que eran “un delirio”, o esperar a músicos famosos a la salida de hoteles.

En marzo de este año, posteó un video donde intentaba una selfie con Taylor Hawkins, baterista de Foo Fighters, una semana antes de su muerte. “Vídeo con Taylor Hawkings de Foo Fighters una semana antes de morir, me siento la parca muy fuerte conocer a alguien antes de su muerte”, posteó en Instagram.

A fines de agosto, “Tedi” tuvo sus cinco minutos de polémica en Crónica TV. Acompañaba a una joven que decía ser su novia, mientras vendía algodones de azúcar. La joven decía que ya no cobraba planes sociales, que no estaba a favor, porque era “fomentar la vagancia”. En Facebook, en su muro, relató sus enfrentamientos con “las mafias de coperos peruanos”, vendedores de algodón de azúcar sumamente territoriales. Habló de sus peleas a golpe de puño con ellos.

La jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo indagan al hombre que atacó a Cristina Kirchner (Foto: Luciano Gonzalez)La jueza Capuchetti y el fiscal Rívolo indagan al hombre que atacó a Cristina Kirchner (Foto: Luciano Gonzalez)

 

“La plata no se hace mágicamente, sino laburando”, dijo. “No avalamos la discriminación y justificamos a los extranjeros que trabajan se levantan temprano para atender una verdulería y por eso tiene 4×4 y camionetas porque trabajan y se lo merecen pero no estamos de acuerdo con gente que viene de afuera a ocupar una villa y vivir gratis y a vivir de planes sin trabajar y venden droga, habría que extraditarlos”, completó luego.

“Tedi” nunca tuvo un trabajo en blanco. “Hacía tramoyas”, recuerda un viejo contacto suyo, sin saber definir los ingresos de Sabag Montiel. En los últimos tiempos, se había mudado a un monoambiente que alquilaba en San Martín, sobre la calle Uriburu. Tenía una excelente relación con el propietario, sin conflictos. Según vecinos, “Tedi” era dueño de tres taxis que trabajaban en la Ciudad.

El destino inmediato de Sabag Montiel queda por definirse, con estudios de abogados que tocan el timbre en su domicilio de Villa del Parque en busca de representarlo y una causa a cargo de la jueza federal María Eugenia Capuchetti. Tras su detención, fue trasladado a una celda de la dependencia de la calle Cavia de la PFAEl arma que llevó a Juncal y Uruguay, con la que le gatilló a Cristina Fernández de Kirchner en la cara, una pistola Bersa calibre .380 con el número parcialmente limado, es otro punto en la historia.

Left Menu Icon
Política & Economía