Fernández rechazó la exigencia de la oposición de forzar la renuncia de Aníbal Fernández por el caso Nik

El Presidente cree que con las disculpas del ministro de Seguridad es suficiente para dar por cerrado el tema, pese a la presión de Juntos por el Cambio de remover al funcionario que asumió hace menos de un mes, luego de la crisis política post PASO

Fernández rechazó la exigencia de la oposición de forzar la renuncia de Aníbal Fernández por el caso Nik

 

Alberto Fernández rechazó la exigencia de la oposición de forzar la renuncia del ministro de Seguridad, Aníbal Fernández, tras la polémica generada por un tuit contra con el dibujante Nik en el que hizo alusión al colegio donde van sus hijas. El Presidente busca dar por cerrado el tema cuanto antes y tratar de que no se profundice el rechazo hacia el Frente de Todos en las elecciones de noviembre.

El cruce en Twitter entre el funcionario del Gabinete Nacional y el artista, que se había expresado con críticas hacia el Gobierno, derivó en el “repudio enérgico” de parte de Juntos por el Cambio que con una serie de comunicados y declaraciones públicas presionó para que el máximo responsable de la seguridad en Argentina dé un paso al costado a menos de un mes de haber asumido en reemplazo de Sabina Frederic, tras la crisis política que se desató en el Poder Ejecutivo por la derrota en las PASO.

“Exigimos al Gobierno Nacional que se exprese sobre lo ocurrido y que garantice que los miembros de su gabinete cumplan con los deberes de funcionarios públicos que les fueron asignados. El ministro de Seguridad debería pedir verdaderas disculpas sobre lo sucedido y poner su renuncia a disposición del señor Presidente de la Nación para que sea él quien tome la decisión de sostener en el cargo a funcionarios que no son capaces de hacerle honor a sus responsabilidades”, afirmó la mesa nacional de JxC en defensa del dibujante Cristian Dzwonik quien había expresado críticas a las medidas anunciadas por el gobierno nacional para recuperar el terreno electoral perdido.

Para la coalición opositora, Aníbal Fernández “instala miedo” con “este tipo de conductas con fines intimidatorios” que “buscan mantener a los ciudadanos callados”. “Los funcionarios del Gobierno Nacional siguen creyendo que pueden actuar con total impunidad, de manera avasallante y abusando de su poder”, concluyeron. En la misma sintonía este lunes el bloque de diputados de Juntos por el Cambio consideró que el responsable de la seguridad “no está a la altura del cargo para el fue recientemente designado” y que debería poner a disposición de Alberto Fernández “su renuncia indeclinable”.

Los legisladores del principal espacio opositor reclamaron además que el Gobierno se pronuncie sobre el caso. “Frente a un hecho de tamaña gravedad” consideraron que “el silencio del oficialismo es aún más preocupante”.

Pese a las presión de JxC, Aníbal Fernández no pondrá su dimisión a disposición y el Presidente tampoco se la pedirá. El primer mandatario cree que la disculpa que ensayó en redes sociales el ministro aclarando sus dichos es más que suficiente. Para el jefe de Estado el tema está terminado. Sin embargo, en Casa Rosada asumen que los tuits del titular de la cartera de Seguridad pueden tener impacto electoral porque apuntan a un sector que votó en contra del oficialismo o que se encuentra desencantado con el Gobierno pero que aún evalúan la posibilidad de votar al Frente de Todos el 14 de noviembre. Reconocen que este tipo de polémicas no ayudan y consideran que podría afectar negativamente en el denominado voto blando, en el votante indeciso al que busca convencer el Gobierno luego de la derrota en las Primarias.

La estrategia en el oficialismo en principio es no hacer comentarios. Al final la última palabra la tienen Alberto Fernández o Juan Manzur, los jefes directos de Aníbal Fernández. La línea oficial por estas horas es: “Él ya aclaró lo que quiso decir”.