En sus primeras definiciones Soria cargó contra el lawfare y las operaciones judiciales

“Conmigo no van a contar para recibir a escondidas jueces y fiscales y es un desafío enorme transformar el desastre que hicieron en el gobierno de Mauricio Macri con el Poder Judicial”, dijo el diputado elegido para reemplazar a Marcela Losardo.

"El Presidente me honró con la propuesta para sumarme a su equipo como ministro de Justicia de la Nación. Por supuesto que acepté este desafío".

El diputado nacional Martín Soria, designado ministro de Justicia, expresó este martes su voluntad de “terminar con el ‘lawfare'” y “desarmar la mesa judicial que funcionaba en el despacho de Mauricio Macri”, en sus primeras declaraciones periodísticas tras haber sido elegido por el presidente Alberto Fernández en reemplazo de Marcela Losardo.

“Conmigo no van a contar para recibir a escondidas a jueces y fiscales”, dijo Soria en declaraciones en Radio 10, en las que agregó: “Tenemos una Corte que fue complaciente cuando algunos camaristas tiraron todo lo que aprendimos en la facultad por la ventana”.

La designación de Soria fue comunicada en la noche del lunes por el Presidente,en una entrevista televisiva en la cual explicó que el designado ministro “tiene que tomarse el tiempo de renunciar como diputado y que le acepten la renuncia”, antes de continuar con el proceso para su asunción.

Soria es un dirigente del peronismo rionegrino, fue dos veces intendente de General Roca y en el último tiempo profundizó sus denuncias contra el funcionamiento del Poder Judicial.

Con el objetivo de analizar los lineamientos que propone el presidente Alberto Fernández para el área de Justicia, Soria fue recibido por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero.

Cafiero y Soria se reunieron en el despacho del jefe de Gabinete en Casa Rosada, con el objetivo de impulsar la “transparencia” del Poder Judicial y la búsqueda de una “mayor eficiencia y celeridad” en la resolución de los casos, informaron a Télam fuentes oficiales.

“Una de las aspiraciones es terminar con el ‘lawfare’, con las operaciones judiciales”, adelantó Soria y recordó que se trata de un objetivo señalado por el Presidente “desde que asumió” como jefe de Estado.

Soria reiteró que el mandatario insistió en el concepto del ‘lawfare’ “al abrir el período de sesiones ordinarias” del Congreso, el 1 de marzo pasado, e hizo propias las palabras en las que Fernández resaltó que “hay jueces que no pagan ganancias o se jubilan cuando quieren y hacen lobby entre ellos para mantenerse en los cargos”.

Respecto de la mesa judicial, Soria dijo: “Conmigo no van a contar para recibir a escondidas jueces y fiscales”.

“Es un desafío enorme transformar el desastre que hicieron en el gobierno de Mauricio Macri con el Poder Judicial”, completó el designado ministro.

Aclaró, sin embargo, que “no todos los jueces y fiscales se prestaron a ese juego perverso de sentarse a escondidas en el despacho de Macri” y lamentó que “algunos se pasaron y se olvidaron del servicio elemental del servicio de justicia que tienen que cumplir”.

En la misma línea, Soria afirmó que “los que se sentaban con Macri dicen ahora que el Gobierno los va a perseguir” y apuntó: “Nosotros no vamos a usar las mismas herramientas ni artilugios que hizo el macrismo”.

“La impunidad es el caballito de batalla de ellos (la oposición) pero acá no existe la más mínima posibilidad de cambiar jueces”, dijo Soria, y en particular, sobre las causas que pesan sobre la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner, sumó que “conociéndola, es lo que menos quiere, ya que como querría cualquier ciudadano, quiere que sea la propia justicia la que determine que no hizo nada”.

En tanto, consultado sobre si deberían tenerle miedo quienes participaron del lawfare, respondió: “Si hay algo que no corresponde, hay que mostrarlo, y si me tienen miedo por eso, será cuestión de ellos”.

“Yo voy a hacer lo que corresponde y lo que marca la ley”, completó Soria.

Sobre la Corte Suprema de Justicia, dijo que “sin duda es la cabeza” del Poder Judicial y consideró que la relación del ministerio con los tribunales de Comodoro Py “debe ser institucional y transparente”.

En tanto, consultado respecto a las declaraciones del fiscal Carlos Stornelli, que amenazó al presidente Fernández durante una entrevista televisiva, Soria afirmó: “Sonó raro y feo, y eso habla de la estructura corporativa”.

“Cuando él deje de ser Presidente, algún día vamos a tener una charla de hombre a hombre, para hablar todas estas cuestiones y reflexionar sobre la República y la división de poderes”, había advertido Stornelli por televisión.

Por otra parte, Soria precisó que si un funcionario -en su caso él como próximo ministro- “no hizo nada malo, no le tiene que temblar el pulso para corregir lo que está mal”, al tiempo que lamentó que “desde que empezó a sonar” su nombre vio “perversidades periodísticas en los medios”.

Sobre el Ministerio Público Fiscal, dijo que “desde el primer día incluso la exministra Losardo ha trabajado para cambiar esto de tener un procurador general interino atornillado a un sillón” -en referencia a Eduardo Casal-, pero asumió que “la oposición no parece dispuesta a dar el debate para la modificación del Poder Judicial”, en alusión al proyecto de reforma de la Ley Orgánica.

Entre los temas pendientes relacionados con la Justicia, Soria citó “la implementación del Código Procesal” en todo el país y “la deuda con el género”.

Durante la madrugada del martes el diputado y designado ministro había adelantado en Twitter que trabajará para que los servicios de justicia sean “más eficientes, inclusivos e igualitarios” y para “avanzar en una transformación conceptual que ubique a la justicia de cara a los ciudadanos”.

También posteó el tramo de las declaraciones del Presidente en la que anunció su designación.