“Nada es más importante que la salud y la educación de los argentinos”

Afirmó el presidente Alberto Fernández al realizar desde la residencia de Olivos el discurso de cierre de la 102 Asamblea del Consejo Federal de Educación (CFE).

El Gobierno confía materializar el control de la inflación y la suba del salario real

Durante la reunión entre todos los ministros de Educación del país se trabajó en el proceso de retorno a las clases presenciales en toda la Argentina según la situación epidemiológica de cada región y bajo condiciones de seguridad sanitaria que garanticen el cuidado de la salud de la comunidad educativa y la implementación de los protocolos aprobados.

Volver a clase esta vez no tiene las características de un día de marzo cualquiera, es volver a clase llenos de cuidados, preservando la distancia y la cercanía de docentes y alumnos, y priorizando a la salud de los docentes, a quienes debemos ayudar en su vacunación lo antes posible”, afirmó el Presidente.

El mandatario remarcó: “Nada es más importante para nosotros que la salud y la educación de los argentinos, porque sin salud no hay presente y sin educación no hay futuro”. Y explicó que “la riqueza de las sociedades hoy en día no se mide por las riquezas naturales que un país tenga sino por la inteligencia que se logra desarrollar”.

“Una sociedad que retrasa su calidad educativa, es una sociedad que, en estos tiempos, poco a poco, se va quedando al margen del mundo y una sociedad que desarrolla la inteligencia a través de la educación es una sociedad que tiene una posibilidad de avanzar a pasos agigantados”, apuntó el mandatario y agregó: “La educación de nuestros chicos es el futuro de ellos, es el futuro de nuestra patria”.

“Es una jornada muy importante porque estamos finalizando el proceso de un regreso a una presencialidad cuidada”, afirmó, por su parte, Trotta. El titular de la cartera educativa precisó que al cabo del encuentro se repasaron “los protocolos para una presencialidad responsable”, como así también las “resoluciones que clarifican la necesidad de un diálogo con las familias para que toda la comunidad tenga claro cómo van a ser los procesos”.

“Nuestra responsabilidad es luchar para la mayor centralidad de la agenda educativa en cada uno de los gobiernos, por cuidar la escuela y lograr que los presupuestos educativos no solo no sufran recortes, sino que crezcan año tras año”, afirmó el funcionario nacional.

El CFE ratificó que las clases iniciarán en todos los niveles obligatorios y modalidades en las fechas fijadas en el calendario escolar de cada jurisdicción bajo cualquiera de las formas de escolarización, sea ésta presencial, no presencial, o combinada.

Sin embargo se planteó la necesidad de priorizar la actividad escolar presencial por sobre otras formas en todos los niveles y modalidades de la educación obligatoria cuando un distrito cuente con la situación sanitaria de “distanciamiento social, preventivo y obligatorio”.

Se establecieron, además, prioridades en los grupos de estudiantes para el regreso presencial a las aulas, como por ejemplo, la sala de 5 años del nivel inicial, y el primer y el último año del nivel primario y del nivel secundario en todas sus modalidades y orientaciones.

También estarán primeros en la lista las poblaciones escolares que no hayan podido mantener su continuidad pedagógica en 2020, y los niños y niñas con discapacidad que no forman parte de los grupos de riesgo.

En cuanto al personal docente y no docente, serán dispensados de asistir a los establecimientos de manera presencial quienes formen parte del grupo de riesgo hasta tanto no estén vacunados.

El encuentro reunió a las ministras y los ministros de Educación de las 23 provincias y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y los representantes del Consejo de Universidades que conforman el Consejo Federal de Educación. Participaron también representantes de los sindicatos nacionales docentes, de Unicef y de Naciones Unidas.