Córdoba: Los restos de poda que antes se enterraban, ahora se transforman y reutilizan

Se convierten en chip (pequeños trozos de madera o astillas), que luego son utilizados para mantener la humedad en canteros, protección de raíces, proyectos de emprendedores, decoración y compost.

Córdoba: Los restos de poda que antes se enterraban, ahora se transforman y reutilizan

 

Bajo el nuevo paradigma de economía circular, promovido por la gestión del intendente Martín Llaryora, la Municipalidad de Córdoba trabaja en la conversión de los desechos de poda en pequeños trozos de árboles, chipeo, que son utilizados como materia prima para diversos proyectos.

Años atrás estos subproductos provenientes de podas y desmalezamiento se los consideraba como excedentes o basura.

Por lo cual, los vecinos se deshacían de los mismos arrojándolos en cualquier terreno baldío y si llegaban al predio de Piedra Blanca eran enterrados.

De este modo, y como parte de esta nueva forma de economía no lineal que lleva a cabo la actual gestión, los restos de poda ya sean particulares como de reparticiones municipales son recolectados y/o trasladados a los diversos puntos de chipeos dispuestos en la ciudad.

Estos puntos se encuentran en el CTR Rancagua, en el Polo 52, en el predio de tratamiento y disposición final de residuos sólidos urbanos de Piedra Blanca, ubicado en la zona sur de la ciudad, y dentro del ente Biocordoba (ex zoológico). En estos lugares, cada máquina chipeadora se encarga de triturar las ramas y troncos, convirtiéndolos en pequeñas astillas, que luego son reutilizadas en su totalidad.

A los predios de Piedra Blanca o al Polo 52 llegan, para su posterior procesamiento, los restos de podas recolectados por los equipos de la dirección de Espacios Verdes de la municipalidad, y aquellos que se recogen por las diferentes empresas de recolección en los diferentes puntos de la ciudad.

En el Polo 52 se procesa aproximadamente un camión por día, que equivale a 20 metros cúbicos o a 5000 kilos.

El producto obtenido de ese chipeo se utiliza para el mantenimiento de espacios verdes de la ciudad, para el control de la humedad de canteros en verano, o como acolchado para proteger a las raíces de las plantas del frio.

Además, se lo utiliza para el mantenimiento y construcción de senderos, o en la decoración de parques otorgando armonía y valor estético a la ciudad.

El sobrante se traslada a la escombrera sur para preservarlo y darle uso de economía circular de compost, de donde se obtiene el abono que es utilizado en la huerta del jardín botánico, en árboles de plazas, parques y todo el espacio verde de la ciudad que lo requiera.

En el caso de la planta de procesamiento y separación de residuos sólidos urbanos de Piedra Blanca, se obtienen 60 mil kilos al día de chip, los que son utilizados en un 70% para generar energía térmica proveniente de la biomasa utilizada en la fábrica de Holcim, reduciendo de este modo el consumo de combustible fósil. El 30% restante se procesa para obtener compostaje, el cual es utilizado como cobertura vegetal final del actual predio de enterramiento sanitario.

En el Centro de Transferencia de Rancagua (CTR Rancagua) se reciben, de lunes a lunes, entre otras fracciones, las podas de vecinos, jardineros y/o empresas que los acercan de manera particular.

En este centro de acopio, durante el primer año de puesta en marcha, se realizó un total de 520.500 kilos de chip.

Del total obtenido en el lugar, una parte es utilizado en el predio y otra se entrega a emprendedores locales que realizan con el chip pequeñas macetas reutilizables para la colocación de plantines, con el objetivo de poder reemplazar los actuales contenedores plásticos.

Al igual que lo que sucede en otras reparticiones, en el caso de existir sobrantes, se traslada el chip a la compostera de la escombrera para evitar su desperdicio.

Dentro del predio del ex zoológico, donde funciona el actual ente BioCórdoba, también se realiza triturado de ramas y troncos gruesos procedentes del arbolado del lugar, y que, según registros del primer semestre del año, sumó un total de 25.000 kilos de Chip.

También se encuentra dentro del ex zoo una de las composteras más grandes de la ciudad, a la cual ingresaron, en lo que va del año 45.000 kilos aproximadamente de poda, hojas, restos de comida y heces de animales herbívoros, así como también restos de frutas y verduras, con lo que se obtuvo 21.000 kilos de compost.

Todo lo producido en el lugar es utilizado en canteros internos, recintos, área de Bienestar Animal, paisajismo, y para producción de plantas en vivero dentro del Parque de la Biodiversidad.

Próximamente, el Vivero Municipal también contará con una chipeadora, que permitirá achicar los volúmenes de podas que se obtienen dentro del predio y volcarlos a la futura compostera que será fuente de abono para toda la arboleda y para su huerta modelo.

Left Menu Icon
Política & Economía