Según la premier escocesa, la escasez de combustible y alimentos es culpa del Brexit

La principal ministra y líder del Partido Nacionalista escocés, Nicola Sturgeon señaló además que desde que Escocia se vio obligada a abandonar la UE junto con el resto del país, la escasez de personal calificado en sectores clave de la economía se agravó.

Según la premier escocesa, la escasez de combustible y alimentos es culpa del Brexit

 

La principal ministra de Escocia y líder del Partido Nacionalista escocés (SNP) Nicola Sturgeon, consideró que la escasez de combustible en el Reino Unido, como consecuencia de la falta de choferes de camiones cisterna, es el resultado de la política “imprudente” del primer ministro Boris Johnson.

En su columna del blog del Partido, Sturgeon pidió además al Gobierno central que “revise urgentemente toda su política de inmigración posterior al Brexit”. “Los problemas de suministro de energía son un claro reflejo de los problemas de suministro de productos esenciales tras el Brexit”, afirmó.

Además sostuvo que desde que Escocia se vio obligada a abandonar la UE junto con el resto del país, la escasez de personal calificado en sectores clave de la economía se agravó, incluida la grave escasez de choferes.

“Esto dificultó el transporte de mercancías -en particular de productos frescos con una vida útil limitada- a las tiendas de todo el país, lo que dejó las estanterías vacías de algunos productos e hizo subir los precios de los alimentos”, expresó la líder independentista y jefa del Gobierno autónomo regional.

Según Sturgeon, por un lado, la pérdida de la libre circulación tras el Brexit, hizo mucho más difícil atraer a los trabajadores de la UE, mientras que por otro lado, la actitud implacablemente hostil del Gobierno británico hacia la inmigración también disuadió e impidió que la gente venga a vivir y trabajar a Escocia.”Sus acciones han sido imprudentes y ahora todos estamos pagando el precio”, expresó.

Consideró que Johnson hizo una reducción parcial de este problema el viernes, al anunciar que relajaría las normas de inmigración para permitir la entrada de 5.000 conductores de camiones extranjeros más en el Reino Unido durante tres meses, pero sostuvo que esto apenas reducirá la escasez estimada de 100.000 conductores de vehículos pesados.

“Y en lugar de buscar soluciones temporales para evitar los malos titulares, los conservadores necesitan revisar urgentemente toda su política de inmigración post-Brexit. Con cada día de inacción, los problemas sólo van a empeorar”, sentenció.

También el líder opositor laborista británico Keir Starmer criticó el manejo de la crisis por parte del Gobierno de Johnson en su discurso en la conferencia anual el Partido que se celebra en Brighton.Acusó al Gobierno de “ignorar el problema, culpar a alguien más y luego encontrar una solución a medias”.

En paralelo, otro miembro del Partido, el diputado David Lammy, sostuvo que la salida del Reino Unido de la UE es una de las principales causas detrás de la interrupción de las entregas de bienes que ha estado experimentando el país.

Lammy prometió que un futuro Gobierno laborista buscaría reabrir las conversaciones comerciales con Bruselas para cambiar el acuerdo comercial actual: “Este es su acuerdo. Cuando lleguemos al Gobierno, tendremos que ver cómo arreglamos su acuerdo”.