Ministros del G20 responsabilizan a Rusia del impacto de la guerra en la economía global

Por su parte, Rusia desmintió versiones difundidas sobre un bombardeo este jueves a civiles en la ciudad ucraniana de Vinnitsia, 270 kilómetros al suroeste de Kiev, que causó 23 muertes, y aseguró que el objetivo del ataque fue “la casa de los oficiales” de esa ciudad.

 

Los ministros de Finanzas del G20 condenaron este viernes en duros términos la invasión rusa a Ucrania, próxima a cumplir cinco meses, durante su reunión en Indonesia en la que responsabilizaron a Rusia del impacto de la guerra en la economía mundial, mientras el Kremlin justificó el ataque de este jueves en la ciudad ucraniana de Vinnitsia que dejó una veintena de muertos.

La cita de dos días de los ministros de las principales economías del mundo y de los países emergentes comenzó este viernes en la isla de Bali a la sombra de la guerra que ha agitado los mercados, disparada en los precios de los alimentos y la inflación, una semana después de que los cancilleres del bloque confrontaran en el mismo ámbito al jefe de la diplomacia rusa, Serguei Lavrov, quien abandonó las reuniones en varias ocasiones.

La secretaria del Tesoro estadounidense, Janet Yellen, le dijo hoy a la delegación rusa en la sesión de apertura que ese país es “el único responsable de los efectos negativos en la economía mundial”, reveló un funcionario.

La acusación de Yellen vino en tándem con la de su par canadiense, Chrystia Freeland, quien apuntó a la delegación rusa como responsable de “crímenes de guerra” en Ucrania, según un funcionario de ese país citado por la agencia de noticias AFP.

“No son solo los generales los que cometen crímenes de guerra, son los tecnócratas económicos los que permiten que la guerra ocurra y continúe”, argumentó Freeland, cuyos ancestros son ucranianos,

El ministro de Finanzas ruso, Anton Siluanov, y el ucraniano, Serhiy Marchenko, participarán virtualmente en la cita.

Moscú envió al viceministro ruso de Economía, Timur Maksimov, a las conversaciones en persona y estuvo presente cuando Yellen y Freeland expresaron sus condenas, detalló otra fuente presente en la reunión.

En tanto, mientras la crisis alimentaria desatada por la guerra, las sanciones y los embargos, copa la agenda global, el vicecanciller ruso Serguei Vershinin, aseguró que su país tiene capacidad para incrementar sus exportaciones de alimentos y fertilizantes a las naciones de África y Oriente Medio

“Rusia, como proveedor responsable, tiene capacidad suficiente para elevar las exportaciones de alimentos y fertilizantes a los países africanos y de la región de Oriente Medio, para contribuir a la solución del problema del hambre”, dijo Vershinin anoche en el Foro Político de Alto Nivel sobre el Desarrollo Sostenible que celebra la ONU.

El viceministro remarcó que su pías colabora con la secretaría de la ONU en este ámbito, informó la agencia de noticias Sputnik.

En relación a la estabilidad de los mercados de la energía, subrayó que su país propuso formas de pagos que eluden las sanciones unilaterales de Estados Unidos y la Unión Europea (UE).

Ayuda a Ucrania

Los ministros de Relaciones Exteriores de la UE aprobarán un incremento de 500 millones de euros en la ayuda a Ucrania durante la reunión que mantendrán el próximo lunes en Bruselas, explicaron fuentes diplomáticas citadas por la agencia de noticias DPA.

La UE acordó por primera vez financiar el envío de armas el 27 de febrero, tan solo tres días después de que Moscú iniciase la invasión contra Ucrania, en una decisión sin precedentes.
Desde entonces ha ido aprobando cuatro tramos de 500 millones de euros y, con este quinto tramo, el apoyo en armamento a través del “Fondo Europeo de Apoyo a la Paz” sumaría 2.500 millones de euros.

Ataque

Por su parte, Rusia desmintió este viernes versiones difundidas ayer sobre un bombardeo a civiles en la ciudad ucraniana de Vinnitsia, 270 kilómetros al suroeste de Kiev, que causó 23 muertes, y aseguró que el objetivo del ataque fue “la casa de los oficiales” de esa ciudad, donde se celebraba una reunión del “mando de las fuerzas aéreas ucranianas con representantes de proveedores extranjeros de armas”.

“Gracias a este ataque con misiles de precisión Kalibr, los participantes en la reunión fueron eliminados”, añadió el ministerio en un comunicado reproducido parcialmente por el portal ruso de noticias RT.

La versión ucraniana es que los misiles alcanzaron un estacionamiento y un edificio comercial en el centro de la ciudad, con oficinas y pequeños comercios.

Por este ataque, el presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, volvió a acusar a Rusia de “terrorismo” por atacar una zona civil en la que, según afirmó, no había ningún objetivo militar.

En tanto, el Reino Unido exigió a Rusia “asumir su plena responsabilidad” por la muerte de Paul Urey, el británico capturado en abril en Ucrania, que fue acusado de ser mercenario, y cuya muerte en prisión fue anunciada hoy por las autoridades de la región separatista de de Donetsk.

“Estoy conmocionada por las noticias sobre la muerte del cooperante británico Paul Urey mientras estaba bajo la custodia de un intermediario ruso en Ucrania”, afirmó la ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss,

“Rusia debe asumir plena responsabilidad por esto”, agregó.

El Ministerio británico de Relaciones Exteriores convocó hoy al embajador ruso en Londres, Andrey Kelin, para expresarle la profunda preocupación por las informaciones sobre la muerte de Urey durante su cautiverio en las zonas de Ucrania no controladas por el Gobierno de Zelenski.

La Legión Internacional para la Defensa de Ucrania, que agrupa a combatientes voluntarios extranjeros, aseguró hoy que Urey era un trabajador humanitario y no un mercenario.

Por su parte, Presidium Network, una organización sin fines de lucro con sede en el Reino Unido, anunció el 29 de abril que dos trabajadores humanitarios a los que conocía, Paul Urey y Dylan Healy, habían sido capturados por el ejército ruso en el sur de Ucrania mientras intentaban evacuar a una mujer y dos niños.

Las fuerzas prorrusas aseguraron que pese a “la gravedad de sus crímenes, Urey recibía atención médica adecuada, pero (..) a raíz de su diagnóstico y el estrés, murió el 10 de julio”, según indicó en Telegram la encargada de derechos de Donetsk, Daria Morozova, insistiendo en que se trataba de un mercenario.

Left Menu Icon
Política & Economía