México se alista para proteger la explotación del litio

El gobierno informó que se han entregado ocho concesiones privadas para el aprovechamiento de este metal.

México se alista para proteger la explotación del litio

 

México busca apuntalar su participación en la explotación del litio que hay en el territorio, al considerarlo un recurso estratégico que serviría como palanca de desarrollo para las siguientes generaciones.

El presidente Andrés Manuel López Obrador envió un proyecto de reforma constitucional al Congreso para que el proceso de exploración y producción de litio quede a cargo del Estado, explicó RT. El litio es un metal utilizado para la producción de baterías para celdas solares, automóviles eléctricos, teléfonos móviles y computadoras. Por tanto, se considera estratégico en el desarrollo de las naciones en la actualidad.

La iniciativa enviada a la Cámara de Diputados incluye modificaciones a los artículos 25, 27 y 28 de la Constitución Política, que establecen obligaciones en materia de propiedad de los recursos naturales en el territorio; en cuanto a la rectoría estatal en el desarrollo nacional; y relacionados con la excepción de hablar de monopolio cuando se trata de sectores estratégicos en los que interviene el Estado.

La propuesta enviada por el Ejecutivo incluye modificaciones a la Comisión Federal de Electricidad (CFE), con el fin de garantizar “la seguridad energética del país”, según explicó este viernes el secretario de Gobernación, Adán López Hernández, en conferencia de prensa junto a López Obrador. Pero el aspecto más relevante es que el proyecto estipula que “la exploración y producción de litio” únicamente “va a poder” ser explotado por “el Estado mexicano”, de acuerdo con el presidente.

Reservas de litio

La apuesta del gobierno mexicano por atender el proceso de explotación del litio se debe no solo a que este metal representa un potencial recurso de riqueza en este siglo, sino que la nación latinoamericana concentra la décima mayor reserva global.

La mayor concentración de litio se encuentra en el llamado ‘Triángulo del litio’, conformado por Bolivia, Chile y Argentina, con cerca del 60 % de la reserva total estimada en el mundo.

La cercanía ideológica entre los gobiernos de Luis Arce y López Obrador permitió que México firmase con Bolivia un documento de intención para establecer una ruta de cooperación a futuro en materia de explotación, producción y procesamiento de litio.

Bolivia es quien lidera las reservas mundiales de litio, con 21 millones de toneladas, según estimaciones del Servicio Geológico de EE.UU. (USGS, por sus siglas en inglés). Le sigue: Argentina (19,3); Chile (9,6); EE.UU. (7,9); Australia (6,4); China (5,1); la República Democrática del Congo (3); Canadá (2,9); Alemania (2,7); y finalmente México (1,7).

Por esta razón, López Obrador afirmó este viernes que sin el litio no es posible “desarrollar la industria tecnológica y la industria moderna”.

“México tiene suficiente litio y esto nos permite, sobre todo pensando en las nuevas generaciones, dejarles a todos los mexicanos este recurso para el desarrollo”, apuntó el mandatario.

Concesiones

El gobierno mexicano informó que se han entregado ocho concesiones privadas para la posible explotación de litio. De momento, solo uno de los contratos reúne las características establecidas por la CFE y la Secretaría de Energía para iniciar la primera fase de exploración.

Durante su habitual conferencia matutina, López Obrador apuntó que respetarían las concesiones otorgadas con anterioridad, si comprueban que tienen la “capacidad para invertir y extraer el litio”. En adelante, el proceso quedaría a cargo del Estado.

A la par de la propuesta del Ejecutivo, Alejandro Armenta Mier, legislador por el oficialista Morena, presentó una iniciativa de reforma al artículo 27 constitucional y su ley reglamentaria que incluye modificaciones al texto para plantear que México participe en las diferentes etapas de la cadena productiva y no únicamente en la extracción.

El proyecto de Armenta Mier estipula la creación de un organismo público especializado que rija todo lo relacionado con este metal, llamado Litiomex, cuya misión sería no solo la regulación, sino también impulsar la investigación y el desarrollo tecnológico del litio.