La desigualdad en el reparto de vacunas será uno de los focos del debate en la Asamblea de la ONU

Mientras en los países africanos menos de una de cada 20 personas están completamente vacunadas, en Europa, una de cada dos recibió las dos dosis.

 

La desigualdad en la distribución de las vacunas contra el coronavirus se colará en el debate de la Asamblea General de las Naciones Unidas cuando este jueves sea el turno de los representantes de los países africanos cuyas poblaciones tienen poco o ningún acceso a las dosis contra el mortal virus.

El combate del coronavirus ya ha tenido un papel destacado en los discursos de los presidentes y jefes de gobierno, muchos de los cuales fueron emitidos en forma virtual a causa de las restricciones vigentes por la pandemia. En este contexto, los países reconocieron la enorme disparidad en el acceso a la vacuna, presentando un panorama tan sombrío que a veces la solución parecía imposible de alcanzar.

La primera ministra de Noruega, Erna Solberg, destacó en un discurso pregrabado el miércoles que “mientras algunos países han vacunado a toda su población y están en el camino de la recuperación, para otros, la falta de vacunas y la debilidad de sus sistemas de salud suponen un problema grave”.  “En África, menos de una de cada 20 personas están completamente vacunadas. En Europa, una de cada dos está totalmente vacunada. Esta desigualdad es claramente injusta”, apuntó.

Entre los países que intervendrán este jueves figuran Sudáfrica, Botsuana, Angola, Burkina Faso y Libia. También será el turno de Zimbabue, donde las consecuencias económicas de la pandemia han obligado a muchas familias a abandonar una larga tradición de cuidar de sus mayores. Y Uganda, donde un incremento en los contagios ha encarecido aún más las escasas camas de hospital, aumentando la preocupación por la supuesta explotación de pacientes en los centros privados.

Durante una cumbre virtual sobre vacunación global celebrada el miércoles en el marco de la Asamblea, Joe Biden anunció que Estados Unidos duplicará la compra de la vacuna desarrollada por Pfizer-BioNTech para repartir 1.000 millones de dosis en todo el mundo, con el objetivo de vacunar al 70% de la población mundial durante el próximo año.

Lo cierto es que el anuncio se produjo en momentos en que los líderes mundiales, los grupos de ayuda y las organizaciones de salud internacionales llaman cada vez más la atención sobre la lentitud del ritmo global de vacunación y el acceso desigual entre residentes de países ricos y pobres.

La Organización Mundial de la Salud indicó que solo se han entregado el 15% de las donaciones prometidas por los países del mundo desarrollado, que tienen acceso a grandes cantidades de las vacunas. La agencia de salud de la ONU dijo que quiere que se cumplan estos compromisos “de inmediato” para que las vacunas lleguen a los programas que benefician a las más pobres, y a África en particular.

También el jueves, los ministros de Exteriores considerarán el cambio climático como un asunto de seguridad durante la reunión matinal del Consejo de Seguridad, el organismo más poderoso de la ONU.

El cambio climático ha sido uno de los temas más abordados durante la Asamblea. Los líderes mundiales ofrecieron “leves signos de avances” en el aspecto financiero de la lucha contra él en una reunión extraordinaria el lunes, pero no se comprometieron a realizar más reducciones cruciales de las emisiones de gases con efecto invernadero, que hacen que aumente la temperatura del planeta.