Cafiero participó de la Décima Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares de la ONU

El Canciller destacó en la ONU la vocación de paz de América Latina y criticó al Reino Unido por su presencia militar en el Atlántico Sur.

Cafiero participó de la Décima Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares de la ONU

 

El canciller argentino, Santiago Cafiero, reiteró en la sede de las Naciones Unidas en Nueva York la vocación de paz que sostiene Argentina para América Latina, pidió avanzar en zonas libres de armas nucleares y des-escalar la presencia nuclear en Ucrania, abogó por “edificar sociedades más justas en un planeta equilibrado” y volvió a condenar la presencia de bases militares del Reino Unido en el Atlántico Sur.

La Décima Conferencia de Revisión del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP) de Naciones Unidas (ONU) fue presidida este año por la Argentina y se extenderá hasta mañana martes. La Conferencia de Examen del TNP -que se lleva a cabo cada 5 años y que fue pospuesta desde el año 2020 por la pandemia de COVID 19- congrega a 191 Estados Parte para revisar la implementación de dicho tratado y, en esta ocasión, fue presidida por la República Argentina, en un escenario actual que, frente al conflicto bélico en Europa, presenta importantes desafíos para el régimen de seguridad internacional así como también para la arquitectura de no proliferación.

“Hasta tanto las armas nucleares se hayan eliminado de manera completa, transparente e irreversible, los Estados no poseedores debemos tener la garantía de que no seremos susceptibles de la amenaza o el uso del armamento nuclear. No quisiera dejar de resaltar que la mera existencia de estas armas supone un riesgo sistémico, tal como se puso de manifiesto en diferentes acontecimientos derivados de la invasión de Rusia sobre Ucrania”, sostuvo Cafiero.

Cafiero encabezó la delegación argentina, compuesta por funcionarios de la Cancillería, la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Autoridad Regulatoria Nuclear, y mantendrá además durante dos jornadas varios encuentros bilaterales con los representantes de Suecia, Jordania y Eslovenia, entre otros, como así también reuniones de Alto Nivel de la Iniciativa de Estocolmo sobre Desarme Nuclear; y Sitios Nucleares en Riesgo.

El presidente de la Conferencia es el embajador argentino Gustavo Zlauvinen. Además, contará con las intervenciones del Director General del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi.

“Una medida concreta es avanzar en el retiro de las declaraciones interpretativas a los Protocolos de los Acuerdo de las Zonas Libres de Armas Nucleares. Para la Argentina, ello es particularmente importante a la luz de la prolongada e injustificada presencia militar del Reino Unido en el Atlántico Sur, complemento de la usurpación de tierras y mares circundantes de nuestro país, lo que incluye el desplazamiento de submarinos con capacidad de portar armamentos nucleares en esta Zona Desnuclearizada”, dijo el canciller argentino.

El representante de la diplomacia argentina habló en noveno lugar en la sesión de la ONU luego de Anthony Blinken, el secretario de Estado de Estados Unidos. “Tras la guerra de agresión no provocada e ilegal de Rusia contra Ucrania, pedimos a Rusia que cese su retórica y comportamiento nuclear irresponsable y peligroso, para mantener sus compromisos internacionales”, habían expresado Estados Unidos, Francia y Reino Unido en un comunicado.

“Las armas nucleares, mientras existan, deben servir para fines defensivos, disuadir la agresión y prevenir la guerra. Condenamos a aquellos que utilizan o amenazan con utilizar las armas nucleares para la coerción militar, la intimidación y el chantaje”, afirmaron las tres naciones en esa misma declaración conjunta.

“No puede haber ganadores en una guerra nuclear y nunca debe desencadenarse”, había manifestado el presidente ruso, Vladimir Putin, en un discurso ante la conferencia. El mandatario ruso insistió en que Rusia se mantiene fiel a la “letra y el espíritu” del tratado.

“La Argentina cree en la necesidad de un compromiso mayor por parte de los Estados poseedores de armas nucleares a fin de avanzar en medidas concretas hacia el desarme nuclear, comprometiéndose con nosotros, los Estados no poseedores”, aseguró Cafiero.

Y, en otro tramo, insistió en condenar la presencia militar en el Atlántico Sur: Recientemente tomaron estado público documentos desclasificados en los Archivos Nacionales de Londres que prueban que, durante el conflicto del Atlántico Sur de 1982, el Reino Unido envió a la región buques equipados con 31 armas nucleares, lo que representaba en ese entonces el 65% de su stock de bombas nucleares de profundidad. Además de tratarse de una significativa cantidad, la mera presencia de esas armas implicó, no sólo para la Argentina sino para la toda región, un grave riesgo nuclear tanto en términos de contaminación radioactiva en el Atlántico Sur, como por las catastróficas consecuencias humanitarias asociadas al armamento nuclear”.

Al respecto, agregó: “Esta información, que Argentina subrayó en distintas oportunidades ya ha tomado estado público, casi 40 años después de que tuvieran lugar los hechos, período durante el cual el Reino Unido negó categóricamente poseer armas nucleares en la zona del conflicto del Atlántico Sur. Esa conducta es violatoria de la obligación de obrar de buena fe y demuestra la falta de garantías de transparencia acerca de la presencia de armas nucleares en el Atlántico Sur”.

“Preservar el Tratado de Tlatelolco e implementar de manera cabal sus provisiones significa preservar también la primera Zona Libre de Armas Nucleares en una zona densamente poblada como lo es la región de América Latina y el Caribe. Lo señalo en nombre de mi país y también porque la Argentina ejerce en este momento la Presidencia Pro Tempore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (CELAC)”, afirmó.

Cafiero luego subrayó las acciones del gobierno de Alberto Fernández en el contexto crítico que se vive a nivel mundial. “En el marco de las crecientes tensiones regionales que se observan, quisiera recordar que la Argentina ha expresado de manera permanente su enérgico repudio a los lanzamientos misilísticos y los ensayos nucleares efectuados por Corea del Norte. Urgimos a Corea del Norte a abandonar su programa nuclear y otros programas de armas de destrucción masiva, y a volver al pleno cumplimiento de sus compromisos”, resaltó.

“Reiteramos una vez más nuestro apoyo al Plan de Acción Integral Conjunto en Irán y al papel crucial que desempeña el Organismo Internacional de Energía Atómica, justamente a cargo de un diplomático argentino, Rafael Grossi, en materia de vigilancia y verificación. Llamamos a las partes del acuerdo a que vuelvan a un pleno cumplimiento a fin de fortalecer al régimen de no proliferación y a la seguridad internacional”, aseguró.

Ya sobre el final de su exposición, Cafiero destacó que “es necesario que las cinco potencias nucleares con asiento permanente en el Consejo de Seguridad se manifiesten individual y colectivamente reafirmando los compromisos del tratado. Accionar las medidas de desescalamiento nuclear en torno al caso de Ucrania multiplicando los sistemas de verificación. Proponer una zona de desnuclearización en Europa que contemple a los países sin armas nucleares”. Y concluyó: “Nuestros pueblos quieren paz para superar la postergación, la desigualdad y la injusticia”.

Left Menu Icon
Política & Economía