El gobernador Alberto Rodríguez Saá inauguró el Hospital “Viceintendenta Verónica Bailone” que cuenta con un sector de terapia intensiva

Fue pensado como un centro formador de médicos, aunque a poco de su finalización la pandemia motivó que se lo destinara exclusivamente a la atención de pacientes de COVID-19.

Alberto Rodríguez Saá 11072018

 

Este lunes por la tarde, el gobernador Alberto Rodríguez Saá procedió a la inauguración formal del moderno hospital escuela, ubicado en calle Urquiza 74, pleno centro comercial de Villa Mercedes, “que por muchos años fue el Centro Cívico, sede del Poder Judicial, de Rentas, cumpliendo funciones a veces sociales y otras políticas y, de alguna manera, era la Casa de Gobierno de la provincia en Villa Mercedes -refirió el primer mandatario puntano-. Hace unos años tomé la decisión de que la Residencia del Gobernador, en la ciudad de San Luis, fuera de alguna manera donada al sistema de salud, y hoy funciona allí el Centro Oncológico Integral, algo tan necesario para la provincia. Aquí hicimos algo parecido, pues este lugar últimamente era pura burocracia y no ofrecía nada de beneficio al bien común, por lo que también se pensó transferirlo al sistema sanitario”.

El jefe de Estado provincial remarcó que “esta obra fue soñada como un hospital escuela, con todo lo que ello significa, con alta tecnología y complejidad, para que fuera un pilar de nuestro sistema de salud y acompañara a los hospitales de la ciudad. Se hizo una inversión importante, con residencias médicas, pero a poco de finalizar los trabajos nos sorprendió la pandemia del Coronavirus, por lo que automáticamente se convirtió en un centro de atención para esta enfermedad, que fue útil y es muy útil. En la primera hora fue un bastión de seguridad, y ahora, durante la segunda ola del Coronavirus, lo inauguramos poniendo en funcionamiento once camas de terapia intensiva”.

El gobernador se explayó luego en el nombre escogido para el edificio sanitario: “Lo bautizamos ‘Verónica Bailone’, nacida el 19 de agosto de 1983, hija de Abel Celestino Bailone y de Luisa Cerutti, madre de Lisandro. Es una persona que nos llega al corazón por su ejemplo de vida, un orgullo para San Luis y para la ciudad de Villa Mercedes. En mi despacho tengo retratos de figuras emblemáticas de nuestros próceres, como también de figuras del siglo XX como Juan Wenceslao Gez, Germán Ave Lallemant, Carlos Juan Zabala Rodríguez y Tomás Jofré; y también incorporé una foto en la que salgo con el intendente de Villa Mercedes, Maximiliano Frontera, y con Verónica.

En esa postal estoy sentado y ella figura tocándome el hombro; puse esa imagen porque me conmueve, pero noté que durante los siglos XIX y XX todos los destacados eran hombres, mientras que en el XXI es el siglo de la mujer. Verónica se distinguió por su nobleza con el mundo de las ideas, con su familia, con su entorno y por su gran amor por el pueblo de Villa Mercedes.

Cuando apareció esa enfermedad, que fue como una traición de la vida, es cuando Verónica se convierte en un ejemplo, lidiando entre su lucha con la enfermedad y su amor con su hijo; ella siguió participando en cada decisión y en las construcciones desde que asumió como viceintendenta hasta sus días finales. Luchó contra la enfermedad y dio ejemplo de nobleza, de compañerismo, de prudencia y de todos los calificativos positivos.

Darle su nombre a este hospital es un homenaje a Villa Mercedes y a una vida ejemplar. En el sistema de salud todos los días son distintos y difíciles, porque hay que tomar decisiones que no son sencillas, pero a quienes trabajen en este lugar los invito a que, frente a alguna duda, piensen qué haría Verónica Bailone, principalmente con amor al pueblo de Villa Mercedes. Soñemos conque algún día terminará la pandemia y este lugar pueda ser el hospital escuela para lo que fue diseñado y construido”.

Seguidamente, Rodríguez Saá entregó el decreto 2039 a los padres de Verónica Bailone, acompañados por su otro hijo, Matías, y el esposo de la dirigente homenajeada, Pablo Cimoli, con quienes el mandatario procedió a cortar la cinta inaugural, escoltado por el vicegobernador, Eduardo Mones Ruiz; la ministra de Salud, Silvia Sosa Araujo; la coordinadora de esa cartera, Rosa Dávila; la presidenta del Comité de Crisis, María José Zanglá, el intendente Frontera y el director del nuevo hospital, Agustín Bentkovsky.

 

Fuente