Se reactivaron dos obras viales claves para la producción

Katopodis anunció la aceleración de las obras de reconversión en autovía de las rutas nacionales 33 y 34 que unen l polo portuario rosarino con Bolivia y Bahía Blanca.

Se reactivaron dos obras viales claves para la producción

 

Las obras viales para convertir a la Ruta Nacional N° 33 que une Rosario con Bahía Blanca y la N°34 que llega hasta Bolivia y atraviesa la zona núcleo, son claro ejemplo de los vaivenes de la política argentina cuando hay cambios de gobierno.

Los proyectos para hacerlas doble mano se remontan desde los años ’90 y recién empezaron a concretarse en 2014 cuando se avanzó en el diseño de autovía (con cruces a nivel) en los tramos más críticos desde Rosario a Rafaela, en el caso de la RN34 y hasta Rufino en la RN33.

Cuando ganó Mauricio Macri, su ministro de Transporte Guillermo Dietrich volvió el proyecto a fojas cero y modificó el original de autovía a autopista, un plan mucho más ambicioso, donde los cruces se hacen con puentes de acceso pero sin modificar los presupuestos originales. Lo cierto es que en los cuatro años solo se concretaron cinco kilómetros.

Las obras terminaron de paralizarse cuando fueron incluidas en los planes de Participación Público-Privada (PPP) que llegaron a adjudicarse pero fracasaron antes de que se hiciera un metro de asfalto, como ocurrió décadas atrás en países como Inglaterra y España, detalló LPO.

“El gobierno anterior tenía la idea faraónica que había que hacer autopistas pero no medían donde convenía y adonde es mejor la autovía por accesibilidad y costos porque las colectoras y cruces de las autopistas son mucho más costosas y en Argentina con tanta extensión y en zonas que no son tan urbanas, no se justifica la autopista”, explicaron fuentes del Ministerio de Obras Públicas de la Nación.

De hecho, uno de los que más insistió ante los funcionarios macristas para que no se hiciera autopista porque con la autovía se ganaba más kilómetros con el mismo presupuesto, fue el actual gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, cuando era senador. El mandatario fue intendente de la ciudad de Rafaela y uno de los impulsores de las obras. Sin embargo, no logró convencer a las autoridades del gobierno anterior, empecinados en construir la autopista.

Sin embargo, las obras no se hicieron, pasaron al sistema PPP, hubo demoras en el pago de las certificaciones e incumplimientos en las compras de terrenos que se adquirieron para los nuevos trazados y según la actual administración, debieron ponerse al día con las deudas heredadas.

Finalmente fue el ministro Gabriel Katopodis que atendió el reclamo del gobernador Perotti y recuperó el plan original que demanda menor presupuesto y garantiza un avance más rápido para unir seis provincias con los dos polos portuarios más importantes del país.

Es que además de aligerar significativamente los tiempos de carga, y con ello los costos logísticos, ambas arterias son consideradas entre las más peligrosas del país, sobre todo en los tramos más cercanos a Rosario.

En esta etapa, para la Ruta 34 se prevé con casi 16 mil millones (a noviembre del año pasado), la duplicación de la calzada existente, con dos carriles para la nueva mano, y la pavimentación de banquinas externa e interna en 45 kilómetros a la altura de Rafaela que por ser uno de los tramos más transitados se hará con cruces a distinto nivel e intercambiadores.

A su vez, continúan las obras de la Autopista Ruta Nacional 33, a lo largo de 73 km, entre Rufino y Rosario, en el tramo entre el empalme de la Ruta Nacional 7 y los accesos a la localidad de San Eduardo, en la que circulan unos 4.000 vehículos diariamente, indicaron desde la cartera.

Left Menu Icon
Política & Economía