Paula Español: “La ley de etiquetado frontal es un ejemplo de un Estado que escucha”

La secretaria de Comercio Interior explicó que el objetivo es “facilitar que la lectura de la información nutricional de los alimentos y bebidas que compramos sea más sencilla”, de cara al proyecto de ley que buscará quorúm esta tarde en diputados.

Paula Español: “La ley de etiquetado frontal es un ejemplo de un Estado que escucha”

 

La secretaria de Comercio Interior, Paula Español, aseguró que la ley de etiquetado frontal “es un ejemplo de un Estado que escucha y hace eco de las necesidades de la población”, y dijo que “no es momento para especulaciones con temas de salud pública y ampliación de derechos”, de cara a la sesión en la Cámara de Diputados donde el oficialismo aspira a sancionar la norma.

La funcionaria aseguró a Télam que el Gobierno quiere que “las y los argentinos puedan ampliar sus derechos y tener la capacidad de elegir qué consumir, entendiendo los beneficios de una alimentación sustentable desde el punto de vista sanitario, medioambiental, económico y social”.

En esa línea, sostuvo que “un Estado presente, es un Estado que escucha y se hace eco de las necesidades de la población”, y aseguró que “la ley de etiquetado frontal es un ejemplo de esto”.

Además, Español resaltó a que la aprobación de la legislación “podría ser un buen ejemplo de que los proyectos que benefician a las y los argentinos avancen aún en medio de un proceso electoral”.

“No es momento para especulaciones con temas que son de salud pública, de ampliación de derechos y de mejora de la calidad de vida”, afirmó la funcionaria, y argumentó que la ley en cuestión “va en consonancia con la responsabilidad que tiene el Estado de garantizar el derecho a acceder a la información necesaria para tomar decisiones conscientes y responsables”.

También destacó que, desde la Secretaría de Comercio Interior, se trabaja en la protección de los consumidores para que cuenten con información clara, precisa y veraz y “se promueven herramientas para que las y los argentinos puedan tomar una posición crítica frente al consumo”.

En ese sentido, explicó que el objetivo de esta ley es “facilitar que la lectura de la información nutricional de los alimentos y bebidas que compramos sea más sencilla, porque las y los consumidores van a saber de manera más clara qué es lo que están consumiendo”.

La sesión en diputados

El oficialismo de la Cámara de Diputados buscará reunir quórum para la sesión especial que impulsa para este martes, a fin de convertir en ley el proyecto de etiquetado frontal que advierte sobre los excesos de grasas, sodio y azúcar en los alimentos, mientras que Juntos por el Cambio anticipó que no colaborará para reunir el número reglamentario.

No obstante, la coalición opositora sí participará del debate en el caso de que el Frente de Todos consiga juntar los 129 legisladores requeridos para abrir la discusión.

De este modo, si el oficialismo no consigue el respaldo de otros bloques, la primera sesión presencial convocada en la Cámara baja tras un año y medio de funcionamiento virtual por la pandemia de coronavirus corre el riesgo de fracasar.

El proyecto que busca aprobar el FdT propicia advertir a la sociedad sobre los productos que tienen un alto contenido de grasas, sodios y azúcares, con el fin de ayudar a combatir la obesidad, la hipertensión y los riesgos cardíacos.

La iniciativa es rechazada por algunas empresas de la alimentación y genera resistencias entre legisladores de las provincias del norte, sin distinción de alineamientos políticos, ya que desde esa región del país sostienen que el etiquetado frontal perjudicará a la producción azucarera, por lo que promueven introducir modificaciones en el texto que se aprobó en el Senado.