Moroni instó a resolver los problemas del mercado laboral para solucionar los retos previsionales

Para el ministro de Trabajo, “la seguridad social, los impuestos y las regulaciones de los contratos de trabajo” son herramientas “fundamentales” para lograr una “adecuada distribución del ingreso”.

Moroni instó a resolver los problemas del mercado laboral para solucionar los retos previsionales

 

El ministro de Trabajo, Claudio Moroni, destacó este miércoles la necesidad de “resolver problemas del mercado laboral” para poder solucionar los retos del sistema previsional, y consideró a “la seguridad social, los impuestos y las regulaciones de los contratos de trabajo” como herramientas “fundamentales” para lograr una “adecuada distribución del ingreso”.

Así lo expresó al exponer en el marco de la presentación del Reporte de Economía y Desarrollo (RED) 2020 de CAF (Banco de Desarrollo de América Latina), un informe titulado, precisamente, “Los sistemas de pensiones y salud en América Latina: los desafíos del envejecimiento, el cambio tecnológico y la informalidad”.

“Si pensamos en una solución endogámica de los sistemas previsionales, no vamos a ningún lado; el problema a resolver es el de los mercados laborales”, sostuvo el titular de la cartera laboral.

En este sentido, advirtió que el problema real de la seguridad social es que “tenemos altas desocupaciones y mercados informales muy importantes”.

Por eso, instó a “resolver la situación básica de un mercado laboral inclusivo, con regulaciones adecuadas, lo cual también tiene que ver con condiciones impositivas que a veces terminan actuando como freno de acceso a la formalidad”.

De todos modos, Moroni consideró que no sólo las regulaciones son barreras de acceso al mercado laboral sino que “hay muchas otras”.

“Eso no quiere decir que no haya que rediscutir algunas regulaciones que fueron establecidas sobre la base de un modelo productivo de los años 60 y 70 del siglo pasado, e instrumentar herramientas de protección distintas a las que estamos acostumbrados”, añadió el ministro.

Según Moroni, “la seguridad social, los impuestos y las regulaciones de los contratos de trabajo son quizás las principales herramientas, fundamentales para lograr una adecuada distribución del ingreso”.

“Parece que estamos enredados en una espiral de la que no terminamos de salir. Si centramos la discusión en la sostenibilidad de los parámetros del sistema previsional (las tasas de contribución o de sustitución), la discusión es incompleta”, postuló el funcionario.

Por último, sostuvo que “los sistemas de pensiones tienen problemas propios, algunos derivados del envejecimiento de la población y la mayor longevidad, así como inequidades externas e internas”, y entendió que “la pandemia nos mostró que necesitamos sistemas de asistencia muy puntuales, de emergencia y focalizados”.

Las cifras previsionales en le Argentina

Por su parte, el experto de CAF Guillermo Alves destacó que el nivel de cobertura previsional de la Argentina se ubica “entre los más altos del mundo, en relación con su nivel de envejecimiento”, aunque advirtió sobre los desafíos futuros para la sostenibilidad fiscal del sistema, dadas las actuales tendencias demográficas.

El informe reveló que la proporción de adultos mayores de 65 años en la Argentina pasará de 11,4% en la actualidad (frente a 18% en Europa) a 17,3% en 2050.

Agregó luego que la Argentina es hoy uno de los países más envejecidos de la región (detrás de Uruguay y Chile), y si bien la población mayor crecerá a un ritmo menor que el promedio regional, demandará un mayor gasto público.

En esta materia, Alves dijo que no se observa que haya “margen para aumentar la tasa de contribución de trabajadores y empleadores”, pero sí para aumentar la cantidad de contribuyentes.

El reporte destacó asimismo que al desafío demográfico se añaden condicionantes del mercado laboral, el principal de los cuales es la informalidad, además del impacto del cambio tecnológico y las tendencias a la automatización.

Sobre este último aspecto, los estudios indican que el riesgo de pérdida de empleo en trabajadores con tareas rutinarias es de 45% en la Ciudad de Buenos Aires, especialmente en varones con menor nivel educativo.

En lo que respecta a la cobertura previsional, CAF precisó que 93% de los mayores de 65 años cobra una pensión o jubilación en la Argentina, el segundo país en la región con mayor cobertura (después de Bolivia).

“Esta amplia cobertura y los niveles adecuados de los montos de las jubilaciones y pensiones tienen una contrapartida en un elevado gasto público”, advirtió Alves.

En cuanto a los servicios de salud, añadió, la Argentina tiene un índice de cobertura efectiva de 79,4%, superior al promedio regional (74%), aunque por debajo del promedio en países de la OCDE (87%).

Alves dijo que el gasto público que se destina a los sistemas locales de pensión y salud se equipara con el de Brasil y Uruguay, en relación con el grado de envejecimiento.

Alertó por otra parte sobre el nivel “excesivo” de informalidad laboral en la Argentina, similar al de Panamá, Colombia o Ecuador y superior al de países de ingreso per capita comparable, como Costa Rica, Brasil o Uruguay.

El especialista de CAF instó finalmente a “lograr que todos los adultos mayores tengan un ingreso mínimo suficiente”, y sostuvo que en ese sentido “la Argentina está haciendo un muy buen trabajo: tiene una pensión universal y no tiene mayores desafíos en este terreno”, aunque aconsejó “dar incentivos a que los trabajadores realicen aportes”.