Martín Lousteau presentó un proyecto en el Congreso para eliminar las indemnizaciones

La iniciativa toma como base el modelo de los empleados de la construcción. Su objetivo es “aliviar a los empleadores sin descuidar a los trabajadores” a través de la modificación de la Ley de Contrato de Trabajo.

 

El senador Martín Lousteau redobla la apuesta. Pese a las fuertes críticas que recibió el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta días atrás cuando planteó la necesidad de modificar el actual sistema de indemnizaciones (y que fue acompañado por un grupo de diputados del PRO que plasmaron la idea del alcalde en un proyecto de ley), el radical porteño presentó hoy su propia iniciativa que toma como base el modelo de los empleados de la construcción. ¿El objetivo? “Aliviar a los empleadores sin descuidar a los trabajadores” a través de la modificación de la Ley de Contrato de Trabajo.

Envalentonado por el triunfo que vivió la principal coalición opositora en las primarias del domingo, el economista optó por poner sobre la mesa un tema delicado: crear un Fondo Nacional de Cese Laboral que reemplace, de forma “paulatina”, todas las formas de extinción del contrato de trabajo de las modalidades previstas en la Ley de Contrato de Trabajo N° 20.744, detalló El Cronista.

En pocas palabras, la iniciativa de Lousteau busca reemplazar el artículo 245 de la ley sancionada en el año 1976 que establece los parámetros de la indemnización por antigüedad o despido.

Ese artículo determina que en los casos de despidos dispuestos por el empleador, sin justa causa, con o sin preaviso, “el empleador le debe abonar al trabajador una indemnización equivalente a un mes de sueldo por cada año de servicio o fracción mayor de tres meses, tomando como base la mejor remuneración mensual, normal y habitual devengada durante el último año o durante el tiempo de prestación de servicios si fuera menor”.

En su lugar, el proyecto de ley que tiene como autor al senador radical establece que “cuando cese la relación laboral, el Fondo Nacional de Cese Laboral le abonará al trabajador o trabajadora una suma equivalente a un mes de sueldo por cada año de servicio o fracción mayor de tres meses”. Es decir, el gasto no lo afrontará el empleador, sino el Fondo Nacional de Cese Laboral.

El fondo que propone Lousteau a través de su iniciativa sería de “carácter solidario”. ¿Cómo se integraría? Con aportes mensuales obligatorios que efectuarán los empleadores. Ahora bien, el proyecto deja en claro que esos aportes no podrán exceder del 12% de la remuneración mensual bruta durante el primer año y del 8% para los años subsiguientes.

La iniciativa que establece además que los fondos líquidos que se encuentren disponibles dentro del Fondo de Cese Laboral deberán ser invertidos en “cualquier instrumento de bajo riesgo que garantice la liquidez y procure preservar el capital invertido”.

Además, el texto prevé que el aporte obligatorio se calcula a partir de “parámetros objetivos”: la rotación en el sector, el tamaño de empresas, la cantidad de trabajadores, la rotación propia de la empresa y todo otro que la reglamentación determine.

Según destaca Lousteau en los fundamentos de su iniciativa, la novedad de su propuesta es que los trabajadores puedan optar por percibir los montos en un pago único o de manera parcial y periódica, “disponiendo que el saldo pendiente sea capitalizado y re-invertido”.

Asimismo, el proyecto incluye la creación de una Libreta Digital de Aportes, que deberá expedir la Anses, en la que deberán constar todas las contribuciones patronales y salarios abonados.

Un alivio para los empleadores

Entre los objetivos que tiene la iniciativa del porteño se encuentra el de “aliviar la situación de los empleadores y empleadoras”. De todas maneras, el texto deja en claro que eso se busca “sin descuidar a los trabajadores y trabajadoras, que percibirán la indemnización correspondiente; especialmente de las PYMES, las cuales principalmente en estos últimos años, se vieron inmensamente perjudicadas por la pandemia que nos azota en su situación financiera y en muchos casos, debieron cerrar sus puertas, dando lugar a los altos números de desempleo existentes”.

Asimismo, para el autor de esta medida, su propuesta brinda una previsión adicional a la hora de crear fuentes de trabajo en el país, porque “los niveles de incertidumbre económica frenan cualquier tipo de inversión genuina, en virtud del miedo que existe ante un desenlace inesperado que acarree el cierre del emprendimiento y los desembolsos adicionales asociados a ello”.