Los precios de alimentos y bebidas subieron 335,2% en cuatro años

El análisis realizado por el Instituto Argentino de Análisis Fiscal abarcó un período entre marzo de 2017 y marzo de 2021. El pico del incremento ocurrió en el período que abarcó marzo de 2018 e igual mes del año siguiente, durante el gobierno de Mauricio Macri.

Los precios de alimentos y bebidas subieron 335,2% en cuatro años

 

En los últimos cuatro años, con el impacto de la pandemia en los últimos dos, la inflación de alimentos y bebidas subió exponencialmente y alcanzó el 335,2%. Su mayor pico fue entre 2018 y 2019, durante el gobierno de Mauricio Macri.

Asimismo, señalaron que en los cuatro años evaluados, el Índice de Precios al Consumidor (IPC) subió 310,6%. De esta manera, se ubicó por debajo del aumento registrado en el mencionado rubro.

En los cuatro años, las frutas superaron el incremento promedio del IPC e incluso superaron el valor registrado dentro del propio rubro, ya que incrementaron su valor en 437,7%. “La carne fue el alimento que más subió después de las frutas, con un 389,6%. En tercer lugar se ubicó el grupo de café, té, yerba y cacao con un 348,6%”, explicaron.

Por otro lado, el rubro que menos subió fue el que involucra a “aguas minerales y bebidas gaseosas”, el cual registró una suba del 262%. Así, la brecha entre el que más creció con respecto al que lo hizo subió se ubicó en 176 puntos porcentuales.

El Noreste del país encabezó el listado de la inflación medida por regiones, al registrar un aumento del 369,7%, durante los últimos cuatro años. Por lo tanto, se ubicó 34,5 puntos porcentuales por encima del promedio nacional.

Por debajo del Noreste se ubicó la región de Cuyo con un incremento 353,7%, superando a la región pampeana, que mostró una suba del 346,7%. Mientras tanto, el índice para el Noroeste fue del 344,7%.

El ranking lo cerraron el Gran Buenos Aires, con un incremento del 321.7%, y la región patagónica, con una suba del 314%.

“Debe quedar claro que no se trata de diferenciales de precios entre una región y otra, sino de diferenciales de suba de precios. Esta disparidad de evolución de precios, en la medida que no sea compensada con una evolución diferencial de salarios de igual magnitud, genera cambios de poder adquisitivo que en algunos casos pueden ser significativos. Concretamente, la región Noreste es la región más perjudicada por la inflación de alimentos y bebidas sin alcohol”, explicaron desde IARAF.