Juntos por el Cambio busca subir el mínimo de Bienes Personales

Laspina presentó junto a otros siete diputados un proyecto que limita Bienes Personales para que la base imponible se actualice desde 2021.

Juntos por el Cambio busca subir el mínimo de Bienes Personales

 

El diputado Luciano Laspina presentó este miércoles en el Congreso un proyecto de ley para subir el mínimo no imponible de Bienes Personales para que no lo paguen familias de la clase media baja.

Con las firmas de otros seis diputados de Juntos por el Cambio más la de José Luis Espert, el proyecto de Laspina tiene la finalidad de limitar el impacto causado por el aumento de impuestos de la pandemia y quiere hacerlo retroactivo a partir del período fiscal 2021.

El proyecto, impulsado por Patricia Bullrich, busca garantizar que el mínimo no imponible de Bienes Personales se eleve a los a $10 millones para que no pese sobre la clase media una doble imposición, entendiendo que el patrimonio de las familias es producto de los ahorros producidos a lo largo del tiempo que ya fueron alcanzados por el impuesto a las Ganancias.

Además, según detalló LPO, propone elevar este mínimo a los $60 millones para el caso de las viviendas, porque es un valor que refleja de manera más actualizada el precio de una casa-habitación de modo que no quede alcanzada por el impuesto. Y, en concordancia, propone que se actualicen las escalas de forma proporcional sin que se toquen las alícuotas, con un porcentaje máximo del 1,25% para los contribuyentes cuyos bienes superen ese valuación.

Particularmente sobre este punto, el proyecto de ley busca que el Congreso prohíba la delegación en el Ejecutivo de la potestad de modificar las alícuotas de Bienes Personales como una forma de que no se tergiverse la naturaleza del impuesto por necesidades de caja coyunturales. Específicamente propusieron que el Ejecutivo no pueda modificar las alícuotas sobre los bienes en el extranjero.

Al respecto, detallaron que”quedó demostrado que los contribuyentes afectados, en lugar de optar por repatriar activos, han mudado su residencia permanente a otros países donde la presión fiscal sobre el ahorro y el patrimonio se encuentra en niveles razonables. Todo ello se traduce, además del daño por la salida de talentos y capitales, en una merma considerable de recaudación”.

Precisamente esta semana el gobierno de Lacalle Pou confirmó que en 2021 se duplicó la cantidad de argentinos que pidieron la residencia fiscal en el Uruguay y quintuplicó respecto a 2019 por efecto del impuesto a la riqueza y la suba de alícuotas que dispuso Alberto Fernández.

A comienzos de mes, López Murphy y Rogelio Frigerio ya habían coincidido en la necesidad de implementar una reducción tributaria y una limitación a las prerrogativas impositivas de los políticos, por eso ellos sumaron su firma a la iniciativa de Laspina. Los demás que también la refrendaron fueron Cristian Ritondo, Gerardo Milman, Facundo Manes y Martín Tetaz.

Left Menu Icon
Política & Economía