Guzmán espera reunirse con el oficialismo en Diputados para defender su Presupuesto 2022

Los primeros cuestionamientos al proyecto llegaron desde el Frente de Todos, por el nivel de gasto público y la magnitud del aumento de las tarifas.

Guzmán espera reunirse con el oficialismo en Diputados para defender su Presupuesto 2022

 

El ministro de Economía Martín Guzmán volverá al Congreso en los próximos días para defender el Presupuesto 2022, aunque no será, como lo marca la tradición, para una presentación ante Comisiones (en principio, Presupuesto & Hacienda y Finanzas) puntapie inicial del debate sobre la ley de leyes, sino con una reunión con dirigentes del oficialismo, en la que deberá superar los primeros cuestionamientos a los números que plasmó en el proyecto.

El tratamiento de la iniciativa que establece los ingresos y gastos del Estado para el año próximo estuvo enmarcado en la crisis política del Frente de Todos tras la derrota en las PASO. Guzmán giró al parlamento el presupuesto pocas horas después de las presentaciones masivas de renuncias en el gabinete de Alberto Fernández y mientras su nombre aparecía en el listado de los funcionarios apuntados para un recambio.

Es en ese contexto en que la hoja de ruta habitual del proyecto se trastocó. Esa tensión intra oficialismo también vino acompañada con un refuerzo del debate público sobre qué dirección debería tomar el Gobierno tras las PASO y a mediano plazo. Es una de las preguntas a la que deben responder las distintas esquinas del Frente de Todos en el Presupuesto 2022.

Hay temas que surgen con nitidez como fuentes de conflicto. Sobresale allí la política tarifaria, que ya este año fue un problema en la coalición de gobierno. La cuestión es qué tan gruesa será la cuenta de subsidios en el proyecto y, en consecuencia, cuáles deberían ser los ajustes en las tarifas de los servicios públicos.

La iniciativa presentada por Guzmán hace diez días plantea una reducción de fondos para subvenciones, que pasarían de 2,2% o un poco más a 1,5% del Producto Bruto Interno. Ante algunas declaraciones de dirigentes oficialistas horas después de conocido el proyecto, desde Economía aclararon que esa poda estaría explicada por la segmentación de tarifas y la pérdida de vigencia de un subsidio a la producción de gas puesto en marcha durante el gobierno macrista.

En cualquier caso, el debate de fondo gira sobre la velocidad que debería imprimirle el Gobierno a una baja del déficit fiscal. Las diferencias de concepto sobre estos temas ya se hicieron públicas. La vicepresidenta Cristina Kirchner habló en su carta pública de un “ajuste” como una de las razones de la derrota oficialista, mientras que Guzmán salió días después a negarlo y a defender la gestión de las cuentas públicas.

Este viernes el ministro de Desarrollo Social bonaerense Andrés “Cuervo” Larroque mencionó: “No creo que haya que entrar en discusiones tecnicistas o de carácter académico. Más allá de las nomenclaturas que se elijan estamos en un contexto que no nos permite amarretear frente a la necesidad de la gente”, disparó.

Otros dirigentes del oficialismo señalaron que el Presupuesto 2022 que presentó Guzmán no llegaría al recinto con la misma configuración que ingresó. El presidente de la comisión de Presupuesto y Hacienda, Carlos Heller -y antes, otros legisladores del Frente de Todos- habían anticipado cambios al proyecto.

“No puede prever matemáticamente cuál debería ser el aumento, pero también tiene que ver cómo está la sociedad. Uno no puede actuar en base simplemente a cuentas matemáticas. El Presupuesto enviado al Congreso se discutirá”, dijo por su parte el jefe de la bancada oficialista en Diputados, Máximo Kirchner.

Kirchner y Heller serán dos de los legisladores que iniciarán la discusión interna con Guzmán. Según fuentes oficiales, la reunión podría tener lugar en los próximos días, pero no tiene fecha determinada, lo que estirará los tiempos legislativos del proyectoSergio Massa, presidente de la cámara, también será parte de esos encuentros, en principio en rol componedor.

Así, la presentación “en sociedad” del Presupuesto, a diferencia de lo habitual, tendría lugar varias semanas después de ingresado el proyecto al Parlamento. El año pasado, por ejemplo, entre el ingreso del texto de ley al Congreso y la aparición del ministro de Economía en el plenario de comisiones transcurrió solo una semana.

El Presupuesto 2022 proyecta un crecimiento de la economía de 4%, una reducción del déficit primario hasta el 3,3% del PBI, una inflación de 33%, un dólar promedio a $131 y un gasto en subsidios energéticos que equivaldría al 1,8% del Producto Bruto, aunque podría reducirse a 1,5% si se lleva adelante el esquema de segmentación de tarifas que, como anticipó Infobae, podría comenzar a principios del año próximo.

También se proyecta un déficit fiscal primario del 4% para el año próximo y del 3,3% para el año en curso. El déficit financiero, que incluye servicios de deuda, se estimó en 5,4% y 4,9% del PBI, respectivamente. El gobierno espera cubrir la brecha con tres fuentes de financiamiento: un 2% a través de la emisión de deuda en pesos en el mercado local (cerca de $ 1,2 billones), un 1,8% mediante aportes del BCRA (poco más de un billón más), y otro 1,1% (unos $680.000 millones) financiado por organismos internacionales.

Las estimaciones oficiales recalibraron también distintas proyecciones para este año, en relación con las metas originales del presupuesto vigente, presentado hace un año. En 2021, el Gobierno estima una inflación de 45,1% -frente al 29% anual que dijo inicialmente- y un crecimiento del PBI del 8%. También estima una suba del salario real del 3,8% y un saldo comercial de USD 12.800 millones.

En materia de recaudación impositiva, el Presupuesto 2022 contempla una recaudación total de $15,7 billones, un 45,3% por sobre los $10,7 billones en que cerrarían este año. Desde el gobierno confirmaron que en 2022 no se crearán nuevos impuestos y que no habrá una nueva edición del “impuesto a la riqueza”.